Panorama de los perfiles demogrficos, laborales y profesionales

de los periodistas en Mxico:

Reporte de Investigacin[1]

 

Dra. Mireya Mrquez-Ramrez

Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

mireya.marquez@ibero.mx

 

Dra. Sallie Hughes

Universidad de Miami

sallie.hughes@miami


 

 

Panorama de los perfiles demogrficos, laborales y profesionales de los periodistas en Mxico

 

Autoras

Mireya Mrquez-Ramrez

Sallie L. Hughes

 

 

Investigador Asociado y consultor:

Marco Lara Klahr

 

 

Asistentes de Investigacin titulares:

Lucano Romero, Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

Melissa Gonzles, Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

Jos Luis Lemini, Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

Karla Guadarrama, Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

 

 

Asistentes de investigacin temporales:

Maricela Paz, Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

Valeria Len, Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

Shantal Vzquez, Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

Cinthia Solares, Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

Martha Rivera, Universidad Iberoamericana Ciudad de Mxico

 

 

Estudio financiado por:

University of Miami

Worlds of Journalism Study, Universidad de Mnich

 

 

Cmo citar este reporte:

 

 

Mrquez Ramrez, Mireya y Sallie Hughes (2016) Panorama de los perfiles demogrficos, laborales y profesionales de los periodistas en Mxico, Ciudad de Mxico: XXX, versin en lnea


 

Introduccin

La misin del periodismo en la construccin de una sociedad democrtica depende del cumplimiento de condiciones favorables para su ejercicio tanto en el terreno laboral, como en el profesional y particularmente en el sociopoltico. Si bien histricamente el periodismo mexicano ha enfrentado condiciones adversas de instrumentalizacin poltica, cooptacin, censura y libertad de expresin restringida, son innumerables los episodios en los que diversos medios y periodistas han desvelado la injusticia, la ineficiencia o la corrupcin, llamado a cuentas a los poderosos, documentado la violacin sistemtica de los derechos humanos, o acompaado a las vctimas de diversas formas de violencia. Al tiempo, desde otros lugares del debate, se han cuestionado las relaciones de complicidad y connivencia con el poder, los estndares ticos, las afiliaciones polticas, los estndares profesionales y el compromiso social de muchos otros periodistas y medios.

 

En todo caso, sabemos poco sobre cmo los periodistas actores clave del proceso de construccin democrtica y del registro diario de la realidad asumen y piensan su funcin social y perciben su realidad laboral, profesional y poltica. Analizar sus valores profesionales, sus perspectivas ticas, los niveles de autonoma y libertad de los que gozan para realizar su trabajo, as como los obstculos que enfrentan, o las influencias que condicionan su trabajo, por tanto, se vuelve una tarea fundamental para entender y discutir el rumbo que toma y debe tomar el periodismo en Mxico.

 

Alrededor del mundo, existe un creciente inters sobre cmo las presiones comerciales, econmicas y polticas, as como los cambios tecnolgicos estn modificando tanto las percepciones que tienen los periodistas sobre su labor como los factores que influyen en su trabajo y los cambios no siempre positivosque ha experimentado la ocupacin periodstica. En Mxico, en cambio, son comparativamente menos los estudios acadmicos respecto de los universos profesionales y ambientes laborales de los periodistas, debido a que las investigaciones han estado mayoritariamente circunscritos ya sea a la exploracin del contenido va anlisis de coberturas, encuadres y agendas respecto de temas especficos, o bien a los ambientes en los que se han desarrollado ciertos periodismos, haciendo nfasis, por ejemplo, en temas como relaciones prensa-poder, agresiones contra periodistas, o precarizacin de la libertad de expresin.

 

Sin embargo, los estudios basados en encuestas representativa que permitan la comparabilidad sistemtica, an no ha despegado de la misma forma que en otros pases. De hecho, las encuestas a periodistas han sido un instrumento poco explorado no solamente por la escasez de recursos econmicos y humanos para llevar a cabo investigaciones de esta ndole, sino principalmente por la carencia de censos y bases de datos confiables que den cuenta del nmero de medios informativos y de periodistas que hay ejerciendo su labor en el pas. A estos factores se agregan la proliferacin de perfiles laborales en la era digital que no necesariamente se identifican como periodistas; la volatilidad de muchos medios impresos y emergentes como los medios digitales y a la frecuente movilidad que tienen los periodistas en puestos y lugares de trabajo.

Los pocos estudios cuantitativos sobre los perfiles laborales, profesionales y demogrficos de los periodistas en Mxico han sido, por tanto, escasos y fragmentados. Por ejemplo, una encuesta a principios de los aos ochenta del siglo pasado, daba cuenta de la precariedad generalizada entre periodistas de medios ubicados en la capital del pas: bajos salarios, dependencia de fuentes oficiales, aceptacin cultural del soborno gremial coloquialmente llamado embute o chayote y bajo nivel de profesionalizacin (Baldivia et al, 1981). Ms de una dcada despus, habindose popularizado los estudios internacionales comparados que buscaban dar cuenta de la realidad de Mxico, se aplicaron instrumentos que buscaban explorar la concepcin de los roles profesionales de periodistas, sus posicionamientos sobre ciertos dilemas ticos, y otros asuntos referentes a sus perspectivas laborales y profesionales (Wilke, 1998). Ya se empezaba a perfilar, para entonces, un periodista con estudios universitarios y mayor apoyo a roles cvicos y democrticos del periodismo. Sin embargo, este ltimo estudio no fue publicado en espaol y se circunscribi solamente a una muestra de un centenar de periodistas, que no garantiz la representatividad nacional.

 

Ya entrado el presente siglo, uno de los estudios ms sistemticos que hasta ahora ha explorado los perfiles profesionales y laborales de los periodistas ha sido Worlds of Journalism, un consorcio internacional de investigadores con sede en Mnich, Alemania, que a travs de dos etapas: piloto y global, ha realizado una encuesta a periodistas de ms de sesenta pases para dar cuenta de las diferencias que se presentan en las culturas periodsticas alrededor del mundo respecto de estos elementos clave: a) concepcin de roles profesionales; b) percepcin de autonoma c) percepcin de fuentes de influencia y d) orientaciones ticas. La encuesta respecto de Mxico, llevada a cabo entre 2006 y 2009 con un centenar de periodistas del pas por la investigadora Mara Elena Hernndez de la Universidad de Guadalajara, ya para entonces daba cuenta de un panorama complejo y multifactico que revelaba una cultura periodstica hbrida en Mxico, una diversidad de roles profesionales a los que se adhieren los periodistas, entre ellos el de vigilante o perro guardin, y una escenario complejo de niveles de influencia (Mellado, Lagos, Moreira y Hernndez, 2012). Sin embargo, al tratarse de la fase piloto del estudio, no hubo posibilidad de expandir el instrumento para reflejar mejor la realidad nacional y sus contingencias: violencia contra periodistas, otras fuentes de presin; cambios observados. Tampoco para tener una muestra verdaderamente representativa en el pas.

 

As llegamos al desafiante contexto del presente estudio, caracterizado por ms de una dcada transcurrida desde la coronacin de la transicin, una ocupacin desafiada permanentemente por la digitalizacin, el cambio tecnolgico, los perfiles de las audiencias y los patrones de consumo, y un ambiente plagado de incertidumbre y riesgos para la seguridad y la integridad del periodista. Al tratarse de la etapa expandida y global del estudio Worlds of Journalism, esta investigacin, por lo tanto, constituye uno de los primeros esfuerzos de explorar estas culturas profesionales y laborales de los periodistas en Mxico, a travs de un instrumento que permite su comparacin cros-nacional con otros pases, pero que tambin ha incorporado bateras de preguntas para reflejar la realidad y especificidad del pas. En este estudio damos cuenta de las percepciones que tienen 377 periodistas en activo de todo el pas, de cinco tipos de medio: impresos (diarios y no diarios), radiofnicos, televisivos y digitales; que ocupan diversos puestos y cargos en sus redacciones. Se trata de una muestra que representa al sistema de medios en Mxico y a la distribucin geogrfica de los mismos alrededor del pas.

 

 

El estudio en sus manos representa un esfuerzo por aportar insumos para el entendimiento de fenmenos complejos que ataen a los periodistas a nivel global como el impacto del comercialismo, el info-entretenimiento, o la digitalizacinpero tambin para reflejar la realidad local y los desafos que enfrenta el periodismo en Mxico: los ambientes de riesgo y violencia, las agresiones, la censura, la confianza en ciertas instituciones, y el posicionamiento que reportan respecto a instituciones del Estado. Es el resultado de que en la etapa global del proyecto se haya permitido la suficiente flexibilidad tanto para que los equipos nacionales de los 66 pases participantes del estudio apliquen el mismo cuestionario a fin de poder hacer comparaciones regionales y multi-nacionalescomo para incluir los temas importantes y contingentes para cada pas.

 

Creemos, pues, que se trata de un esfuerzo inusitado por delinear el perfil del periodista mexicano y su universo profesional y laboral en la segunda dcada del siglo XXI, y que creemos, habr de servir a cuatro sectores: a la comunidad acadmica interesada en estos temas para aportar al entendimiento de la profesin periodstica en Mxico, tanto a partir de los hallazgos aqu presentados como de los desafos metodolgicos que enfrentamos y buscamos resolver, a fin de aportar luz a futuras investigaciones; al gremio periodstico para identificar los aspectos claves de su ocupacin y poder hacer frente a sus desafos; a los tomadores de decisiones para apuntalar polticas pblicas para el mejoramiento y proteccin de la importante misin social del periodismo, y finalmente, al propio pblico para entender mejor la realidad de los sujetos que deben lidiar entre las demandas de sus medios, su realidad inmediata y su misin social.

 

El presente reporte da cuenta, desde la perspectiva descriptiva, un panorama general de los resultados estadsticos que se obtuvieron de cada una de las bateras de preguntas includas en el estudio. Se divide, por tanto, primeramente, en la presentacin metodolgica del estudio, que busca detallar las diversas decisiones que se tomaron para garantizar la representatividad y validez cientfica del estudio con el mayor rigor posible. Luego le sigue cada una de las secciones del cuestionario: caractersticas demogrficas de los encuestados; percepcin de autonoma; percepcin de roles profesionales; percepcin de fuentes de influencia; percepciones sobre dilemas ticos y relatividad de las normas ticas; percepciones de cambio; amenazas recibidas y medidas de seguridad tomadas y confianza institucional.

 

 

 

I. Diseo metodolgico y muestra

 

1.1  Lineamientos generales del estudio Worlds of Journalism

 

El equipo mexicano dise la metodologa a partir de los lineamientos generales establecidos por el Comit Central del World of Journalism Study, con sede en Mnich, para los 66 pases que participaron del estudio global en el periodo 2012-2015. Las dos grandes condicionantes que se establecieron para formar parte del estudio global es que los equipos nacionales aplicaran la versin al idioma local del mismo cuestionario comn a todos los pases independientemente de que tuvieran la libertad de agregar preguntas o tems regionales y localesy que las muestras de periodistas encuestados para cada pas tuvieran tanto representatividad regional como del sistema de medios imperante en cada uno. Por lo tanto, el diseo de la muestra para el caso mexicano se circunscribi a las pautas metodolgicas dictadas por el Comit Central del estudio, a fin de garantizar la confiabilidad de los datos de cara a la investigacin comparada global y regional. Los lineamientos metodolgicos generales del estudio se muestran a continuacin. Los procedimientos especficos para el caso mexicano se especifican en apartados posteriores.

 

         Seleccin de medios. Como medios informativos se consideran aqullos que se dediquen total o parcialmente a producir y diseminar informacin noticiosa y periodstica.

         Clculo del nmero de medios. Los equipos nacionales debieron calcular un estimado del nmero de medios y periodistas que existen en su pas. En caso de no existir un censo de los mismos, debi ser extrado de fuentes existentes confiables.

         Estimacin de la muestra. El clculo de la muestra debi obedecer a los siguientes parmetros: a) distribucin regional de los medios informativos, b) estructura del sistema de medios en trminos de tipo de medio o de propiedad u otros parmetros relevantes para cada contexto, c) nmero de periodistas. De no existir una cifra sobre los periodistas, se deba calcular a travs de algn mtodo de extrapolacin (por ejemplo, extrapolando la poblacin nacional de los medios noticiosos donde s se conoce el nmero de periodistas).

         Perfil de participantes. Como periodista se consider aqul que percibe al menos 50% de su ingreso de trabajo en el periodismo, y que est involucrado en el proceso editorial, ya sea diseo y planeacin, redaccin, procesamiento, presentacin, sistematizacin o difusin de informacin periodstica y noticiosa. Los fotgrafos son considerados periodistas y los camargrafos nicamente cuando contribuyen a la toma de decisiones editoriales. Las muestras de cada pas deban incluir periodistas de diversos tipos de medios/plataformas: peridicos, revistas, estaciones de televisin, estaciones de radio, medios en lnea y agencias de noticias.

         Clculo del nmero de periodistas con base en criterios estadsticos. A fin de lograr la confiabilidad cientfica del estudio y observar los ms altos estndares de calidad de investigacin social cuantitativa, la muestra deba calcularse a partir de un nivel de confianza mnimo de 95 por ciento y a un margen de error de entre 3 y 5 por ciento. El estudio sugiri que para una poblacin de periodistas estimada en 20,000 personas - como es el caso de Mxico con un margen de error de 5% se deba entrevistar a un nmero aproximado de 377 periodistas, como fue el caso.

