CINEMAGOING EN BARCELONA: UNA PROYECCIN AL FUTURO MEDIANTE LA EXPERIENCIA DE CONSUMO DE LOS ESPECTADORES JVENES

 

Virginia Luzn Fernndez

Estefania Garca Fleitas

 

Cerdanyola del Valls

 

Resumen

Este artculo presenta los resultados del anlisis de la experiencia sociocultural del acto de ir al cine que tienen los jvenes de la ciudad de Barcelona, en un rango de edad comprendido entre 20 y 30 aos de edad. Nuestro objetivo principal ha sido el estudio de las transformaciones que se producen en esta experiencia, en los cambios de percepcin de la infancia a la juventud pasando por la adolescencia, para encontrar los puntos comunes y divergentes de la experiencia de ir al cine. Nos hemos basado en la metodologa de entrevista en profundidad sobre una muestra de 20 sujetos, donde han quedado representados ambos sexos, toda la gama de edades y los diferentes distritos de Barcelona. En las conclusiones demostramos que es necesario analizar y comprender la manera ms reciente en la que ha variado la forma de consumir cine para poder sentar las bases de lo que ser su consumo en el futuro.

 

Palabras claves: cinemagoing, Nueva Historia del Cine, jvenes, preferencias cinematogrficas.

 

Abstract

This article presents the results of analysis the sociocultural experience of the act of going to the cinema of young people at the city of Barcelona, in an age range between 20 and 30 years old. Our main objective has been the study of the transformations that happen in this experience, perception changes from childhood to youth through adolescence, to find the common and divergent points of the movie-going experience. We have relied on in-depth interview methodology on a sample of 20 subjects, which have been represented both sexes, the whole range of ages and different districts of Barcelona. The conclusions show that it is necessary to analyze and understand the latest way that has changed the way people consume cinema to lay the groundwork for what will be their future consumption.

 

Key Words: cinemagoing, New Cinema History, young people, film preferences.

 


 


Introduccin

En el presente artculo el objeto de estudio es la experiencia sociocultural del acto de ir al cine que tienen en la actualidad (2015) los jvenes de la ciudad de Barcelona de entre 20 y 30 aos edad. El objetivo es conocer y analizar esta prctica y estudiar si la misma ha cambiado desde sus infancias a la actualidad. El objetivo general de la investigacin es describir y analizar la evolucin en la experiencia de ir al cine de los jvenes de Barcelona, para descubrir si hay puntos comunes y divergentes entre las distintas experiencias posibles.

Los resultados que presentamos estn enmarcados dentro de un proyecto de mayor envergadura, Cultura de la Pantalla, cuyo objetivo general es realizar un anlisis diacrnico del rol social de la experiencia de ir al cine en Barcelona entre 1897 y 1992, en el contexto del desarrollo urbano y el proceso de modernizacin de la ciudad y sus habitantes, mediante el estudio de la oferta y el consumo de cine a lo largo del tiempo. Este proyecto forma parte de una iniciativa internacional que tiene como objetivo final la creacin de una red de investigacin en la materia, y con los resultados obtenidos podrn hacer una comparacin en profundidad entre las diferentes ciudades investigadas (Meers et. al., 2014).

Existe la necesidad de estudiar la historia del cine no desde la perspectiva de las pelculas o las estrellas del celuloide, sino desde un nuevo paradigma en el que la audiencia y sus rituales de consumo pasan a ser tambin protagonistas de la investigacin acadmica, es lo que se conoce como Nueva Historia del Cine (New Cinema History), y en la que confluyen aspectos tan variados como el contexto histrico, poltico y econmico de cada poca, las salas de exhibicin y la evolucin que han sufrido, la proyeccin de determinadas pelculas en cada momento concreto y el consumo por parte de cada audiencia, ya que hubo (y hay) diferentes tipos de consumidores de cine con distintas formas de consumo.

Consideramos que la investigacin que presentamos se enmarca dentro de esta tendencia acadmica, y que tiene relevancia porque dar a conocer la percepcin de los jvenes de Barcelona sobre la experiencia de ir al cine y cmo esa experiencia ha podido evolucionar a lo largo de los aos. Una prctica social cuyas conclusiones sern extrapolables a ciudades de envergadura, poblacin y mbito cultural similares a las de Barcelona. Hemos encontrado distintas variables implicadas, desde las nuevas tecnologas que han modificado la forma de consumo de los productos audiovisuales -as se introduce la recepcin en la cuarta pantalla que conlleva la competencia de la industria con cada vez mejores pantallas o sistemas de sonido ms sofisticados en las salas- a las comodidades extra en las propias salas de exhibicin, lo que provoca que la experiencia de ir al cine tambin haya ido cambiando. Por ello, es imprescindible analizar y comprender cmo ha cambiado la forma de consumir el cine para poder sentar las bases de lo que ser el consumo del cine en el futuro.