         Para el diseo de la muestra, se recomend a los equipos nacionales seleccionar primero a los medios aleatoriamentecon base en criterios de representatividad geogrfica y de tipo de medio o propiedad y despus a los potenciales participantes dentro de esos medios. Para tal efecto, se recomend construir una muestra que reflejara el sistema de medios general siguiendo un esquema de cuotas, teniendo como posibles estratos o segmentos la regin, el tipo de medio, el tipo de propiedad, etc. para de ah extraer una muestra aleatoria proporcional a cada estrato.

         Para la seleccin de los periodistas, se recomend que cada uno tuviera la misma posibilidad (o diferente de cero) de ser seleccionado dentro de la organizacin. Asimismo, se deba procurar mxima representatividad y diversidad de puestos y cargos dentro de las redacciones.

         El nmero de entrevistados por medio debi seguir las siguientes pautas. En las redacciones pequeas deban encuestarse a un mximo de tres periodistas y en las ms grandes a un mximo de cinco. Las consideraciones sobre cules redacciones se consideraban pequeos y cules grandes dependieron de cada los contextos nacionales y fueron dejados a criterio de los equipos locales.

 

1.1.2 Diseo de cuestionario: instrumento global

El estudio requiri la aplicacin total de todas las preguntas contenidas en el instrumento, consistente en un cuestionario estructurado o encuesta. El cuestionario se dise en idioma ingls, y los equipos nacionales debieron traducir el instrumento y adaptar ciertas frases o ideas a sus contextos locales. La precisin y equivalencia de la traduccin se asegur mediante el proceso conocido como traduccin de ida y vuelta o involucrando un equipo multilinge de investigadores locales. Como regla, se asumi que la traduccin funcional tena prioridad respecto de la traduccin literal, para permitir la adaptacin de una frase o concepto a los contextos locales. Por tanto, los equipos nacionales debieron utilizar un fraseo que mejor representara tanto el contenido y funcin de la pregunta original como las convenciones del idioma especfico y contexto cultural del que se tratara.

Preguntas

El cuestionario global consisti de 23 preguntas obligatorias con sus respectivos tems y 12 preguntas opcionales que se aplicaron en todos los pases participantes. Adicionalmente, contuvo una batera extra de preguntas propuestas y aplicadas por el equipo mexicano sobre libertad para reportar sobre determinados temas, percepcin de cambios institucionales, amenazas y medidas de seguridad, as como tems extras para las bateras globales sobre percepcin de roles profesionales, fuentes de influencia, confianza institucional y tica periodstica. Los aspectos que se evaluaron en cada pregunta o batera son los siguientes.

a) Aspectos laborales. La primera serie de preguntas est relacionada a las caractersticas del empleo que tiene el periodista: puesto que mejor describe su posicin; estatus de empleo (completo, medio tiempo o freelancer), contrato permanente o temporal, nmero de redacciones y plataformas para las que se trabaja, si tiene otro empleo remunerado adems del periodismo, si se pertenece a alguna organizacin gremial o profesional, si se especializa en un solo sector informativo o varios, y en cul de ellos, y cuntas notas se producen por semana. Adicionalmente, para el caso mexicano se pregunt a la cobertura de cuntas fuentes informativas o sectores se les asigna en una semana normal de trabajo. La pregunta C8 es de naturaleza abierta y pide describir, en sus propias palabras, las tres funciones principales del periodismo en su pas de origen.

b) Percepciones sobre Autonoma y Libertad. Se trata de bateras con rango de respuesta a escala tipo Likert incremental del uno al cinco, exploran el grado percibido de libertad y autonoma (de ninguna a completa) para seleccionar las historias en las que se trabaja, para decidir el aspecto de la historia en el que se trabaja, y para participar de decisiones y coordinacin editoriales. Una batera de preguntas adicionales diseada por el equipo mexicano se agreg con una escala similar, para puntuar del 5 (completa) al 1(ninguna) la libertad que se tiene para seleccionar, desarrollar y publicar historias sobre ocho tipos de asuntos o actores, como lites polticas, lites econmicas, Fuerzas Armadas, u organizaciones criminales.

c) Roles profesionales. La pregunta C12, de extrema importancia para el estudio global, al tratarse de una dimensin fundacional terica del concepto de culturas periodsticas, explora la importancia que tienen ciertos roles o funciones en el trabajo del periodista en una escala del 1 (no es importante) al 5 (extremadamente importante). Los roles incluyen cosas como monitorear y escudriar actores polticos, establecer la agenda pblica, o proveer entretenimiento y relajacin. Los tems reflejan los diversos modelos y tradiciones periodsticas que se han teorizado alrededor del mundo. Del total de tems de esta batera, 18 son obligatorios, 3 opcionales, y 4 ms propuestos y aplicados por el equipo mexicano. Estos ltimos valoran la importancia que se le da a ayudar a mantener la paz y la estabilidad social, favorecer el desarrollo econmico y bienestar de la comunidad, actuar como vigilante de las organizaciones criminales, o ayudar a promover y defender la legalidad y los derechos humanos.

d) Orientaciones ticas y prcticas controversiales. Dos bateras de preguntas obligatorias analizan asuntos relacionados con la tica periodstica y prcticas de obtencin de noticias relacionadas a sta. La primera explora qu tan de acuerdo o no en una escala del 1 al 5 se est con cuatro posicionamientos sobre la absoluta o relativa observancia de la tica periodstica. La siguiente pregunta analiza bajo qu circunstancias: siempre, nunca o en ocasiones, se justificaran 10 prcticas periodsticas controversiales (como por ejemplo usar cmaras y micrfonos ocultos o hacerse pasar por alguien ms) y otras dos opcionales (como alternacin de citas y fotos). El equipo mexicano propuso y aplic un nuevo tem a esta batera, concerniente a la utilizacin de confesiones de personas acusadas de un delito obtenidas mediante prcticas cuestionables.

e) Fuentes de influencia. Se trata de dos de las bateras de tems ms extensas del estudio que exploran, mediante una escala incremental de Likert (5 extremadamente influyente, 1 nada influyente), la percepcin que tienen los periodistas encuestados sobre diversas fuentes de influencia (mucha o ninguna). Los tems miden diversos tems de influencias organizacionales, ocupacionales, normativas y regulatorias, individuales, econmicas, polticas.

g) Percepciones de cambio en la ocupacin. La encuesta pregunta los aos que se ha trabajado en periodismo, seguido por dos preguntas que miden la percepcin de los periodistas sobre la importancia de algunos aspectos del trabajo periodsticos. La primera batera pregunta en qu medida se ha debilitado o fortalecido la influencia de diversos factores normativos, educativos, comerciales, econmicos, tecnolgicos y laborales en los ltimos cinco aos. Se trata de doce tems, en donde tres fueron propuestos y aplicados por el equipo mexicano, tales como: redes sociales, inequidad de gnero, responsabilidades familiares y ambiente de inseguridad pblica. La siguiente batera analiza si el periodista en cuestin percibe un incremento o disminucin en diversos aspectos del trabajo periodstico, como libertades editoriales, condiciones de trabajo, impacto de audiencias y redes sociales, etc. Se trata de una batera compuesta originalmente por diez tems aplicados a nivel global ms otros 16 propuestos y aplicados por el equipo mexicano para medir percepciones respecto de incremento o disminucin de presiones y agresiones contra periodistas y ambientes hostiles.

h) Medidas de seguridad y amenazas. Esta parte de la encuesta fue propuesta y aplicada por el equipo mexicano para reflejar el impacto de varios tipos de violencia en el trabajo periodstico. La primera pregunta inquiere si el periodista ha tomado alguna y otra de las once medidas de seguridad propuestas. La segunda pregunta se refiere a si el periodista ha sido amenazado y cuntas veces, y la tercera si el periodista cree que la fuente de la amenaza fue informacin poltica, econmica o del crimen organizado.

i) Confianza institucional. La siguiente pregunta explora qu tanta confianza tienen los periodistas en diez instituciones o actores, como polticos, gobierno, partidos, polica, militares. El equipo mexicano agreg adems otros tres tems a esta pregunta para medir la confianza de los periodistas en las organizaciones de derechos humanos, compaeros dentro del medio, y propietario de su medio.

j) Caractersticas demogrficas. Las siguientes preguntas exploran asuntos como nivel educativo, especializacin educativa, religin, importancia de la religin, gnero, edad, orientacin poltica, etnicidad, y nivel salarial.

Como regla, desde el Comit Central del estudio se estableci que todos los equipos debieron aplicar todas las preguntas obligatorias, pudiendo aplicar tambin las bateras o tems opcionales propuestos por los equipos locales, siempre que su aplicacin no interviniera con el desarrollo y contenido de las preguntas obligatorias.

 

1.2 Diseo de la muestra: factores para definir la muestra mexicana

Para disear una muestra representativa del sistema de medios confiable y comparable, y a fin de cumplir con los requerimientos de representativa de geogrfica y de segmento (tipo de medio) se trabaj en varias etapas. Ante la falta de un censo nacional de medios y de periodistas en Mxico, la primera etapa del estudio supuso el ensamblaje de una base de datos de medios informativos en todo el pas que dividimos en cinco tipos de medios y en nueve regiones. Esta base de datos y sus categorizaciones tuvo como antecedente inmediato una versin preliminar que el periodista Marco Lara Klahr, consultor e investigador asociado del proyecto, ha compilado a travs de los aos para sus diversos proyectos de investigacin y capacitacin de periodistas, y que el equipo de trabajo mexicano corrobor, edit, revis, complet y actualiz durante el primer ao del estudio (2012).

 

Los tipos de medios incluidos fueron: diarios, impresos no diarios (semanarios, revistas, etc.), consorcios radiofnicos que tuvieran personal o servicio de noticias, televisoras que contaran con servicio de noticias, y medios digitales. Las nueve regiones en las que dividimos la base de datos y con la que calculamos la muestra de medios fueron Noroeste, Norte, Noreste, Este, Centro-Oeste, Centro-Este, Ciudad de Mxico y rea Metropolitana, Sur y Peninsular. La divisin geogrfica se realiz a partir de que Marco Lara, el periodista propietario de la base preliminar y consultor del proyecto, y quien es experto en anlisis de industrias periodsticas regionales, ha corroborado mediante entrevistas con expertos y periodistas locales que muchas entidades comparten caractersticas polticas o culturales en comn. Las entidades que comprenden cada regin son las siguientes:

 

         Noroeste, conformada por los estados de Baja California, Baja California Sur, Sinaloa, Nayarit y Sonora

         Norte, por Chihuahua, Durango, Zacatecas, Coahuila y San Luis Potos

         Noreste, por Nuevo Len y Tamaulipas

         Centro-Oeste, por Jalisco, Colima, Michoacn, Aguascalientes y Guanajuato

         Centro Este, por Quertaro, Estado de Mxico, Morelos, Hidalgo, Puebla y Tlaxcala

         Ciudad de Mxico y Zona Metropolitana

         Este, por Veracruz y Tabasco

         Peninsular, por Campeche, Yucatn y Quintana Roo

         Sur, por Oaxaca, Guerrero y Chiapas

 

El primer criterio para la inclusin de un medio informativo en la base de datos fue que estuviera registrado en alguna de las bases de datos oficiales existentes: Padrn Nacional de Medios Impresos de la Secretara de Gobernacin y el catlogo de Estaciones de Radio y Televisin del Instituto Nacional Electoral para las elecciones de 2012 y 2013. El segundo criterio para la inclusin de un medio en la base de datos fue que contaran con un sitio actualizado o pgina web, o bien perfil explcito en redes sociales. Para el caso de las radiodifusoras, que su sitio web listara o refiriera que contena algn programa, servicio, o cpsula de noticias, o bien que distribuya noticias en su portal. Aadimos este segundo criterio para reducir la probabilidad de incluir medios fantasma, panfletarios o itinerantes. La base de datos se ensambl a partir de la codificacin de variables tales como nmero de caso, regin (de nueve posibles), entidad federativa, ciudad de localizacin, si se trata de una ciudad capital, poblacin de la ciudad, regin (de las nueve posibles), entidad federativa, ciudad de localizacin, si se trataba o no de una ciudad capital, tamao de la poblacin de cada ciudad, de acuerdo con el ltimo censo, nombre del medio, tipo de soporte, tipo de medio, periodicidad, empresa o consorcio a la que pertenece el medio, tipo de propiedad (pblico, privado), y alcance del medio (local, regional, nacional). Adicionalmente se agreg una variable llamada influencia que se determin a partir de la inclusin del medio en los monitoreos de los Institutos Estatales Electorales que buscan medir la equidad en las campaas electorales.