Nos planteamos, pues, que los cambios tecnolgicos, sociales y econmicos han fomentado una evolucin en la experiencia sociocultural de ir al cine y que la forma de consumo del mismo es diferente. Definimos como hiptesis que el consumo en sala est centrado en la alta valoracin de la experiencia diferenciada, ya sea por la aportacin de tecnologa punta, la oferta de cine de contenido alternativo o las versiones originales. Las preguntas de investigacin que nos realizamos fueron:

- Qu motivos impulsan hoy en da a los jvenes a asistir a las salas de cine? Son los mismos que les impulsaban a concurrir como audiencia infantil o juvenil?

- En el contexto juvenil actual, la experiencia del ir al cine se ha convertido en un lujo econmico?, se seleccionan ms las pelculas y se prioriza el consumo social?

Para responder a estas preguntas hemos diseado unas variables de anlisis que desplegaremos con profundidad en el apartado del mtodo, pero que sintticamente son:

1.      Asistencia al cine: en compaa o solo;

2.      Hbitos en la experiencia de ir al cine;

3.      Percepcin del precio de la entrada del cine;

4.      Consumo de cine en el hogar;

5.      La importancia en la seleccin de la pelcula;

6.      Asistencia a cines con servicios diferenciados.

En una entrevista en profundidad de ms de 60 preguntas y con una duracin de 1:30h, como media por sujeto entrevistado, hemos conseguido respuestas que han sido analizadas cualitativamente y presentamos en el apartado de anlisis, y nos han dado resultados significativos que exponemos en el apartado de conclusiones.

 

Marco terico

 

Introduccin Histrica

La historia del cine en Barcelona comienza a finales del siglo XIX. Segn Garca Fernndez (2002), cuando el cine llega a Espaa, y por ende a Barcelona, lo hace en tres tipos de locales:

         Barracones: recintos sin los mnimos medios y con constantes problemas, como los incendios, provocados por los materiales inflamables con los que se construan dada su provisionalidad.

         Pabellones: locales bien dispuestos para la proyeccin y con condiciones mnimas de comodidad e higiene. Son los que mayoritariamente evolucionaran al conocido cine de barrio.

         Salas estables: aquellas que o bien desde sus inicios se conciben para el espectculo del cine y que pueden evolucionar hacia la sala de estreno o la gran sala de cine, o bien son teatros y alternan la representacin teatral con la proyeccin de pelculas.

 

El primer cine estable fue el Cine Napolen (1896), pas de ser barraca a sala de cine, y estaba orientado a las clases populares como un entretenimiento muy econmico. Segn Luzn, la reconversin de las salas cinematogrficas vendra de la mano legislativa, primero sobre las condiciones de seguridad e higiene, con normativas como las referidas a los materiales de construccin y como las que regulan el nmero de espectadores por sala. (Luzn, et. al., 2014: 5) As, encontramos el Reglamento de Polica de Espectculos Pblicos del 19 de Octubre de 1913 y su reconversin en 1935 (Garca Fernndez, 2002) donde se establecen estas condiciones mnimas, aunque muchas de ellas no se cumplan, como la normativa de no fumar o no llevar sombrero en la sala.

En Barcelona, las primeras salas de cine estables nacen tanto en el centro de la ciudad como en la periferia, compartiendo el espacio con los barracones itinerantes, mientras que los pabellones se distribuyen de manera ms discrecional solo entre los barrios tradicionalmente dedicados al consumo del ocio y las barriadas de la periferia. As, en los primeros treinta aos de la introduccin del cine como entretenimiento en la ciudad de Barcelona, 59 salas estables se construyen en la ciudad. A partir del momento en que el cine se comienza a explotar de forma comercial, este nuevo arte comienza a crecer y a formar parte de la cultura de la ciudad.