 

As, luego de un proceso de depuracin y edicin, se ensambl una primera base de datos de ms de mil trescientos medios informativos registrados (n= 1316). Este primer clculo de los medios existentes en Mxico lo utilizamos para crear los estratos de tipo de medio y regin, as como las proporciones de cada estrato respecto del nmero nacional de medios. Es decir, el nmero y porcentaje de medios y tipo de medios que existe en cada regin sirvi para calcular los porcentajes de cada uno que deba contener la muestra. As pues, la muestra, adems de ser aleatoria, debi atender a la representatividad en tres frentes. Si una determinada regin contaba con un mayor nmero de medios grandes, como la Ciudad de Mxico por ejemplo, eso se reflej proporcionalmente en el nmero de medios y periodistas de dicha ciudad en la muestra, al igual que deba reflejarse el hecho de que en el pas existen ms estaciones de radios transmisoras de noticias que cualquier otro tipo de medio periodsticos como peridicos, revistas, televisoras o medios digitales, y que adems existe en el pas un mayor nmero de medios con redacciones pequeas que grandes, de tal suerte que los medios ms conocidos, y de mayor tamao o peso simblico tuvieron menos probabilidades de ser seleccionados aleatoriamente debido a su menor nmero absoluto respecto de los medios pequeos, quizs menos influyentes pero de mucho mayor nmero. Como se seal anteriormente, uno de los requisitos fundamentales del estudio global es que la muestra fuera representativa del sistema de medios existente en un pas, y por tanto, que reflejara proporcionalmente el nmero y tipo de medios existente.

 

Cabe aclarar que debido a que el estudio est basado en unidades geogrficas correspondientes a regiones, los clculos de la muestra se hicieron a partir de los medios existentes en una regin, y no en una entidad especfica del pas. Por tanto, los estados con mayor nmero de medios existentes y el tipos de medios preponderantes tuvieron ms probabilidades de resultar aleatoriamente seleccionados en la muestra. Por ejemplo, los estados de Tlaxcala y Colima tenan considerablemente menos registros de medios informativos respecto de las dems entidades de sus respectivas regiones, y por ello tuvieron menos probabilidades de resultar seleccionados respecto de estados como Puebla o Michoacn, con mayor nmero de medios en la muestra.

 

Una vez que tuvimos este primer clculo de la muestra y se procedi al pilotaje de la misma (intento de contacto con las redacciones y periodistas), surgieron dos problemas con la base de datos. La primera fue que se listaron cada una de las estaciones de radio de un mismo consorcio como si se tratara de estaciones/redacciones separadas, aun cuando varias de ellas, al pertenecer a una cadena o consorcio regional, eran servidas por una misma redaccin de noticias o bien, eran repetidoras de alguna otra radiodifusora nacional o regional, sin necesariamente producir contenido propio. En consecuencia, el nmero de estaciones de radio estaba originalmente sobrerrepresentado respecto de otros tipos de medios informativos. Para corroborarlo, el equipo llam a una muestra aleatoria de 43 estaciones de radio y encontr que el 16% era repetidora o comparta redaccin o servicio de noticias con otras estaciones regionales.

 

El segundo problema que se encontr es que solamente el 63% de las publicaciones peridicas o revistas de las 109 a las que se llam o intent llamar contaban con lnea de telfono convencional, un posible indicador de que la tercera parte de publicaciones restantes pudieran ser irregulares, sin redaccin, periodicidad fija, oficina o periodistas laborando en ellos, y por tanto, no se cumpla con los requisitos metodolgicos del estudio.

 

Por tanto, para recalcular la muestra con base en estos hallazgos, se depur la base de datos y se revisaron a la baja las proporciones iniciales de medios y de regiones para tener un clculo ms preciso del nmero de redacciones radiofnicas (en vez de estaciones de radio) y de publicaciones peridicas estables existentes en el pas. As, la versin final de la base de datos qued en 1,083 publicaciones.

 

Una vez que se calcul la muestra de medios por regin, el siguiente paso fue contactar las redacciones de los medios seleccionados y buscar entrevistas con un determinado nmero de periodistas (3 si se trataba de una redaccin pequea y de 5 a 7 si se trataba de una redaccin grande), procurando mxima variacin de gnero y puesto. Tambin se procur no entrevistar a los periodistas del crculo de contactos y amigos de los integrantes del equipo de trabajo, para no afectar el sentido de las respuestas. Se defini el nmero de entrevistados a partir de la estimacin del tamao de la redaccin (que implic un proceso paralelo de verificacin por parte del equipo a travs de llamadas telefnicas).

 

En los diversos casos en que por problemas de horario, acceso o negativa a participar por parte de los periodistas no se hubiera agotado el nmero de periodistas a entrevistar en un mismo medio, se procedi a hacer el complemento o sustitucin del medio por otro de iguales caractersticas tanto de tipo, tamao y regin. Estos medios sustitutos y/o complementarios tambin fueron elegidos aleatoriamente. Esto ocurri preponderantemente en estaciones de radio en donde las redacciones suelen ser muy pequeas o una misma persona ocupa varias funciones. As, comenzamos con una muestra de 100 medios seleccionados en todo el pas y terminamos con una muestra de 135 debido a complementos. La muestra de medios seleccionados por regin y tipo de medios se muestra en la Tabla 1.2.1.

 

Tabla 1.2.1. Muestra de medios seleccionados por regin y tipo de medio

 

 

Noroeste

 

 

Norte

 

 

Noreste

 

Centro

Oeste

 

CDMX y rea

Metropoli-

tana

 

 

Centro

Este

 

 

Sur

 

 

Este

 

 

Pennsula

 

 

Total

Diarios impresos

5

5

3

5

3

5

2

4

2

35

Impresos no diarios (revistas)

1

0

1

1

2

1

0

0

0

6

Radio

7

8

4

7

4

5

4

3

3

45

Televisin abierta

1

1

1

1

1

1

1

0

1

8

Televisin de paga

0

0

0

0

1

0

0

0

0

1

Medios digitales

0

1

0

1

1

1

0

0

0

5

Total

15

17

9

14

10

13

8

8

6

100

 

 

 

 

 

Estimacin de la muestra de periodistas

Ante la falta de un censo del nmero de periodistas que existen en el pas, realizamos una estimacin con base en un clculo a presentarse a continuacin. Estimamos el total de periodistas haciendo llamadas preliminares en una sub-muestra estratificada. La pregunta que se les hizo fue la siguiente: Cuntas personas trabajan en la redaccin de su medio, incluyendo slo a la personal que se dedica al periodismo por lo menos 50 por ciento de su tiempo? Si es una redaccin de una cadena nacional, por favor solo incluya los que trabajan para el medio local. Recordemos que califica como periodista cualquiera que participe del proceso editorial e informativo y tenga algn grado de toma de decisiones. Adems de reporteros, fotorreporteros, jefes y editores, redactores, editores, productores, fotgrafos o gestores de contenido digital califican como periodistas si perciben un salario y se dedican mnimo medio tiempo al periodismo. Se excluye de la cifra a empleados administrativos o de otras reas de los medios.

Con base en sus respuestas, se estim la poblacin de periodistas en Mxico de tres maneras:

         El promedio de periodistas se calcul en 17.1 por medio (multiplicado por 1,083 medios), alcanzando un total de 18,534.

         El promedio de periodistas dentro de cada tipo de medio y la suma de los resultados, que dio un total de N=18,334 periodistas (ver Tabla 1.2.2).

         El promedio de periodistas por tipo de medio ponderado para corresponder con la proporcin de tipos de medio en la base de datos, resultando en N=18,207 (ver Tabla C)

Con eso estimamos que existen en el pas entre 18,207 y 18,534 periodistas. As se siguieron las indicaciones del estudio global que indicaban que para un nivel de confianza del 95% y un margen de error de 5%, deban entrevistarse a 377 periodistas para una poblacin no mayor a 20 mil periodistas.

 

Tabla 1.2.2. Promedio de periodistas y clculo del total por tipo de medios

Tipo de Medio

% del total de medios

# de medios en la base de datos

Promedio de periodistas por tipo de medio

Total # por tipo de medio

Diario impreso

34.7

376

19

7293

Impresos no diarios

7.9

86

12

990

Radio

43.1

467

11

5210

Televisin

9.5

103

40

4098

Medios digitales

4.8

52

14

742

Total

100

1083

17

18, 334

 

 

Tabla 1.2.3. Promedio de periodistas considerando el tipo de medio, ponderado proporcionalmente a la base de datos

 

Tipo de medio

% total de medios en poblacin

# de medios en total

Promedio de periodistas por tipo de medio

Total por tipo de medio

Diario impreso

35

379

19

7356

Impresos no diarios

6

65

12

752

Radio

44.9

486

11

5428

Televisin

9

97

40

3883

Medios digitales

5.1

55

14

789

Total

100

1083

17

18207

 

El equipo de encuestadores fue entrenado en comprensin de las preguntas y conduccin de la entrevista, as como en protocolos de tica y trato sensible con sujetos humanos. Cada uno realiz un pilotaje con periodistas en activo para mejorar tiempo y duracin de la entrevista. Se estableci un protocolo de contacto con los periodistas encuestados consistente en informarles el nombre y filiacin del entrevistador y de los investigadores titulares (en caso de no ser el mismo); el propsito del estudio; la duracin aproximada de la entrevista; y la voluntariedad, confidencialidad y anonimidad de la participacin.

Obtuvimos como resultado 377 entrevistas estructuradas (encuestas), de las cules 361 se realizaron va telefnica usando la aplicacin de Skype, y 17 de ellas cara a cara afuera de las instalaciones de diversos medios en las ciudades de Monterrey, Acapulco y Mrida. Las encuestas fueron vaciadas en tiempo real en un soporte digital conocido como Qualtrics y realizadas a diversas horas del da, dependiendo de la disponibilidad de los periodistas en cuestin.

El estudio global recomend aplicar la encuesta de forma personal o va telefnica, pudindose aplicar en lnea nicamente cuando las dos anteriores no fueran posibles. Se recomend a los equipos de trabajo no mezclar los tipos de levantamiento para asegurar la comparabilidad a menos que fuera estrictamente necesario. En el caso mexicano 17 entrevistas se hicieron va personal ante la falta de disponibilidad y respuesta por parte de los medios y periodistas, tanto de los medios originales como de todos los suplementos en las ciudades de Monterrey, Acapulco y Mrida. El resto de entrevistas se hizo va una cuenta institucional de Skype para rastrear el promedio de duracin de las llamadas. Ante la falta de recursos econmicos para financiar los traslados del equipo y las complejidades logsticas que implicaba encuestar a periodistas cara a cara, este mtodo result el ms efectivo, si bien el ms tardado de realizar, lo cual se tradujo en los casi dos aos que tard el trabajo de campo (enero de 2013 a marzo de 2015). Cabe sealar que una de las dificultades del mtodo de encuesta es que muchos periodistas rehusaban a contestar las llamadas del equipo cuando en sus telfonos celulares apareca un nmero desconocido o fuera de rea, revelando la desconfianza y temor que prevalece en zonas de alto riesgo.

Asimismo, dentro de los desafos que encontramos en el trabajo de campo, es que debido a las limitaciones financieras para costar traslados, el mtodo de entrevista va telefnica fue particularmente lento y extendi el proceso a poco ms de dos aos, ya que implic rastrear, contactar e insistirle a diversos periodistas y contactos para que tomaran la llamada y despus accedieran a hacer la entrevista. En todos los casos, se les envi un correo electrnico con informacin del proyecto y peticin formal a travs de cartas de las dos universidades que organizan el estudio. En el contacto preliminar con las redacciones era comn encontrar resistencia a participar, filtros administrativos, poca disponibilidad de horario, acceso y voluntad de parte de los participantes. Sin embargo, una vez que los participantes potenciales fueron contactados, conocieron del proyecto, se familiarizaron con nuestros entrevistadores, y accedieron a la peticin inicial de entrevista, ya dependi de la insistencia de nuestra parte para concretar la llamada y la conclusin de una entrevista. En se sentido, se calcul la tasa de respuesta de 57% con base en los 668 periodistas a los que se contact o insisti respecto de los 377 con los que al final s se concret la entrevista.

1.2  Descripcin general de la muestra

Los periodistas mexicanos laboran predominantemente en reas urbanas y el 68.2 por ciento de ellos en una ciudad capital. El porcentaje de entrevistados por regin (Tabla 1.3.1) corresponde representativamente con el nmero, tamao y tipo de medios existentes en cada una de ellas a partir de la base de daos ensamblada. Como vemos, la mayor concentracin de medios (y de periodistas de la muestra) en diciembre de 2012 provino del Distrito Federal y rea Metropolitana, en idntica medida que los cinco estados que constituyen la regin Norte del pas. La regin con la presencia ms baja en la muestra es la Peninsular seguida por la zona sur, lo que refleja el menor nmero de medios en el sur y sureste del pas respecto de otras regiones.