Para nuestra investigacin, ha sido necesario analizar la evolucin del cine en Barcelona desde 1980 a la actualidad, ya que nuestra muestra de estudio son jvenes nacidos en esa dcada y nos interesaba especialmente cmo han vivido la evolucin de la experiencia social de ir al cine, conocida como cinemagoing, dentro de la teora de investigacin de la Nueva Historia el Cine. Fue complicado encontrar fuentes de informacin bibliogrficas que narraran cmo evolucion el cine en la ciudad condal durante estas ltimas dcadas. Y es an ms complicado si queremos analizar la etapa de los ltimos 10 aos, ya que nicamente existen algunos datos cuantitativos de los institutos de estadstica del pas, y los artculos que la prensa escribe sobre el cine, centrados en la industria o las pelculas, pero escasamente en las salas o en la experiencia que supone el acto de consumo cinematogrfico ms all de las audiencias. Es por eso, que para conocer la historia del cine en este periodo, investigamos en profundidad en la hemeroteca de los peridicos ms influyentes.

El cine en Barcelona en la dcada de 1980 ya era una alternativa cultural y de ocio con protagonismo en el pas. Sin embargo, a partir de esta dcada, el cine entra en una etapa convulsa que le hizo evolucionar de una forma muy rpida, haciendo que el panorama cambiase radicalmente en poco ms de 30 aos.

El cine haba sufrido en los aos 60 una crisis debida, entre otros motivos, a la llegada de la televisin a los hogares espaoles, pero supo competir con una oferta diferenciada, enfocada hacia el mayor espectculo, y sigui creciendo. Las salas de cine se haban extendido por todo el territorio, y la rutina de ir al cine con la familia, los amigos o la pareja era un hbito normalizado entre los ciudadanos espaoles. En esa poca, prcticamente en todos los barrios de la ciudad de Barcelona haba salas de cine. Eran cines pequeos que tenan entre una y tres salas, con aforo limitado y donde la oferta de pelculas era ms bien escasa. Adems, eran salas muy sencillas donde todo funcionaba de forma mecnica o manual, desde la venta de los tickets, hasta la forma de proyeccin.

En 1984 en Espaa se produce la legalizacin de las salas X. Este fue un cambio importante para la historia del cine, porque adems de ser un reflejo de la reciente democracia implantada en el pas, supuso una nueva oportunidad para todas aquellas salas que estaban en decadencia y que decidieron abogar por el cine pornogrfico para mantenerse en pie. An as, muchas de estas salas acabaron cerrando y convirtindose en aparcamientos o supermercados (Luzn, et. al. 2014).

La informtica y su introduccin en todos los mbitos comerciales tambin lleg a las salas de cine en la dcada de los 80, de tal manera que a finales de la misma, la venta de entradas por ordenador incluso fue noticia. Este es uno de los primeros avances tecnolgicos de las salas de cine de Barcelona en el ao 1987. Venden las primeras entradas informatizadas, lo que permite que las butacas sean numeradas y que se puedan reservar en taquilla o con anticipacin.

 


Figura 1.

 

Macintosh HD:Users:Esgarfle:estegarfle:Documents:UAB Comunicacion Audiovisual:TFG:Recortes prensa:cuatro salas de un multicine.jpg

Fuente: La Vanguardia, 28 de diciembre de 1987, pg. 23.

 


El ltimo gran cambio importante de esta dcada fue la aparicin de las primeras multisalas o mltiplex, que consistan en la ampliacin del nmero de salas en los cines, y por lo tanto, la multiplicacin de la oferta cinematogrfica. A pesar de que nacen en la dcada de los aos 80, fue concretamente a partir de 1995 cuando comienzan a darse cambios que marcaran el nuevo curso de las salas de cine de la ciudad de Barcelona. Es en este ao cuando comienzan a afianzarse los primeros cines multisalas de la ciudad.

 


 

 

Figura 2.

Macintosh HD:Users:Esgarfle:estegarfle:Documents:UAB Comunicacion Audiovisual:TFG:Recortes prensa:Crece asistencia multisalas.jpg

Fuente: La Vanguardia, 1 de julio de 1995, pg. 59.

 


La principal novedad de estos cines era que posean ocho o ms salas de proyeccin. El aumento de las salas de proyeccin por cine provoc que aumentara considerablemente la oferta cinematogrfica. Por otro lado, las salas comenzaron a ser mucho ms grandes y con mucha ms capacidad que las que los ciudadanos podan encontrar en los cines de barrio. Esta tendencia se expande rpidamente por toda la ciudad. Los grupos con salas de cine que ya existan como el grupo Bala o el grupo Lauren deben adaptar sus cines ampliando el nmero de salas. Por otro lado, muchos de los tradicionales cines de barrios acaban cerrando sus salas, que van quedando obsoletas y no llenan el aforo. Los espectadores prefieren los nuevos cines multiplex, con salas ms grandes, con la ltima tecnologa, y que ofrecen ms servicios y comodidades.