 

 

Tabla 1.3.1. Distribucin de la muestra por regin del pas

 

Zona Geogrfica

N=

%

Ciudad de Mxico y rea Metropolitana

59

15.6

Norte (Coahuila, Chihuahua, Durango, Zacatecas, San Luis Potos)

59

15.6

Noroeste (Baja California, Baja California Norte, Nayarit, Sinaloa y Sonora)

54

14.3

Centro-Este (Estado de Mxico, Hidalgo, Morelos, Puebla, Quertaro, Tlaxcala)

47

12.5

Centro-Oeste (Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Jalisco, Michoacn)

46

12.2

Este (Veracruz y Tabasco)

32

8.5

Noreste (Nuevo Len y Tamaulipas)

30

8

Sur (Chiapas, Guerrero, Oaxaca)

27

7.2

Peninsular (Campeche, Quintana Roo y Yucatn)

23

6.1

Total

377

100

 

La distribucin de los participantes por tipo de medio se presenta en la Tabla 1.3.2. Podemos apreciar que en su mayora, los periodistas provienen de radiodifusoras, seguidas casi diez puntos porcentuales abajo por los periodistas de diarios, lo que refleja que si bien sus tamaos de redaccin son menores, sobrepasan a cualquier otro tipo de medio debido al nmero absoluto y alcance regional que tienen las radiodifusoras respecto de otros tipos de medios. En contraste, son los medios digitales, seguidos por los medios impresos no diarios (revistas y semanarios de carcter noticioso) los que comparativamente se presentan en menor nmero en el pas

Tabla 1.3.2. Distribucin de la muestra por tipo de medio

Medio

N =

%

Radio

163

43.2

Diarios impresos

130

34.5

Televisin

36

9.5

Impresos no diarios (revistas y semanarios)

30

8

Medios en lnea

18

4.8

Total

377

100

 

Otra de las variables requeridas era que la muestra representara proporcionalmente a los tipos de propiedad imperantes en el pas. Encontramos que el tipo de propiedad predominante, como se observa en la Tabla 1.3.3, es el privado o concesionado, seguido por un porcentaje muy pequeo de medios estatales o pblicos y un porcentaje muy menor de medios universitarios.

 

Tabla 1.3.3. Distribucin de la muestra por tipo de propiedad del medio

 

Medio

N=

%

Medio privado o concesionado

331

87.8

Medio estatal o pblico

32

8.5

Medio universitario

14

3.7

Total

377

100

 

Como puede observarse, la muestra ha buscado disearse a partir de varios criterios que lograron una representatividad proporcional del sistema de medios imperante del pas y del nmero estimado de periodistas en Mxico durante el periodo de estudio.

 

2. HALLAZGOS

 

2. 1. Perfiles demogrficos y educativos de los periodistas en Mxico

Los primeros hallazgos arrojan un perfil de periodista complejo y multifactico. Se observa (Tabla 2.1.1) que la distribucin de gnero de la muestra recabada indica un promedio de edad de 38.4 aos, un gnero tpicamente masculino (68.2%)[2], y menos de la tercera parte (31.8%) de gnero femenino, cifra ligeramente por debajo del porcentaje de la fuerza de trabajo femenil en el pas, que para 2015 era de 34.6 por ciento[3]. Observamos tambin que la presencia de las mujeres en las salas de redaccin parece diferir respecto del tipo de medio del que se trate, y parecen estar ms presentes en los medios digitales y radiofnicos, y menos presentes en los medios impresos, particularmente en los semanarios. Aun cuando la naturaleza proporcionalmente representativa de la muestra respecto del sistema de medios supone que la muestra de periodistas de medios digitales, televisivos e impresos no diarios es muy pequea respecto de los diarios y las estaciones radiales como para sacar conclusiones y hacer comparabilidad entre segmentos, se empieza a perfilar un escenario susceptible de ser corroborado o refutado por futuras investigacionesen donde las mujeres tenderan a estar ms presentes en espacios mediticos especializados en la inmediatez.

 

Por otra parte, respecto del perfil tnico de los encuestados, alrededor de uno de cada diez periodistas (10.7%) dijo identificarse como indgena[4], sin que tal identificacin necesariamente implique que el periodista sea hablante de una lengua de los pueblos originarios. Aun as, el porcentaje representa menos de la mitad de la cifra poblacional que se considera indgena en Mxico, que es de 21.5 por ciento[5], un reflejo de que las minoras tnicas estn considerablemente sub-representados en la fuerza de trabajo de los medios de comunicacin en Mxico, o por lo menos en la rama de la informacin noticiosa. Los cuarenta periodistas identificados como indgenas tienden a estar ms presentes en las revistas y semanarios, seguidos por los medios radiofnicos, y estn casi ausentes de la televisin y los medios digitales, precisamente los medios con gran visibilidad y penetracin.

 

 

 

 

 

Tabla 2.1.1 Distribucin demogrfica por tipo de medio

Caractersticas

(% de respondientes)

Radio

TV**

Prensa diaria

Impresos no diarios**

En lnea**

TOTAL

 

Edad promedio

39 aos

35 aos

39 aos

38 aos

35 aos

38.4

Sexo femenino

38.0

33.3

26.2

13.3

44.4

31.8

Se identifica como indgena (%)

14.2

2.8

8.5

16.7

0.0

10.7

Cuenta con estudios de licenciatura o equivalente* (%)

76.5

80.6

73.6

73.3

72.2

75.5

Cuenta con estudios NO especializados en periodismo o comunicacin (%)

36.2

20

37

29.7

18.8

31.7

Cuenta con estudios de posgrado (%)

14.8

13.9

7.8

10

5.6

11.4

Cree necesario el estudio universitario del periodismo para ejercer la profesin (S) (%)

68.7

61.1

63.1

46.7

61.1

63.9

Cree necesario complementar los estudios del periodismo con otras disciplinas (S) (%)

95

80.6

94.6

93.3

94.4

93.3

Considera la religin como extremada o muy importante (%)

51.9

61.1

49.2

55.1

72.2

53.1

Participantes por tipo de medio (%)

43.2

9.5

34.5

8.0

4.8

100

N=377 periodistas. Margen de error: 5%
* Implica crditos concluidos, no necesariamente la posesin de ttulo profesional
** Debido a que la muestra representa proporcionalmente al sistema y nmero de medios en Mxico en 2012, este segmento contiene muestras
de periodistas ms pequeas que las de los segmentos cuantitativamente ms amplios, por lo que los porcentajes deben ser interpretados con cuatela.

 

En cuanto a la educacin formal y especializada, como se observa en la Tabla 2.1.1, encontramos que a diferencia de dcadas anteriores donde el periodista se formaba empricamente en las redacciones (Baldivia et al, 1981), alrededor de tres cuartas partes de los periodistas (75.5%) cuentan hoy con estudios universitarios, y slo el 8.5 tiene estudios menores a la educacin superior, lo que refleja que, en el siglo 21, el perfil educativo del periodista mexicano es preponderantemente profesional. Sin embargo, la preparacin profesional no necesariamente implica que los periodistas cuenten con una licenciatura en periodismo, comunicacin, y campos afines, pues aunque s se trata de las carreras de preferencia de los periodistas, casi una tercera parte de ellos (31.7%) se especializ en otro campo de estudios. Incluso, la cifra de egresados de carreras distintas a la comunicacin o periodismo es ms alta entre los periodistas de radio (36.2%), lo que refleja la enorme versatilidad de perfiles profesionales en este medio.

Otro aspecto importante a destacar es que 11.4 por ciento de los encuestados dijo contar con estudios de posgrado, siendo la cifra ms alta entre quienes laboran en los medios electrnicos como radio y televisin, quizs reflejando las necesidades especficas de especializacin. En todo caso, queda claro que los periodistas en general respaldan la formacin profesional, pues casi dos tercios (63.9%) creen que es necesario el estudio universitario del periodismo para ejercer la profesin, y una cifra casi unnime (93.3%) considera la necesidad de complementar esos estudios con el estudio de otras disciplinas para un ejercicio profesional, lo que refleja la permanente necesidad de actualizacin y/o especializacin.

Respecto de la importancia que tiene la religin para los periodistas en Mxico, encontramos resultados discordantes. Un poco ms de la mitad (53.1%) da mucha importancia a la religin cifra particularmente mayor entre aqullos que trabajan en medios televisivos y digitales, y ligeramente menor en los medios radiofnicos y en los diarios. Sin embargo, como veremos ms adelante, esto no implica que sea necesariamente percibida como influyente para el trabajo periodstico.

 

2.2 Perfiles laborales: el generalismo y la precariedad

Una de las reas que aporta ms luz sobre la incertidumbre y vulnerabilidad de los ambientes profesionales de los periodistas en Mxico es la laboral. Un primer hallazgo es que slo una cuarta parte de los encuestados (25.2%) pertenece a alguna organizacin, colegio o asociacin orientada a la colegialidad y la organizacin gremial, un posible reflejo de dos escenarios que creemos probables. Primero, observamos una escasa colegialidad y unin gremial que pudiera servir tanto como contrapeso para la proteccin de sus derechos como de salvaguarda de estndares ticos y profesionales ante la falta de incentivos o utilidad prctica que se percibe de dichos gremios. Segundo, en algunas regiones del pas esto revelara un posible signo de desconfianza, particularmente ante la cooptacin e instrumentalizacin poltica de la que fueron objeto muchas organizaciones y gremios periodsticos durante el rgimen de partido nico en el siglo XX, cuando los periodistas de lite se mantenan muy cercanos al poder.

Encontramos tambin indicadores de precariedad laboral, como muestra la Tabla 2.2.1. Si bien un 83.6 por ciento labora de tiempo completo en su medio mientras que 10.3 por ciento lo hace de tiempo parcial y el 5.3 son freelancers-- ms de la tercera parte (34.8%) tiene otra actividad remunerada adems del periodismo, lo que implica que para muchos de los encuestados el periodismo no garantiza un ingreso digno, y ha de hacerse de otras fuentes de ingreso complementarias. Adems, en promedio, los periodistas mexicanos trabajan para 2.21 diferentes medios. La desviacin estndar relativamente alta (DE=1.10) sugiere mucha variedad en este aspecto. Menos de un tercio (el 30.5%) trabaja para una sola organizacin, mientras que el resto trabaja para dos o ms medios. Por otra parte, casi seis de diez (58.1%) se especializa en un solo tipo de plataforma, mientras que el resto es periodista multimedia al enfocarse en dos plataformas o ms.

Tambin se observa en la Tabla 2.2.1 que slo la quinta parte de los periodistas (21.5%) se considera especialista al enfocarse a la cobertura de un solo sector informativo, mientras que la inmensa mayora (78.5%) se dedica a la cobertura de ms de una fuente o sector informativa. Esta multitud de asignaciones a diversos sectores informativos, claramente indica la falta de especializacin, lo que puede representar un enorme desafo para el periodismo de largo aliento y de investigacin. Los periodistas menos especializados o que ms nmero de fuentes y sectores cubren son los digitales, seguidos por los radiofnicos, mientras que los de televisin son ms tendientes a la especializacin, con 83.3 por ciento de los que laboran ah dedicndose slo a esa plataforma.

Por otro lado, ms de la mitad de los encuestados (55.5%) cuenta con al menos diez aos de experiencia en el periodismo, ms de un cuarto (26.4%) tiene entre cinco y diez aos de experiencia y menos de un quinto (18.1%) cuentan con menos de cinco aos trabajando como periodistas, lo que significa que la mayora de los periodistas en Mxico estn suficientemente experimentados y continan ejerciendo an despus de diez aos, aun si la cifra de periodistas experimentados es mayor entre quienes trabajan en radio. Los medios digitales son los que, previsiblemente, cuentan con el menor nmero de periodistas experimentados, con slo un tercio de ellos.

 

Tabla 2.2.1 Caractersticas laborales por tipo de medio

 

Caractersticas

(% de respondientes por tipo de medio)

Radio

TV**

Diarios impresos

Impresos

No-diarios**

En lnea**

TOTAL

Miembro de asociacin profesional o colegiada de periodistas

28.2

11.1

26.9

30

5.6

25.2

Tiene otra actividad remunerada adems del periodismo

38.9

25

33.6

30

33.3

34.8

Trabaja tiempo completo

78.5

91.7

91.5

76.7

66.7

83.5

Es freelance o trabaja por proyecto

7.4

2.8

3.1

3.3

16.7

5.6

Trabaja en un solo medio

23

36.1

38

33.3

27.8

30.5

Trabaja en una sola plataforma

53.4

83.3

57.7

53.3

61.1

58.1

Especializado (cubre un solo sector informativo, tema o fuente)

20.2

25.0

22.5

23.3

16.7

21.5

No especializado (cubre o reporta sobre varios sectores/temas/fuentes)

79.8

75

77.5

76.7

83.3

78.5

Experiencia de 0 a 5 aos

11.7

17.1

20.9

36.7

27.8

18.1

Experiencia 6 a 10 aos

27

37.1

23.3

16.7

38.9

26.4

Experiencia mayor a 10 aos

61.3

45.7

55.8

46.7

33.3

55.5

Trabaja de tiempo completo

78.5

91.7

91.5

76.7

66.7

83.5

Puesto de rango gerencial/directivo

14.1

8.3

4.7

6.7

11.1

9.6

Puesto de rango medio

28.2

25

34.9

50

27.8

31.9

Puesto de rango bajo

57.7

66.7

60.5

43.3

61.1

58.5

Puesto especfico principal: reportero(a)

41.1

58.3

53.1

23.3

50

45.9

Percibe hasta cinco mil pesos mensuales

17.7

8.3

11

10

17.6

13.9

Percibe entre cinco y diez mil

pesos mensuales

29.7

22.2

40.2

40

23.5

33.2

Percibe entre diez y quince mil

pesos mensuales

25.3

13.9

26.8

6.7

23.5

23.1

N=377 periodistas, Margen de error: 5%

 

 

 

 

 

 

** Debido a que la muestra representa proporcionalmente al sistema de medios en Mxico, este segmento contiene muestras de periodistas ms pequeas que las de los segmentos cuantitativamente ms presentes en el pas, por lo que los porcentajes pueden estar sobredimensionados.

 

De igual forma, como se observa en la Tabla 2.2.1, encontramos que la mayora (58.5%) ocupa un puesto de bajo rango como redactor, sub-editor, o reportero, en el que se toman pocas decisiones. Poco menos de un tercio (31.9%) ocupa un puesto de rango medios como Jefe de Seccin y menos de la dcima parte (9.6%) tiene un puesto de alto mando o gerencial como director editorial, director de noticias. El puesto especfico que ms preponder fue el de reportero(a) (45.9%), que encontramos mayoritariamente en medios televisivos y diarios. Esto significa que poco menos de la mitad de los periodistas en Mxico tiene como encomienda principal la de recoger las noticias de primera fuente, mientras que poco ms de la otra mitad tiene como labor el procesamiento, planeacin, gestin o presentacin de la informacin y los productos finales.

En trminos generales, otro de los indicadores de precarizacin laboral que encontramos es la enorme brecha salarial entre periodistas. Uno de cada tres (33.2%) ganaba entre cinco y diez mil pesos mensuales al momento de la encuesta, y un 13.9 por ciento perciba menos de cinco mil pesos al mes, poco ms de dos salarios mnimos al momento de la encuesta, un salario sin duda bajo para el nivel de estudios y el tipo de responsabilidad. Menos de un cuarto de los periodistas (23.1%) ganaba entre diez y quince mil pesos y el resto poco menos de un tercio (29.8%) ganaba ms de quince mil al mes. Hay algunos matices por segmento de puesto que indican que la precariedad es an mayor entre los reporteros. Casi uno de cada cinco reporteros (18.9%) ganaba menos de cinco mil pesos (justo el salario mnimo mensual para reportero) y 43.8 por ciento perciba entre cinco y diez mil pesos, lo que significa que aproximadamente dos tercios de los reporteros est por debajo del nivel salarial de los diez mil pesos mensuales. Predeciblemente, en una prueba estadstica realizada por separado, la relacin entre puesto y salario result ser estadsticamente significativa[6], lo que implica que la variacin entre salarios est fuertemente conectada con el puesto que se tiene.

Como puede observarse en la Tabla 2.2.1, el porcentaje de ingreso ms bajo hasta cinco mil pesos mensuales tenda a ser ms comn entre periodistas que trabajan en medios radiofnicos (17.7%) y digitales (17.6%) donde, como ya se mencion, tambin prevalece la mayor polivalencia y menor especializacin, tomando en cuenta, sin embargo, que pese a su representatividad proporcional al sistema de medios, la muestra de medios digitales es pequea y que los porcentajes pueden estar sobredimensionados para se segmento ante la menor cantidad de periodistas encuestados de ese segmento que de radio, cuyo tamao de sub-muestra s es robusto. Por otra parte, el porcentaje de periodistas que perciba salarios medio-bajos (entre cinco y diez mil pesos mensuales) fue comparativamente mayor entre quienes laboraban en los impresos diarios (40.2%) y no diarios (40%) que en cualquier otro segmento.

2. 3. Percepciones sobre roles profesionales

Uno de los aspectos ms analizados de las culturas periodsticas alrededor del mundo ha sido la de examinar cules son las funciones profesionales (o roles) con las que se identifican ms los periodistas de determinado pas o regin, pues tal apoyo pudiera reflejar la tradicin periodstica y hasta el tipo de sistema de medios que predomina en un pas o regin: un periodismo cuyo tono de reporteo es distanciado o intervencionista, como en el paradigma de la objetividad; que es crtico o leal con el poder; o bien que se visualiza a s mismo como un vehculo para educar en derechos y obligaciones y empoderar a los ciudadanos (la perspectiva cvica), un promotor crtico del cambio social, o bien tendiente al mercado y al consumo, por ejemplo. Los diversos estudiosos han dado cuenta cmo en democracias consolidadas con economas de mercado las funciones de los periodistas tienden a ser ms homogneas, existiendo claras divisiones entre quienes priorizan los roles asociados a la objetividad periodstica, al llamado periodismo watchdog, o bien, cada vez ms frecuentemente, al infoentretenimiento (Weaver, 1998; Hanitzsch, 2011; Hanitzsch et al, 2011). En contraste, segn sus hallazgos, en los pases en transicin o con regmenes autoritarios y post-autoritarios tenderan a prevalecer funciones intervencionistas de los periodistas y roles asociados a la colaboracin con el poder (Hanitzsch, 2011), o bien, por otro lado, como en Amrica Latina, los roles reflejaran culturas periodsticas hbridas (Mellado et al, 2012).

Los resultados para el caso de Mxico, como se observa en la Tabla 2.3.1, reflejan una adherencia por parte de los periodistas a roles que han sido teorizados como tpicamente contrastantes en la literatura (distanciamiento vs. Intervencionismo, por ejemplo), confirmando as otros estudios cuantitativos y cualitativos previos que dan cuenta, en el mejor de los casos, de la naturaleza hbrida del periodismo y en el peor de los casos, de ambigedad y tensin en los valores profesionales (Hughes, 2009; Mellado, et al; 2012; Mrquez-Ramrez, 2012). Al tope de la lista, y con un relativo consenso entre todos los encuestados, encontramos uno de los roles tradicionalmente asociados a la factualidad distanciada, el de reportar las cosas como son, que result abrumadoramente el ms priorizado por los encuestados. Como segunda y tercera funcin ms valoradas, tenemos que alrededor de nueve de cada diez periodistas consideran muy o extremadamente importante la promocin de la tolerancia y la diversidad cultural, y el fomento al cambio social, lo cual, en teora, implicara un cierto grado de intervencionismo de parte del periodista ms all de la mera diseminacin de noticias y que contrastara con la posicin de observador pasivo o distanciado.

El cuarto rol en importancia (89.7%), propuesto y aplicado nicamente por el equipo mexicano, refleja el alto nivel de preocupacin que tienen los periodistas ante las coyunturas de violencia creciente, el de promover y defender la legalidad y los derechos humanos. La desviacin estndar relativamente baja indica que esta es una preocupacin compartida en todo el territorio nacional. Sin embargo, el estudio mide las percepciones de los periodistas y por tanto, para esta batera de preguntas, sus ideales normativos y profesionales que los guan. La forma en como logran implementar esos ideales, o en otras palabras, la brecha entre la teora y la prctica, sera tema de otro estudio. Por ahora, al menos en ideal, los periodistas mexicanos s estn comprometidos con la defensa de la legalidad y los derechos humanos. Tomado en conjunto con el tercer rol en importancia (fomentar el cambio social), se puede concluir que para los periodistas en Mxico es crucial hacer algo por su entorno y que son sensibles, al menos en teora, ante los graves problemas endmicos, de violencia, de violacin a los derechos humanos, y de dbil estado de derecho que imperan en el pas.

Por otro lado, le siguen en orden de importancia, tambin con porcentajes muy altos, rasgos considerados como parte del periodismo cvico (dejar que la gente exprese sus puntos de vista) con un 88.8 por ciento, as como en la funcin tradicional del periodismo watchdog (monitorear y vigilar a los actores polticos), con un 86.9 por ciento, seguido por el de proveer anlisis de temas de actualidad. Los otros dos roles propuestos y aplicados en Mxico solamente tambin versan sobre funciones que requieren alta intervencin de parte del periodista, como ayudar a mantener la paz y estabilidad social (84.6%), o favorecer el desarrollo y bienestar de la comunidad (84.5%). De hecho, la mayora de los doce roles que obtuvieron ms del ochenta por ciento de prioridad para los periodistas involucran la de un ideal de periodismo ms proactivo, consciente de los desafos sociopolticos del pas, y que se compromete con el entorno inmediato y la transformacin social.

 

Tabla 2.3.1 Percepcin de Importancia de Roles Profesionales

 

N

Porcentaje de extremadamente o muy importante

Media

Desviacin

Estndar

Reportar las cosas como son

376

95.5

4.69

.65

Promover la tolerancia y la diversidad cultural

377

92.8

4.55

.78

Fomentar el cambio social

377

89.7

4.5

.84

Promover y defender la legalidad y los derechos humanos*

376

89.4

4.49

.82

Dejar que la gente exprese sus puntos de vista

376

88.8

4.5

.81

Monitorear y vigilar a los actores polticos

374

86.9

4.33

.90

Proveer anlisis de temas de actualidad

377

86.5

4.35

.90

Ayudar a mantener la paz y la estabilidad social*

376

84.6

4.36

.94

Favorecer el desarrollo econmico y el bienestar

de la comunidad*

375

84.5

4.29

.96

Proporcionar a la gente la informacin que

necesita para tomar decisiones polticas

375

84.3

4.37

.88

Apoyar el desarrollo nacional

375

82.7

4.29

.96

Influir en la opinin pblica

375

80.5

4.21

1.05

Contar historias sobre el mundo

376

75.5

4.07

.96

Educar a la audiencia

376

75.3

4.05

1.07

Proveer el tipo de noticias que atraiga a la

mayor audiencia posible

376

74.2

4.09

1.14

Establecer la agenda poltica

375

70.7

3.9

1.08

Brindar asesora, orientacin y consejos para la vida diaria

376

63.8

3.71

1.19

Motivar a la gente a participar en actividades polticas

375

62.9

3.71

1.22

Monitorear y vigilar empresas y empresarios

374

60.2

3.72

1.11

Ser un observador distanciado

375

58.4

3.47

1.29

Proveer entretenimiento y relajacin

375

47.5

3.29

1.25

Apoyar polticas pblicas gubernamentales

372

35.8

3.07

1.21

Actuar como vigilante de las organizaciones criminales*

367

24.3

2.5

1.35

Ser un adversario del gobierno

370

21.1

2.4

1.26

Dar una imagen positiva de los lderes polticos

371

14.8

2.31

1.19

Pregunta:
Por favor indique qu tan importante es cada uno de los siguientes aspectos en su trabajo. 5 significa que usted lo encuentra extremadamente importante, 4 significa que muy importante, 3 significa que ms o menos importante, 2 significa poco importante, y 1 significa no importante.
* tem propuesto y aplicado por el equipo mexicano como opcional

 

Como podemos observar, una gran diversidad de roles asociados a distintas funciones y modelos de periodismo se suceden en la lista indistintamente, reflejando con ello que los roles que en otras latitudes son tpicamente coherentes y cohesivos entre s, no lo son necesariamente en el caso mexicano, con contextos de contingencia, conflicto y altas presiones. Por ejemplo, en medio de la tabla tenemos roles como el de influir en la opinin pblica, contar historias sobre el mundo o educar a la audiencia, dos de los cules son tpicamente intervencionistas, como aqullos al tope de la lista. En cambio, al final de la lista, encontramos roles tpicamente asociados a funciones leales-propagandistas y de colaboracin con el gobierno, tpicas de sistemas autoritarios y post-autoritarios o democracias emergentes, pero tambin roles asociados al modelo intervencionista o al info-entretenimiento, que se da en algunos pases democrticos, o al modelo factual-objetivo y distanciado tpico del periodismo anglosajn. Por ejemplo, tenemos como ltimo rol al que se la da importancia suprema, el de dar una imagen positiva de los lderes polticos, con una media de M=2.31. Sin embargo, todava para casi un quince por ciento (14.8%) de periodistas en Mxico esta funcin fue demasiado importante, lo que revela la inercia propagandista y clara continuidad que an manifiestan algunos medios y regiones en Mxico. Asimismo, la relativamente alta desviacin estndar de esta funcin pudiera sugerir que hay desacuerdo en qu tan importante es este rol para los periodistas. Por otra parte, es de resaltar que el no asumirse como un aliado del gobierno no necesariamente implica que s se asuman como su adversario. De hecho, la penltima funcin a la que se le dio prioridad es precisamente, la de fungir como adversario del gobierno. Su alta desviacin estndar indica que dicha funcin puede ser muy importante para unos periodistas pero nada para otros, un indicador que pudiera reflejar los contextos especficos de cada regin. Siguiendo con los roles menos priorizados, encontramos que tanto el apoyo a polticas pblicas gubernamentales, como la provisin de entretenimiento y relajacin, resultaron tambin entre los cinco roles con menos importancia declarada, pero igualmente con desviaciones estndares relativamente altas. Cabe recordar nuevamente que el hecho de que para los periodistas no sea importante profesionalmente el visibilizar a los actores polticos, esto no necesariamente indica que tal ideal se traduce a la prctica periodstica, con la que habra qu contrastar en futuras investigaciones.

Precisamente debido a la ms alta desviacin estndar entre todos los elementos, tenemos que el rol ms controversial y menos consensado entre los periodistas en Mxico fue el de ser un observador distanciado funcin tpicamente asociada a la objetividad periodstica, lo cul indica que los valores clsicos del periodismo anglosajn no son necesariamente adoptados universalmente como prioritarios por los periodistas de Mxico. Es de destacar, por tanto, que los roles de mitad de la tabla para arriba fueron los ms consensuados y los de la mitad para abajo los que obtuvieron menos consenso en cuanto a su nivel de prioridad, sugiriendo que lo son para unos y no para otros. Con ello se refleja un mosaico complejo de funciones periodsticas en el contexto mexicano que no necesariamente est a tono con los hallazgos de pases occidentales.