Con la llegada del siglo XXI no vari mucho el panorama de las salas de cine de Barcelona. La tendencia ha seguido siendo la misma: el aumento de los cines multisalas en detrimento de los cines de barrio. Cada vez son ms los multisalas ubicados dentro de centros comerciales, o cercanos a reas comerciales. Es una tendencia que busca ver el cine como un complemento de ocio y de consumo ms que como un evento cultural. Adems, se fueron sumando muchos avances a nivel tecnolgico como las salas para ver pelculas en tres dimensiones, las salas con sonido Surround o sonido envolvente, las pantallas curvadas con un tamao mucho mayor al normal, o los asientos con vibracin.

A partir de 2008, la crisis econmica que comienza a sufrir el pas hace que se paralicen los proyectos de creacin de nuevas salas de cine. El cine empieza adems a tener una dura competencia en la piratera, que est muy extendida. La oferta cinematogrfica en internet es cada vez mayor y la forma de conseguir las pelculas es cada vez ms fcil. Muchas salas de cine siguen cerrando, especialmente las de menor tamao.


 

En la lista de cadveres aparecen el Rex, el Palacio del Cinema, el Renoir Les Corts, las salas de la empresa Lauren en Sant Andreu y en Grcia, el Alexandra, el Novedades, el Npols, el Casablanca y el Urgell, la sala ms grande que hasta el ao pasado tena la ciudad. La crisis inmobiliaria y la elevada inversin que precisan estos locales han propiciado que permanezcan anclados en el pasado (Elperiodico.com, 17 de mayo de 2012).

 


A las que permanecen en pie les cuesta sobrevivir cada da. El 1 de septiembre de 2012 entra en vigor la aplicacin del 21% de IVA para las ofertas culturales. Esta subida de los impuestos afecta de forma muy negativa tanto a la produccin como a la explotacin del cine.


 

Figura 3.

Macintosh HD:Users:Esgarfle:estegarfle:Documents:UAB Comunicacion Audiovisual:TFG:Recortes prensa:Subida IVA.jpg

Fuente: La Vanguardia, 3 de agosto de 2012, Pg. 22.


Los cambios sociales, econmicos y tecnolgicos son los principales factores que han afectado a la evolucin del cine en Espaa y, concretamente, en Barcelona. Durante el siglo XX esta evolucin ha sufrido en paralelo los acontecimientos que han sacudido Espaa; ha pasado por varias crisis econmicas, por una guerra civil, la larga postguerra y los aos de dictadura, la posterior transicin, y los ltimos aos de democracia donde los cambios de legislatura han marcado en parte el rumbo de las salas de cine. A pesar de las dificultades que ha tenido que afrontar, el cine sigue en pie despus de haber pasado ms de un siglo desde su llegada a Barcelona. Ha sabido adaptarse y progresar mostrndonos un panorama actual muy diferente al de sus inicios.

Uno de los problemas que ms preocupa a los espectadores en relacin al cine es la subida del precio de la entrada. La totalidad de los entrevistados de nuestro estudio durante la entrevista en profundidad habl de su preocupacin y descontento con el precio de la entrada a las salas de cine en Barcelona. Los precios han ido incrementando en las ltimas dcadas. En los ltimos 15 aos la tarifa prcticamente se ha duplicado, y muchos, hoy en da, consideran que el cine es un lujo.


 

Tabla 1: Precios por dcada

Dcada

Precio de media en un da laboral

1980-1990

130 pesetas (0,78)

1990-2000

300-500 pesetas (1,80 3)

2000-2010

5-7

Actualidad

8-10

 

 

 

 

 

 

 

Tabla de creacin propia con los datos extrados de http://www.ipcblog.es/la-evolucion-del-precio-del-cine-desde-1930/ y FACUA-Consumidores en Accin.

 


Los precios de las entradas de cine expuestos no son exactos ya que los mismos corresponden a la media nacional y pueden aumentar o disminuir dependiendo de la ciudad donde se encuentren las salas. Adems, el precio se puede ver incrementado en pelculas de estreno o proyecciones en 3D, o podra disminuir por las ofertas que haga cada sala de cine, como el da del espectador o los packs familiares. An as, FACUA-Consumidores en Accin denuncia que entre enero de 2004 y el mismo mes de 2014 el precio medio de la entrada en un da laborable ha subido un 45,2%. Adems, desvela que Barcelona es la ciudad ms cara para ir al cine, ya que acceder a una sala cuesta 9,11 euros de media el fin de semana.