 

 

Tabla 2.3.2. Roles profesionales de los periodistas agregados en funciones principales

Funcin*

N

Media

Desviacin Estndar

Consistencia entre items

(Alpha de Cronsbach)

Varianza

Explicada

Agente Crtico de Cambio

377

4.36

.66

 

α=.86

 

12.08%

Vigilante

377

4.09

.70

α=.72

11.29%

Consumo Populista

377

3.78

.78

α=.67

11%

Propagandista

376

3.30

.77

α=.67

10.8%

Pregunta: Por favor indique qu tan importante es cada uno de los siguientes aspectos en su trabajo. 5 significa que usted lo encuentra extremadamente importante, 4 significa que muy importante, 3 significa que ms o menos importante, 2 significa poco importante, y 1 significa no importante.

* Mtodo de extraccin: Anlisis de Componentes Principales, Rotacin Varimax con Normalizacin Kaiser, Medida de Kaiser-Meyer-Olkin de adecuacin de muestra (KMO) de .852 (Meritoria), y coeficiente de significacin de p=<.000

 

Un anlisis factorial exploratorio a partir del mtodo de anlisis de componentes principales (PCA) arroj siete componentes, es decir roles o funciones del periodismo para sintetizar [7]. De ellas, slo las primeras cuatro tuvieron pruebas de consistencia interna buenas o cercanas a aceptables. Este anlisis agregado de roles en funciones, como podemos observar en la Tabla 2.3.2, muestra una ms clara tendencia de las funciones ms privilegiadas por los periodistas en Mxico. Se confirma que los roles asociados a la funcin crtica de cambio, tendiente a una transformacin social, es la predominante con una media de M=4.36, y adems que se trata de la funcin combinada de mayor consenso, como se manifiesta en la baja desviacin estndar. Le sigue el ideal del periodista de fungir como un vigilante y contrapeso del estado, con una media de M=4.09. Estas dos funciones tienen una media por arriba de la cuatro (muy importante). En tercer lugar, queda la funcin del consumo, tendiente a la diseminacin de informacin para atraer las audiencias, y en ltimo lugar, aunque con una media por arriba del 3 (ms o menos importante), la funcin propagandista que visibiliza las polticas pblicas y los actores polticos.

 

2.4. Percepciones sobre autonoma

Con el fin de ayudar a poner en contexto qu tanto los ideales profesionales de los periodistas mexicanos tienen potencial para materializarse en su prctica cotidiana, es necesario mirar a sus condiciones de autonoma, y particularmente, a la libertad que tienen para informar sobre determinados temas y actores. Una primera parte de esta seccin busc indagar el grado de libertad que tienen los periodistas para elegir los temas sobre los que informan y el ngulo especfico de cada historia. Adems, como aporte para el estudio global comparativo de Worlds of Journalism, el equipo mexicano dise, propuso y aplic una batera especfica de preguntas que busc dar cuenta de los temas y actores especficos sobre los que se tiene mayor libertad para informar. Como muestran los resultados de la tabla 2.4.1, la percepcin generalizada de la autonoma para trabajar en sus temas es relativamente fuerte: tres cuartas partes de los periodistas mexicanos (75.6%) sienten que tienen mucha libertad tanto para seleccionar las historias/notas en las que trabajarn como para enfatizar los aspectos de las mismas. La frecuencia con la que participan de decisiones editoriales es menor, pues el 56.6 por ciento dijo hacerlo siempre o muy seguido, pero con una alta desviacin estndar, lo que significa que hay quienes no son tomados en cuenta para esta toma de decisiones o bien que dicho aspecto est relacionado con el puesto, rango y jerarqua dentro de la redaccin. Incluso, la desviacin estndar tambin ilustra la alta jerarquizacin y posible distribucin del trabajo en las redacciones.

Tabla 2.4.1 Percepciones de autonoma y libertad periodstica

 

 

 

N

que dijo completa o mucha

 

Media

 

Desviacin

Estndar

Libertad para seleccionar historias/noticias (1)

373

75.6

4.05

.96

Libertad para enfatizar aspectos de la noticia (2)

376

76.1

4.09

.93

Frecuencia con que participa en coordinacin editorial (3)

376

56.6

3.63

1.4

Preguntas:

(1) Pensando en su trabajo cunta libertad tiene usted en lo personal para seleccionar las historias/noticias en las que trabaja? 5=completa libertad, 4=Mucha libertad, 3=Alguna libertad, 2=Poca libertad, 1=Ninguna libertad

(2) Cunta libertad tiene usted en lo personal para decidir qu aspectos de una historia/noticia deben ser enfatizados? ? 5=completa libertad, 4=Mucha libertad, 3=Alguna libertad, 2=Poca libertad, 1=Ninguna libertad

(3) Qu tan seguido participa usted en la coordinacin editorial o de redaccin dentro de su medio, como por ejemplo, asistir a juntas editoriales o asignar reporteros a cubrir ciertas historias? 5=Siempre, 4=Muy seguido, 3=Algunas veces, 2=Rara vez, 1=Casi Nunca

 

El panorama de autonoma profesional de la que gozan los periodistas en Mxico queda ms claro cuando observamos los temas y actores especficos sobre los que se tiene libertad para informar (Tabla 2.4.2). Al tope de la lista, con porcentajes mayores al ochenta por ciento y medias de ms de 4 puntos en una escala de 5, encontramos temas genricos como la pobreza, actores como pueblos indgenas y la desigualdad econmica o social en general, an si las desviaciones estndares no son tan bajas y podra sugerir algn nivel de disparidad. Sin embargo, los temas del fondo de la lista son los que ofrecen resultados menos esperanzadores. En el penltimo y antepenltimo lugar, encontramos que los periodistas dijeron comparativamente en menor porcentaje que tienen completa o mucha libertad para reportar sobre la lite poltica y las Fuerzas Armadas, con una desviacin estndar alta que sugiere que para algunos la libertad es muy baja y para otros es alta. Cabe destacar que su media es de 3.55 y 3.40, respectivamente, lo que significa que an son actores importantes sobre los que no siempre se tiene libertad para reportear. En ltimo lugar, y predeciblemente reflejando los contextos de creciente violencia criminal y agresiones contra periodistas, encontramos a las organizaciones criminales como aqullas en que los periodistas sienten que reportan con menor grado de libertad. El ndice de desviacin estndar ms alto sugiere que en algunos medios y regiones la libertad es nula y en otros es mayor. La media menor a los tres puntos es, por tanto, indicativo de que se tiene en realidad poco margen de maniobra al reportar sobre las organizaciones criminales, como han indicado diversos autores que se enfocan en el anlisis del periodismo regional (Del Palacio, 2015).

 

Tabla 2.4.2. Percepciones de autonoma periodstica sobre actores y temas especficos*

 

N

Porcentaje que dijo completa o mucha libertad

 

Mean

Desviacin

Estndar

La pobreza

376

85.6

4.41

.93

Los pueblos indgenas o las minoras raciales

373

82.6

4.33

.99

La desigualdad econmica o social

375

81.9

4.33

.96

El clero y las iglesias

369

73.4

4.00

1.09

La lite econmica

368

69.8

3.89

1.15

La lite poltica

375

55.2

3.55

1.09

Las Fuerzas Armadas

364

48.1

3.40

1.26

Las organizaciones criminales

361

28.3

2.63

1.41

Pregunta: Por favor, en una escala de 1 a 5, indique el grado de libertad que suele tener en la seleccin, desarrollo y publicacin de historias sobre los siguientes actores y/o temas. 1 significa ninguna libertad; 2 significa poca libertad; 3 significa alguna libertad; 4 significa mucha libertad y 5 significa total libertad.

* Batera propuesta y aplicada por el equipo mexicano

 

Las implicaciones de estos hallazgos son diversas. Como hemos afirmado en trabajos paralelos extrados de este estudio, el grado de autonoma que tienen los periodistas mexicanos tanto para producir como para publicar noticias es multifactorial y est asociada a diversas influencias y factores (Hughes et al, 2016). Por otra parte, la autonoma diferenciada que tienen los periodistas pudiera tambin verse reflejado en el recurso de la censura y la autocensura como mecanismos de proteccin ante posibles riesgos en contextos de alta presin poltica y criminal (Hughes y Mrquez, 2017). Cabe destacar tambin que el patrn de respuestas sugiere que los periodistas percibieron ms libertad de tratar temas en general (pobreza, minoras, desigualdad econmica), o quizs, las respuestas sugieren poca conciencia de los temas respecto de otros actores con los que hay tradicionalmente ms reas de tensin y conflicto.

 

2.5. Percepciones sobre fuentes de influencia en el trabajo periodstico

El siguiente mbito de anlisis de la cultura periodstica mexicana est relacionada con la percepcin que tienen los periodistas respecto de treinta posibles factores que podran influir en su trabajo. Estos aspectos pertenecen a diversos mbitos, como el organizacional, personal, econmico, poltico-externo, de recursos, regulatorios, o de grupos de referencia.

Los factores de influencia ms citados como muy o extremadamente importantes para los periodistas en Mxico resultaron ser la tica periodstica (93.4%) y el acceso a la informacin (77.3%), por lo que en solitario, los periodistas parecen guiarse tanto por lo que consideran tico como por la facilidad que tengan para acceder a la informacin. Estos dos aspectos tambin reportaron la ms baja desviacin estndar, sugiriendo el mayor consenso entre periodistas.

Asimismo, entre las diez fuentes percibidas como de mayor influencia, encontramos cuatro relacionadas a la organizacin meditica y sus estructuras jerrquicas en la redaccin: poltica editorial (74.4%), jefes inmediatos (64.7%), propietarios (63.8%) y altos directivos del medio (62.6%) en los lugares tres, cinco, seis y siete, respectivamente. Esto implicara que es hacia adentro de las redacciones donde encontramos los mayores posibles condicionantes del trabajo periodstico, aunque tambin encontramos como influyente a la retroalimentacin de la audiencia en el cuarto sitio (69.1%).

Como puede observarse, para cerrar los diez primeros lugares de la lista, tenemos que ms de la mitad de los periodistas (57.8%) consideran influyente los plazos y restricciones de tiempo, seguido por el ambiente de inseguridad pblica, donde ms de la mitad de los periodistas (56.6%) lo considera influyente en su trabajo, y finalmente, cerrando los primeros diez lugares, la relacin con las fuentes (55.8%).

En los prximos diez lugares de la Tabla 2.5.1 aparece una mezcla de influencias de dimensin personal, comercial o sociopoltico. Ms de la mitad de periodistas considera influyente la legislacin sobre medios (53.6%) y sus valores y creencias personales (52.7%). Poco menos de la mitad la disponibilidad de recursos para obtener informacin (44%), la investigacin de audiencias y mercados (43.7%), o la censura, por ejemplo, que result ser un factor de mucha influencia para ms de cuarenta por ciento de los periodistas en Mxico (41%). Lo importante de este rasgo es que tiene la ms alta desviacin estndar de los 30 factores (DE=1.42), lo que sugiere que estamos ante un aspecto diferenciador del trabajo periodstico alrededor del pas, con periodistas que consideran a la censura como altamente influyente y otros que no.

Alrededor de un tercio de periodistas considera muy influyentes las expectativas de ganancia econmica dentro de la empresa (37.3%), tambin con una alta desviacin estndar (DE=1.36) la inequidad de gnero o racial dentro de los medios (37%) o las relaciones pblicas (33.3%). Le siguen en la lista la influencia de compaeros de trabajo dentro del medio (29.3%), el Ejrcito, la polica y las fuerzas de seguridad (27.4%), las responsabilidades familiares (27.1%) y los anunciantes e intereses publicitarios (26.8%).

Los funcionarios de gobierno (23.1%), polticos (22.8%) y grupos civiles o turbas (22.8) resultaron ser influyentes para poco ms de dos de cada diez periodistas, posiblemente indicando que, dado el contexto de alta complicidad prensa-poder e instrumentalizacin poltica que ha existido en el periodismo mexicano (Hughes, 2009; Mrquez Ramrez, 2015) los periodistas no atribuyen directamente al poder poltico la mayor fuente de presin sino posiblemente de manera indirecta a travs de las polticas editoriales. Asimismo, no parecen reconocer que la cobertura de eventos y rutinas de produccin periodstica tambin son altamente dependientes de las estructuras gubernamentales y oficiales, como han demostrado otros estudios (Mrquez Ramrez, 2012).

Mientras tanto, al final de la Tabla 2.5.1 encontramos con que pese a la evidencia de que los reporteros trabajan en grupo y que las redacciones monitorean a otros, los colegas de otros medios son muy influyentes solamente para el 17.5 por ciento de los periodistas, los empresarios para el 16.7%, los amigos, conocidos y familiares para el 15.9% y las consideraciones religiosas, hasta el fondo, nicamente para el 13.9 por ciento.