En este panorama encontramos que el cine en Barcelona tiene dos vertientes muy diferenciadas. La primera es la de los cines multisalas, que se ubican cercanos a reas comerciales y que siguen ofreciendo una amplia gama de pelculas de todo tipo, con grandes estrenos y grandes inversiones en publicidad. Por otro lado, ha surgido una nueva tendencia ya que los cines que no llegan a estar al nivel de ventas de las multisalas necesitan encontrar la forma de singularizarse. Algunas de estas singularidades son la proyeccin de pelculas en versin original, que podemos encontrar en el cine Renoir Floridablanca, la proyeccin de filmes de autor que se promueve en los cine Verdi, o la proyeccin de estrenos pasados con precios en la entrada mucho ms baratos, que encontramos en la sala Texas, una antigua sala cerrada del barrio de Gracia que ha renacido el ao 2014. Son salas de cine que se han reinventado y modernizado buscando tener una personalidad propia y a las que la gente acude desde cualquier punto de la ciudad por la atraccin que siente hacia su especialidad.

 

New Cinema History

La llegada del cine a Espaa dio lugar de una forma progresiva a muchos cambios en la vida de las personas. El cine se fue estableciendo como un nueva alternativa de ocio que aportaba una experiencia social y cultural. Esta nueva actividad fue teniendo cada vez mayor importancia y fue entrando en la rutina de ocio de muchas personas. La evolucin de la industria del cine y la evolucin de las prcticas de consumo por parte de los espectadores han influenciado a la propia historia del pas. Es por eso que consideramos esencial analizar los cambios que han tenido lugar y los actores que han favorecido la evolucin del cine, una de las alternativas de ocio ms importantes del siglo XX.


 

Los espacios de consumo, la oferta y la seleccin de las pelculas, as como los rituales que conforman el hecho de ir al cine pasan a un primer plano desde esta perspectiva acadmica, que nos ofrece datos imprescindibles para poder entender la historia del cine de forma integral (Luzn, et. al. 2014: 2).

 


Los estudios sobre las experiencias de asistencia al cine, la exhibicin y la proyeccin de pelculas, o las salas de cine de las ciudades son escasos en los inicios de la literatura cientfica sobre el cine. A partir de los aos noventa, estos estudios se han ido volviendo ms comunes, as, encontramos autores como Allen (1990, 2006), Gomery (1992), Jancovich, Faire y Stubbings (2003), Kuhn (2002), Lozano, Biltereyst, Frankenberg, Meers, e Hinojosa (2013), Maltby (2006), Richards (2003) y Taylor (1989), y entre otros, que han sido los pioneros que han sentado las bases de la tendencia de investigacin acadmica del New Cinema History, que estudia las salas de cine, la programacin de las pelculas, y especialmente las experiencias y recuerdos de los espectadores sobre la prctica de ir al cine durante su vida. Esta corriente se ha ido aplicando en estudios realizados principalmente en Estados Unidos y en algunos pases de Europa, donde investigadores como los antes citados han explorado el desarrollo histrico del cine en sus pases y la oferta de pelculas determinada por el contexto histrico-social y han analizado el consumo histrico cinematogrfico.

A pesar de que esta tendencia de investigacin se est extendiendo, este tipo de estudios sobre la perspectiva de la nueva historia del cine en el resto del mundo son insuficientes. An as, podemos localizar bibliografa reciente en pases como Mxico, donde encontramos los estudios de Gmez (2004), Lozano, Biltereyst, Frankenberg, Meers, e Hinojosa (2013) y Rosas Mantecn (1998).

En el contexto espaol encontramos trabajos como los de Labanyi (2005), Letamendi y Seguin (2004, 2008), Luzn, Biltereyst, y Meers (2014) y Montero y Paz (2012), que iniciaron el estudio del New Cinema en Espaa o que han seguido desarrollando esta corriente de investigacin desde la perspectiva de la experiencia de consumo de cine en la vida cotidiana y la modernizacin del pas gracias a la interaccin del cinematgrafo.

 


Si las salas de cine se aceptaban como ndice de riqueza y de entretenimiento ms difundido, haba que separar una Espaa triste las zonas con pocos cines-, de otra quiz no alegre, pero en la que sus clases populares podan disfrutar de un ocio modestoy constante. Incluso gentes que no se sentan muy cercanas a la cinematografa reconocan que el cine era una de las formas de ocio ms importantes (Montero y Paz, 2012: 82).

 


Gmez afirma que el cine rene tres elementos importantes: una historia particular del cine como oferta cultural en un espacio local, una historia meditica dentro de los recuerdos y experiencias de sus pblicos, y una historia en su relacin con las culturas locales. Es imprescindible por lo tanto ir ms all de los datos cuantitativos y descubrir toda aquella informacin que nos puede dar el cine. (Gmez, 2004: 12)

Conocer el papel que ejerce el cine dentro de una sociedad nos aporta mucha informacin sobre las transformaciones que se han ido dando a lo largo de la historia. Nos ayuda a comprender la configuracin de esa sociedad, los cambios de una ciudad, la evolucin de los medios de comunicacin, y la relacin que tienen los ciudadanos con esos medios de comunicacin, especialmente con el cine de su ciudad.


 

La dialctica, por su parte, seala que el cine est inmerso en una formacin social. El cine es diferente en casa sociedad y en cada momento histrico porque las condiciones estructurales de las distintas formaciones existentes le imprimen un determinado carcter social, poltico, econmico y retrico, de ah que pueda hablarse de cine franquista, sovitico, fascista, etctera (Diez, 2003: 18).

 


En definitiva, la perspectiva terica del New Cinema History, nos permitir obtener experiencias y recuerdos de cada uno de los individuos, creando as un marco histrico que no slo aportar datos del consumo cinematogrfico, sino tambin de aspectos sociales, polticos o econmicos.

Esta corriente acadmica es muy importante en nuestro estudio ya que esperamos obtener informacin que nos ayude a comprender el papel del cine en la historia de la ciudad de Barcelona.

 

 

 


La experiencia sociocultural y su extensin al cine como gnero de masas

Como ya hemos nombrado anteriormente, uno de los pilares de la Nueva Historia del Cine es conocer los rituales que conforman los espectadores alrededor de la experiencia de ir al cine. Normalmente, las primeras veces que un individuo va al cine, lo hace acompaado de un adulto, generalmente un familiar. Desde la etapa de la niez se va generando un rito en torno al acto de ir a una sala de cine. Ese ritual ir evolucionando con cada individuo. Podr cambiar la compaa, la sala de cine a la que se asiste, la forma en que se va a la sala, lo que se consume mientras se visiona el film, o lo que se acostumbra a hacer al terminar la pelcula. Sin embargo, la variante que suele persistir es la de ir al cine en compaa de otras personas.

El cine, por lo tanto, no es nicamente un momento de ocio y diversin personal, sino que es una forma de relacionarse, de socializarse, de establecer vnculos afectivos, y de sentirse parte de una comunidad. Esto tiene especial importancia durante las etapas de la niez y de la adolescencia, donde se va desarrollando la personalidad del individuo y se socializa como individuo.


El tiempo libre es un espacio de experiencias significativas donde los jvenes son los nicos responsables de lo que hacen, donde los jvenes hacen realmente lo que quieren y no lo que tienen la obligacin de hacer. El tiempo libre es cada vez ms significante para los jvenes, el ocio y los medios de comunicacin se convierten en ms socializadores que antes (Figueras, 2007: 27).

 


El cine en la actualidad es un medio de comunicacin convertido en un objeto de consumo ms. Estos medios de comunicacin tienen una enorme carga simblica que en muchas ocasiones no se tiene en cuenta y que es necesario valorar especialmente cuando hablamos del consumo juvenil. El consumo no es simple consumismo, sino que tambin tiene que ver con la amistad, la diversin, las relaciones entre los sexos, la autoestima o la aceptacin (Martnez, 2002: 87).

En uno de sus artculos sobre la transformacin de la cultura local y los medios de comunicacin, Gmez escribe:

 


 

Se hace manifiesto a travs de las memorias de los sujetos una serie de competencias para evaluar y asistir al cine, un hbitus, porque la prctica de asistir al cine era una prctica social, una experiencia grupal y colectiva donde las personas se reunan, se vean, se relacionaban, y es por ello que el mundo social exterior al cine se introduca de alguna manera en las maneras de estar en su interior, en las salas, y se creaban circuitos con lo exterior. El cine era un espacio donde hombres y mujeres jvenes se reunan, se encontraban, para buscar pareja, o para que las parejas pudieran encontrarse (Gmez, 2004: 22).