Tabla 2.5.1: Percepcin de factores de influencia en el trabajo periodstica

 

Factor de Influencia

 

N

Porcentaje extremadamente o muy influyente

 

Media

Desviacin

Estndar

La tica periodstica

376

93.4

4.54

.76

El acceso a la informacin

374

77.3

3.97

.99

La poltica editorial

371

74.4

3.95

1.02

Retroalimentacin de la audiencia

375

69.1

3.89

.98

Sus jefes directos o editores

368

64.7

3.73

1.12

El dueo o dueos de su medio

367

63.8

3.72

1.30

Los altos directivos del medio

366

62.6

3.7

1.25

Plazos, cierres o restricciones de tiempo

367

57.8

3.56

1.16

Ambiente de inseguridad pblica*

369

56.6

3.52

1.30

Relacin con fuentes noticiosas

371

55.8

3.49

1.21

La legislacin sobre medios

366

53.6

3.41

1.19

Sus valores y creencias personales

330

52.7

3.45

1.38

Disponibilidad de recursos

para obtener informacin

352

44

3.12

1.28

Investigacin de

audiencias y mercados

348

43.7

3.18

1.23

La censura

354

41

3.03

1.42

Las expectativas de ganancia

econmica de la empresa

354

37.3

2.9

1.36

La inequidad de gnero o racial

dentro de los medios*

346

37

2.88

1.36

Las relaciones pblicas

369

33.3

2.95

1.23

Otros medios de la competencia

367

33

2.91

1.14

Sus compaeros de

trabajo de su medio

355

29.3

2.72

1.2

El Ejrcito, la polica y

las fuerzas de seguridad

350

27.4

2.63

1.28

Responsabilidades familiares*

350

27.1

2.56

1.36

Anunciantes e intereses publicitarios

354

26.8

2.64

1.32

Funcionarios de gobierno

359

23.1

2.51

1.28

Polticos

359

22.8

2.52

1.28

Grupos civiles (turbas)

359

22.8

2.68

1.14

Colegas de otros medios

360

17.5

2.38

1.14

Empresarios

360

16.7

2.38

1.17

Sus amigos, conocidos y familiares

345

15.9

2.19

1.19

Consideraciones religiosas

332

13.9

2.14

1.17

Pregunta: A continuacin se indica una lista de potenciales fuentes de influencia. Indique, por favor, en una escala de 5 a 1 cunta influencia tiene cada una de ella en su trabajo? 5 significa que es extremadamente influyente, 4 significa que es muy influyente, 3 significa que es ms o menos influyente, 2 significa que es poca influyente y 1 significa que no es influyente. SI la fuente de influencia no aplica en su trabajo, por favor, escoja la opcin nmero 8.
* tem propuesto y aplicado por el equipo mexicano como opcional

Pese a estos resultados, debe tomarse en cuenta que las desviaciones estndar son relativamente altas para la mayora de los aspectos, lo que sugiere atencin focalizada en futuras investigaciones hacia las fuentes de influencia precisas que condicionan el trabajo periodstico en distintas regiones del pas o en diversos tipos de medio o sector informativo. Por ejemplo, pese a estar en la parte baja de la tabla, las responsabilidades familiares aparecen con una alta desviacin estndar (DE=1.36) que sugiere que la influencia de este aspecto es muy variable entre los periodistas.

Los resultados en temas de inters para Mxico como es la influencia de las fuerzas de seguridad como el Ejrcito y la polica (DE=1.28), los grupos civiles como turbas (1.14), y la censura que ya se mencion, parecen reflejar el contexto de creciente violencia criminal en muchas regiones del pas, pero la relativamente alta desviacin estndar de estos factores tambin sugiere que an se trata de fenmenos focalizados, al no tener el mismo grado de influencia para todos los respondientes.

Altos niveles de desviacin estndar tambin se encuentran entre factores econmicos como expectativas de ganancia de la empresa (DE= 1.36), as como anunciantes e intereses publicitarios (DE=1.32), que sugiere que no siempre esto es percibido como un factor de influencia en el trabajo. Por otra parte, uno de los aspectos con mayor ndice de variacin y desacuerdo es el de los valores y creencias personales de los periodistas (DE=1.38), sugiriendo que la subjetividad es un aspecto importante para el quehacer periodstico.

Analizados por separado, cada uno de los factores de influencia muestra un mosaico diverso y multidimensional de posibles condicionantes del trabajo periodstico, pero de forma agregada, aparece un panorama ms concreto. A travs de una prueba de Anlisis Factorial Exploratorio, encontramos que cada uno de los aspectos analizados se agrupan en ocho grandes mbitos de influencia[8], a decir: 1) Influencias sociopolticas, 2) Grupos de referencia, Influencias organizacionales, 4) Influencias comerciales, 5) Regulacin y marco legal, 6)Fuentes y audiencias, 7)Tiempo y Recursos y 8) Valores personales y ticos.

 

El anlisis muestra que slo los primeros cuatro factores o componentes arrojados por el anlisis factorial pueden ser utilizados dada los ndices de consistencia buena o aceptable entre los tems que constituyen a cada factor, por lo que se extrajo el promedio agregado de cada mbito solamente de esos primeros cuatro factores para compararlos entre s. La Tabla 2.5.2 muestra, en trminos generales, cules son los mbitos de mayor influencia en el trabajo periodstico. Encontramos particularmente interesante que el anlisis factorial haya arrojado un primer factor que agrupa juntas las influencias relacionadas tanto con las instituciones polticas, como con las fuerzas policiacas y de seguridad, as como otras fuentes de riesgo como censura, multitudes y la percepcin de inseguridad pblica, lo que puede estar relacionado con el contexto de alto riesgo y violencia criminal que se vive en gran parte del pas, en donde a los tres factores se les percibe juntos y como uno solo. Sin embargo, tomadas juntas, no son las fuentes que se perciben como de ms presin para el trabajo periodstico, sino que las internas pesan ms, como observamos en la siguiente tabla (2.5.2).

 

Tabla 2.5.2. Principales dimensiones de factores de influencia en el trabajo periodstico

Dimensiones de influencia*

N

Media

Desviacin Estndar

Consistencia entre tems

(Alpha de Cronsbach)

Varianza

Explicada

Influencias Organizacionales

374

3.77

1

α=.86

13.28%

Influencias Econmico-Comerciales

367

2.90

1.09

α=.73

11.08%

Influencias Socio-polticas

376

2.79

.93

α=.87

10.33%

Influencias Grupos de Referencia

375

2.49

.85

α=.75

7.05%

 

Pregunta: A continuacin se indica una lista de potenciales fuentes de influencia. Indique, por favor, en una escala de 5 a 1 cunta influencia tiene cada una de ella en su trabajo? 5 significa que es extremadamente influyente, 4 significa que es muy influyente, 3 significa que es ms o menos influyente, 2 significa que es poca influyente y 1 significa que no es influyente. SI la fuente de influencia no aplica en su trabajo, por favor, escoja la opcin nmero

* Mtodo de extraccin: Anlisis de Componentes Principales, Rotacin Varimax con Normalizacin Kaiser, Medida de Kaiser-Meyer-Olkin de adecuacin de muestra (KMO) de .828 (Meritoria), y coeficiente de significacin de p=<.000

 

Observamos que, en conjunto, las influencias organizacionales que como dijimos se constituyen por editores y jefesaparecen como las de mayor influencia con una media de M=3.77, seguidas por las influencias comerciales (M=2.90), las influencias sociopolticas (M=2.79) y finalmente los grupos de referencia (M=2.49), lo cul muestra tanto que el periodista percibe mayor importancia a las influencias internas que externas (o de adentro hacia fuera) y que el trabajo periodstico est altamente jerarquizado en Mxico, lo que revela mayor necesidad de hacer investigacin acadmica dentro de las redacciones para revelar la naturaleza de estos procesos jerrquicos. Por otro lado, debido a que este estudio est basado en percepciones de los periodistas pero no en su prctica, estos resultados pudieran reflejar que otras fuentes de influencia como las sociopolticaspueden estar altamente naturalizadas y por ello es necesario que futuras investigaciones enfaticen los aspectos tanto de la prctica periodstica (rutinas) como del contenido periodstico para entender la jerarqua de las influencias en las redacciones (Shoemaker y Reese, 2013).

 

 

 

 

2.6. Orientaciones ticas

Uno de los aspectos que ms ha interesado a los investigadores de las culturas periodsticas es la importancia que dan los periodistas a la tica periodstica y su grado de adaptabilidad a las circunstancias, es decir, si los ideales ticos a los que se adhieren los periodistas son relativos o absolutos respecto del contexto y la experiencia personal. En ese sentido, como muestra la Tabla 2.6.1, una vasta mayora de los periodistas en Mxico estuvieron de acuerdo con la postura de que los periodistas deberan adherirse siempre a cdigos de tica independientemente de la situacin o contexto (96%). Sin embargo, las variaciones de la oracin en sentido inverso mostraron respuestas que parcialmente contradijeron la primera postura, pues la pregunta de si lo que es tico en periodismo puede variar dependiendo de la situacin especfica obtuvo casi el 60 por ciento de acuerdo; la frase de si lo que es tico depende de un juicio personal, el acuerdo fue de 45 por ciento y cuando se us la expresin circunstancias extraordinarias baj el acuerdo a 39.2 por ciento.

Sin embargo, para el caso de las tres variaciones de la pregunta inicial, es de notar que en esta batera de preguntas se presentaron los niveles de desviacin estndar ms altas del todo el cuestionario, sugiriendo que muchos periodistas s creen que la tica periodstica a veces puede depender del contexto y las circunstancias y otros, en congruencia con la postura inicial, no lo creen as. En otras palabras, an si inicialmente casi la totalidad de los periodistas cree que deberan adherirse a cdigos de tica profesional independientemente de contexto y circunstancias, entre un cuarenta y un sesenta por ciento al mismo tiempo, y contradictoriamente, tambin cree que lo tico puede variar dependiendo de situacin especfica, juicio personal y circunstancias extraordinarias. En cualquier caso, en una escala de uno a cinco, todas las frases tuvieron una media mayor a la mitad, y ninguna de ellas present una media que indicara total desacuerdo.

Tabla 2.6.1: Orientaciones ticas de los periodistas

 

N

Porcentaje que est algo o muy de acuerdo

Media

Desviacin Estndar

Los periodistas deberan siempre adherirse a cdigos de tica profesional, independientemente de la situacin y/o contexto

376

96.0

4.73

.58

Lo que es tico en periodismo puede variar dependiendo de la situacin especfica

374

59.4

3.36

1.44

Lo que es tico en periodismo es

un asunto de juicio personal

376

44.9

3.00

1.50

Es aceptable dejar de lado estndares ticos si circunstancias extraordinarias as lo requieren

375

39.2

2.93

1.46

 

Pregunta: Las siguientes afirmaciones describen distintos enfoques hacia el periodismo. Por favor, indique qu tan de acuerdo o en desacuerdo est con cada una de ellas. 5 significa que est muy de acuerdo, 4 que est algo de acuerdo, 3 significa que no se decide, 2 que est algo en desacuerdo y 1 que est muy en desacuerdo.

 

Una segunda batera de preguntas concerniente a la tica periodstica evalu el nivel de justificacin a ciertas prcticas de reporteo y recoleccin de informacin consideradas como controversiales. Estos resultados arrojan ms luz sobre cules seran las prcticas que se justifican siempre y cules en ocasiones, dependiendo contexto y circunstancias. (Tabla 2.5.2) Si bien las cifras parecen mostrar un escepticismo generalizado por la mayora de stas prcticas, un porcentaje menor de periodistas considera que algunas de ellas estaran siempre justificadas: el uso de documentos confidenciales tuvo el visto bueno de casi 17 por ciento de periodistas, el uso de cmaras y micrfonos ocultos por ms del 13 por ciento, y el fingir el empleado de una organizacin para hacerse de informacin recibi el 12.5 por ciento, y dramatizar las noticias por medio de actores, el 11.2 por ciento. En cambio, el porcentaje para esas mismas prcticas aument significativamente entre periodistas que consideran que esas prcticas estn justificadas en ocasiones.

Hay tres prcticas en particular que recibieron baja aprobacin respecto de su justificacin total, pero considerablemente ms alta respecto de su prctica en ocasiones. Cuando se trata de hacerse pasar por alguien ms, se cuadriplic el porcentaje de quienes creen que se justifica en ocasiones respecto de los que lo justifican siempre. Muy pocos periodistas justificaron de manera total el pagar a personas por informacin confidencial (3.5%), pero el porcentaje es siete veces mayor entre quienes lo justifican en ciertas ocasiones. Una tendencia similar ocurri con el uso de documentos personales sin permiso, que es justificada en ocasiones casi siete veces ms de los que lo justifican siempre. Por otra parte, el mayor consenso y menor grado de relativismo se encontr en la parte baja de la tabla, al existir prcticas que recibieron muy baja aprobacin por los periodistas (menos del cinco por ciento), trtese del contexto que se trate, como el caso de la publicacin de contenido no verificado (3.7% lo justifica siempre y 4.2% en ocasiones), la alteracin de fotografas (2.1% siempre y 2.9% en ocasiones), la alteracin y fabricacin de citas (2.7 siempre y 3.7 en ocasiones), y aceptacin de dinero por parte de las fuentes (2.4% siempre y 3.5% en ocasiones). Este ltimo rubro parecera constituir un panorama significativamente diferente al de dcadas atrs, cuando el llamado chayote sobres conteniendo dinero que eran repartidos a los reporteros en las instancias de gobierno al final de los eventos pblicosera una prctica naturalizada y aceptada en los medios nacionales y an ms en los regionales, en donde se cree que an podra existir la prctica.

Un rasgo importante para el contexto mexicano que agreg y nuestro equipo es el de utilizar confesiones de personas acusadas de un delito mediante prcticas cuestionables (como por ejemplo tortura). Result ser una prctica siempre justificada para el 2.7 por ciento de los encuestados y en ocasiones justificada para el 7.2 por ciento, lo que implica que hay un sector de periodistas que an requiere ser capacitado en asuntos como el debido proceso y los procesos judiciales con perspectiva de Derechos Humanos.

Tabla 2.6.2. Justificacin de mtodos de reporteo controversiales

 

 

Prctica

 

 

N

Porcentaje siempre justificado

Porcentaje justificado en ocasiones

Usar documentos confidenciales de empresas

o del gobierno sin autorizacin

376

16.8

41.8

Usar cmaras o micrfonos ocultos

376

13.3

46.3

Hacerse emplear en una empresa u organizacin

para acceder a informacin de primera mano

376

12.5

30.3

Recurrir a la re-creacin o dramatizacin

de las noticias por medio de actores

375

11.2

30.4

Hacerse pasar por alguien ms

377

8.2

33.2

Ejercer presin sobre informantes no dispuestos

a hablar para conseguir una historia

374

5.6

16

Publicar historias sin contenido verificado

377

3.7

4.2

Pagar a personas por informacin confidencial

375

3.5

25.6

Hacer uso de documentos personales

como cartas o fotografas, sin permiso

375

2.9

19.2

Utilizar confesiones de personas acusadas

de un delito obtenidas mediante

prcticas cuestionables*

374

2.7

7.2

Alterar o fabricar citas textuales de las fuentes

376

2.7

3.7

Aceptar dinero de las fuentes

376

2.4

3.5

Alterar fotografas

377

2.1

2.9

Pregunta: Dada una historia importante cules de las siguientes usted considera que pueden ser justificadas, y cules usted no aprobara bajo ninguna circunstancia? 1 significa que siempre lo justificara, 2 significa que lo justificara en ciertas ocasiones, y 3 significa que no lo aprobara bajo ninguna circunstancia.

 

2.7. Percepciones sobre cambio

Otro de los aspectos importantes para el estudio, era saber si los periodistas con ms de cinco aos de experiencia perciban que algunos factores de influencia pudieran haber aumentado con el tiempo. Por ejemplo, pudiera ser que hace cinco aos algunos aspectos del trabajo no fueran tan importantes y ahora s, o viceversa. O bien, que no se perciba cambio alguno. Predeciblemente, los factores relacionados con las transformaciones digitales y la relacin con las audiencias encabezan la Tabla 2.7.1., especialmente la influencia de las redes sociales como Twitter o Facebook, cuya influencia se ha fortalecido mucho o algo para 9 de cada 10 periodistas (91.5%), as como la retroalimentacin de la audiencia (85%), el involucramiento en la produccin de contenido por parte de las audiencias (77.4%) y los blogs, videos y materiales que las mismas producen por casi tres cuartos de los periodistas (74.3). Es en estos aspectos donde observamos desviaciones estndar relativamente bajas, lo que sugiere un mayor consenso entre periodistas.

En contraste, observamos aspectos en los que algunos periodistas observan un incremento de la influencia del mismo al tiempo que otros una disminucin. Por ejemplo, 69.3 por ciento de los encuestados cree que la influencia respecto de la formacin educativa del periodista ha aumentado en los ltimos cinco aos mientras que 17.3 por ciento cree que se ha debilitado y el resto que no hay cambio. Este aspecto registr la ms alta desviacin estndar del grupo, sugiriendo que la formacin del periodista es un asunto controversial y de muy variada importancia. Por otro lado, en el mismo tenor, tenemos que la influencia de los estndares ticos ha aumentado para 58.4 por ciento de los periodistas pero se ha debilitado para 21.6 por ciento de los mismos, lo que muestra que tambin es un aspecto de alto disenso. Mientras que algunos han visto la necesidad de poner ms atencin en los estndares ellos otros han visto relajada esa presin. Recordemos que la tica periodstica haba sido declarada como el aspecto ms influyente del trabajo periodstico en bateras de preguntas anteriores, y que tambin haba cierta tendencia hacia relativizar su puesta en prctica, lo que sugiere la necesidad de realizar ms investigaciones exploratorias sobre la relacin que guarda el periodista con determinados estndares ticos dependiendo de su tipo de trabajo.

Por otra parte, al fondo de la tabla 2.7.1 encontramos diversos tipos de presiones comerciales en los que un menor nmero de periodistas ha observado un aumento de influencia, como las relaciones pblicas (56.4%), la investigacin de audiencias y mercados (56.1%), anunciantes e intereses publicitarios (54.5%), presiones por expectativas y ganancias econmicas (54%) o el sensacionalismo (52%). Esto significa que poco ms de la mitad de periodistas observa un aumento en la presin de esos aspectos, mientras que el resto considera que no hay cambio o de hecho ha disminuido la presin. La relativamente alta desviacin estndar y las medias por arriba de tres puntos sugieren que la situacin vara en las redacciones. Dado que persiste el contexto de alta dependencia de la publicidad gubernamental como principal motor de financiamiento por parte de muchos medios regionales (e incluso nacionales), es posible que los periodistas no observen o no sean abiertamente conscientes de un aumento en estas presiones tal cual, o bien, no asimilen las mismas como distintas a las presiones polticas con las que lidian los medios de manera cotidiana, pues el Estado tiende a ser uno de los mayores anunciantes de la prensa mexicana.

 

 

 

 

Tabla 2.7.1. Percepcin de cambio en influencia de diversos factores entre periodistas con cinco aos o ms de experiencia

 

Importancia de aspectos del trabajo periodstico

 

N

% Se ha

fortalecido

mucho o algo

% Se ha debilitado mucho o algo

 

Media

 

Desviacin

Estndar

Redes sociales como Twitter o Facebook

305

91.5

2.3

4.55

.76

La retroalimentacin de la audiencia

306

85

2.3

4.28

.79

Involucramiento de la audiencia en la

produccin de noticias

305

77.4

3.3

4.11

.86

Blogs, video, y otro material

producido por audiencias

303

74.3

5

4.12

.94

La competencia

305

73.1

6.9

4.04

1

La formacin educativa del periodista

306

69.3

17.3

3.84

1.29

Estndares ticos

305

58.4

21.6

3.57

1.26

Las relaciones pblicas

303

56.4

7.9

3.68

0.93

Investigacin de audiencia y mercado

301

56.1

13

3.65

1.08

Anunciantes e intereses publicitarios

303

54.5

14.2

3.55

1.07

Presiones por expectativas y ganancias econmicas

302

54

12.9

3.56

1.08

El sensacionalismo

303

51.2

19.5

3.5

1.23

Pregunta formulada a periodistas con 5 aos de experiencia o ms: La importancia de algunos aspectos en su trabajo pudo haber cambiado con el tiempo. Por favor, en una escala de 1 a 5 indique: en los ltimos cinco aos, En qu medida se ha fortalecido o debilitado la influencia de los siguientes factores en su trabajo? 5 significa que se ha fortalecido mucho, 4 que se ha fortalecido en algo, 3 que no hay cambio, 2 que se ha debilitado en algo y 1 que se ha debilitado mucho

 

De manera agregada a partir de un anlisis factorial exploratorio, se obtuvieron tres grandes dimensiones de cambio de influencia[9]: audiencias, normas personales, y comercialismo. Observamos en la Tabla 2.7.2 que de manera combinada, los factores respecto de la influencia de las audiencias y sus productos especialmente a partir de la digitalizacinha aumentado considerablemente respecto de los otros dos mbitos, con la media ms alta en una escala de cinco puntos (M=4.27). Las normas personales son la segunda rea donde se percibe ms aumento de la influencia, aunque la alta desviacin estndar sugiere mucha variacin de respuestas. Finalmente es el comercialismo el que comparativamente registr menor percepcin de aumento de influencia en el trabajo periodstico, aunque la media (M=3.67) y la desviacin estndar sugieren que an as los periodistas perciben que su influencia se ha fortalecido, ms que disminuido.

 

 

Tabla 2.7.2. Dimensiones Agregadas de Percepciones de Cambio entre periodistas con cinco aos o ms de experiencia

 

Aspecto de cambio

N

Media

Desviacin Estndar

Consistencia entre items

(Alpha de Cronsbach)

Varianza

Explicada

Impacto de la Audiencia

306

4.27

.64

 

α=.74

 

20.64%

Normas Personales

306

3.71

1.16

 

α=.69

 

19.7%

Comercialismo

306

3.67

.67

 

α=.79

 

15.7%

Pregunta formulada a periodistas con 5 aos de experiencia o ms: La importancia de algunos aspectos en su trabajo pudo haber cambiado con el tiempo. Por favor, en una escala de 1 a 5 indique: en los ltimos cinco aos, En qu medida se ha fortalecido o debilitado la influencia de los siguientes factores en su trabajo? 5 significa que se ha fortalecido mucho, 4 que se ha fortalecido en algo, 3 que no hay cambio, 2 que se ha debilitado en algo y 1 que se ha debilitado mucho

* Mtodo de extraccin: Anlisis de Componentes Principales, Rotacin ortogonal con mtodo Varimax con Normalizacin Kaiser, Medida de Kaiser-Meyer-Olkin de adecuacin de muestra (KMO) de .755 (aceptable), y coeficiente de significacin de p=<.000

 

Otra pregunta asociada a los cambios explora qu tanto perciben los periodistas que ha aumentado o disminuidos ciertos aspectos relacionados al trabajo periodstico en los cinco aos anteriores a la aplicacin de la encuesta (Tabla 2.7.3). Nuevamente, observamos una mezcla de aspectos que sugieren que hay elementos clave que estn transformando el ecosistema periodstico de manera vertiginosa. Al menos nueve de cada diez periodistas (95.1%) percibe mayor uso de buscadores de internet. Alrededor de ocho de cada diez percibe mayor importancia de habilidades tcnicas (84.3%) y de tener un grado universitario (78.8%), reflejando una valoracin generalizada de la educacin profesional, an si el porcentaje que considera que ese ttulo debe ser en periodismo o comunicacin es menor (64.7%). Un dato preocupante es que el 74.8 por ciento de los periodistas considera que sus horas de trabajo han aumentado, como fruto, quizs, de las mayores demandas que ha generado los cambios tecnolgicos y la interaccin de los periodistas con sus audiencias, donde tambin se percibe un gran incremento (68.3%). Sin embargo, paradjicamente, cuatro de cada diez periodistas tambin perciben que ha aumentado el tiempo para investigar y documentar historias (42.6%), an cuando el 31.9 por ciento considerar lo contrario: que ha disminuido el tiempo, posiblemente como reflejo de las sobrecargas de trabajo que suelen tener, como ya se ha establecido en las primeras secciones de los resultados de este estudio. An as, el relativamente alto nmero de periodistas que cree tener ms tiempo para documentar e investigar pudiera sugerir que los periodistas han interpretado la pregunta como una forma de decir que tienen menos excusas para investigar las noticias al tener un mayor nmero de recursos digitales a la mano.

 

Los aspectos que generaron el menor consenso los encontramos al fondo de la Tabla 2.7.3. Poco ms de la mitad de los periodistas (53.6%) considera que ha aumentado la libertad del periodista para tomar decisiones editoriales, pero alrededor de un quinto (19.9%) considera lo contrario, que ha disminuido. En todo caso, como hemos demostrado en estudios asociados a esa encuesta (Hughes et al, 2016), la mayor autonoma periodstica en Mxico parece estar asociada a determinadas caractersticas, como se demostr con regresiones lineales sobre variables predictoras de autonoma para predecir y publicar noticias. La experiencia mayor a diez aos y la adhesin a la funcin de agente analtico de cambio son los mayores predictoras de autonoma para producir noticias, es decir, para escoger los ngulos de las noticias y trabajarla como se desea. La autonoma para publicar noticias, en cambio, est asociada a poseer un ms alto rango y jerarqua en la redaccin debido a su poder de decisiny a adherirse a la funcin vigilante del periodismo (Hughes et al, 2016)

Continuando con la batera sobre aumento o disminucin de ciertos factores (Tabla 2.7.3), encontramos que la ms alta desviacin estndar y grado de disenso gira alrededor de las percepciones sobre la credibilidad del periodismo. Mientras el 56.7 por ciento cree que ha aumentado revelando una perspectiva optimista sobre su ocupacin, el 20.3 por ciento cree que de hecho, ha disminuido. Posibles lneas de investigacin a futuro pudieran explorar la posible relacin entre satisfaccin laboral y percepcin sobre la credibilidad del periodismo, o bien entre dicha percepcin de aumento de credibilidad, la adhesin a las funciones de cambio social y de vigilancia al poder, y la puesta en prctica de dichas funciones en el contenido noticioso.

Tabla 2.7.3. Percepcin de cambios (aumento o disminucin) entre periodistas de cinco aos o ms de experiencia

 

Aspecto del trabajo periodstico

 

N

% que dijo Ha aumentado

mucho o algo

% que dijo ha disminuido

mucho o algo

 

Media

Desviacin

Estndar

El uso de buscadores de Internet

305

95.1

1.3

4.68

.64

La importancia de las habilidades tcnicas

306

84.3

2.9

4.32

.83

La importancia de tener un grado universitario

306

78.8

7.2

4.22

1.01

Las horas promedio de trabajo del periodista

305

74.8

5.9

4.14

.97

Interaccin de los periodistas

con sus audiencias

306

68.3

8.5

3.9

.98