 


El cine es un espacio de afirmacin social y la experiencia de ir a las salas cobra sentido cuando se comparte con otras personas. Para analizar la experiencia de ir al cine de un adolescente, no es importante conocer nicamente la sala a la que ha acudido, o la pelcula que ha escogido ver, es esencial conocer y analizar con qu personas ha experimentado el hecho de ir a una sala de cine. La mejor forma de comprender el poder socializador de las salas de cine es analizando la experiencia que los propios adolescentes tienen del hecho de ir acompaados a ver una pelcula.

La experiencia sociocultural del cine como gnero de masas tiene un papel importante en este estudio ya que una de nuestras hiptesis analiza los motivos que impulsan en la actualidad a los jvenes a asistir a las salas de cine. El aumento de precios de los ltimos aos ha favorecido que los jvenes consideren que el cine es un lujo econmico, por lo tanto han aumentado las exigencias de lo que el joven espera del cine. No slo hace una seleccin ms exhaustiva de las pelculas, sino que adems prioriza el consumo social.

 

Los jvenes como receptores: la importancia de hacer estudios de recepcin en juventud.

Los adolescentes viven en un mundo de trasformacin y construccin vital constante. La adolescencia es la etapa en la cual las personas comienzan a asentar las bases de su propia identidad y personalidad. Es una poca en la que adems comenzamos a comprender los efectos socializadores que nos ayudarn a estar integrados dentro de la sociedad. Nuestro entorno, nuestras creencias, nuestros gustos, nuestra rutinas estos y otros factores son los que determinarn el entorno social en el que iremos desenvolviendo nuestra vida, pero son los medios de comunicacin los ms determinantes:

 


 

En la empata de los jvenes con la cultura tecnolgica, que va de la informacin absorbida por el adolescente en su relacin con la televisin a la facilidad para entrar y manejarse en la complejidad de las redes informticas, lo que est en juego es una nueva sensibilidad hecha de una doble complicidad cognitiva y expresiva: es en sus relatos e imgenes, en sus sonoridades, fragmentaciones y velocidades que ellos encuentran su idioma y su ritmo (Martn Barbero, 2002: 3).

 


Tal y como Huertas y Frana (2001) explican, autores como Bandura y Walters (1977), Bechelloni y Buonanno (1997) y Thompson (1998) han publicado estudios donde consideran que los medios de comunicacin son transmisores de modelos de conducta, de modelos de yo, y, en consecuencia, colaboradores de la construccin de la identidad personal (Huertas y Frana, 2001: 5).

Los medios de comunicacin se han convertido en uno de los agentes socializadores ms importantes debido a la transmisin de diferentes imgenes y estereotipos que son adoptados por los y las adolescentes como modelos a seguir. An as, algunos estudios sostienen que la relaciones de amistad suponen una mayor influencia para el adolescente que los medios de comunicacin. Esto quiz se debe a que es en las relaciones sociales donde el adolescente experimenta realmente el mensaje que recibe de los medios (Luzn et al., 2009).

Autores como Fedele y Garca-Muoz (2010), Figueras (2007-2012), Garitaonandia, Jurasti, Pastor y Oleaga (1998), Huertas y Frana (2001), Pontn, F. (1994), y muchos otros, analizan el consumo audiovisual de los jvenes buscando patrones que identifiquen sus costumbres, rutinas o preferencias. La importancia de todos estos estudios sobre la audiencia juvenil se debe a que, segn Huertas (1998) los adolescentes son un target muy diferenciado del resto, porque su valor y rendimiento econmico dentro del sector del ocio est en alza.

Adems, la industria audiovisual est en persistente cambio y se ha hecho an ms palpable los ltimos aos. Constantemente aparecen en el mercado nuevas alternativas de consumo audiovisual que hacen que la industria del cine tenga que competir transformndose y se tenga que adaptar a los nuevos cambios y rutinas del pblico.

Para realizar este trabajo, es primordial que conozcamos la percepcin que tienen los jvenes de estos cambios, cmo aprecian la evolucin de la industria audiovisual y, en especial, la evolucin de la industria del cine.

Las transformaciones sociales en relacin a la cultura del ocio nos proporcionan un aumento del consumo de contenidos televisivos, cinematogrficos o radiofnicos, entre otros, recibidos a travs de las redes sociales, de la pantalla del televisor, de un mvil o de una tableta. Esta realidad debera plantear una mayor atencin a cmo siguen influyendo esos contenidos en la poblacin juvenil durante la etapa de construccin de las identidades. Los adolescentes estn expuestos constantemente a la evolucin de las nuevas tecnologas de la comunicacin y la informacin y son capaces de adaptarse a ellos y de actuar en consecuencia. Segn Fedele y Garca-Muoz las nuevas generaciones de jvenes han nacido y crecido en un entorno multimeditico, donde reciben constantemente estmulos de las muchas pantallas de diferentes medidas y funciones que los envuelven (2010: 5).

 

Mtodo

Segn Winner y Dominick (1996) existen cuatro tipos de investigacin cualitativa: estudios de observacin directa y simple, entrevistas abiertas o intensivas realizadas a travs de entrevistas en profundidad, grupos de discusin o entrevistas en grupo, y estudios de casos.

En el presente trabajo de investigacin se ha utilizado como metodologa la entrevista en profundidad. Este tipo de metodologa se diferencia de otros tipos en que utilizan muestras pequeas, transmiten motivaciones o razones de las respuestas de los encuestados, dan informacin detallada de los valores, motivaciones, experiencias y sentimientos de aquellos que son entrevistados, permiten realizar una observacin en profundidad de las reacciones implcitas y no verbales de los sujetos, suelen ser de larga duracin, la dinmica de la entrevista se ir desarrollando segn se va realizando y, existe su xito depende de la relacin que se establezca entre el entrevistador y el entrevistado.

La entrevista en profundidad, por lo tanto, es la metodologa ms acertada dentro de la corriente de la Nueva Historia del Cine, ya que nos aporta opiniones, vivencias y recuerdos por parte de los entrevistados que nos puede ayudar a comprender la evolucin histrica del cine en Barcelona.

Este proyecto se basa en un estudio de recepcin que analiza las dinmicas de los espectadores con respecto al consumo cinematogrfico y cmo ste afecta las rutinas sociales de los jvenes, en este caso especfico de la ciudad de Barcelona. El trabajo se llev a cabo a travs de la tcnica cualitativa de entrevistas en profundidad. En base al universo, y teniendo en cuenta que el estudio es cualitativo y que en ningn momento pretende ser representativo ni generalizable, establecimos una muestra de 20 jvenes de diversas edades y ambos sexos, entre los 20 y 30 aos y residentes en Barcelona. La seleccin de la muestra se ha realizado de forma aleatoria, por lo tanto no hay una discriminacin por religin, nivel socioeconmico o nivel cultural. La intencin es que en la muestra quedaran representados ambos sexos, la gama de edades de entre los 20 y 30 aos y todos los distritos de la ciudad de Barcelona.

Las preguntas del guin semi-estructurado estaban distribuidas en tres etapas: infantil, adolescente y joven.

La etapa de la infancia comprende desde el nacimiento hasta los 12 aos; la adolescencia de los 12 aos a los 18; y la juventud de los 18 a la edad actual del entrevistado. En el periodo previo a la realizacin de las entrevistas, durante la preparacin de las mismas, hemos visto que la rutina de ir al cine es muy diferente especialmente entre esas tres etapas: en la infancia el hecho de ir a una sala de cine implica el acompaamiento de un adulto; durante la adolescencia, es una de las primeras actividades de ocio que se realizan sin la supervisin de un adulto y la importancia reside en la experiencia social que le aporta ir a las salas con el grupo de amigos; y a partir de la etapa que denominamos juventud, la persona va al cine de una forma ms consiente a ver las pelculas, y no tiene tanta importancia la experiencia social como en la juventud. En las tres etapas se han repetido muchas preguntas que demuestran la evolucin de la persona en los hbitos de ir al cine. En la parte final de la entrevista se han aadido preguntas relacionadas con los hbitos actuales, la integracin de las nuevas tecnologas de la informacin en sus vidas y la forma en que ha podido cambiar su rutina de ir al cine, o sus opiniones sobre asuntos como la percepcin que tienen de la industria del cine en Barcelona en la actualidad.

Las entrevistas se llevaron a cabo durante enero y mayo de 2015, fueron grabadas en audio y vdeo, transcritas y posteriormente analizadas.

La forma de anlisis de las entrevistas se ha realizado mediante la bsqueda de palabras clave que ofrece el propio programa Word de Microsoft Office, en una primera aproximacin y la herramienta de anlisis Atlas.ti. en un segundo paso del anlisis de contenido. Las palabras buscadas en las entrevistas que han permitido el anlisis son aquellas que pertenecen a los campos temticos que se han definido y estn en relacin al objetivo del proyecto. El estudio consisti en la recopilacin de historias orales sobre experiencias, ancdotas, rutinas y recuerdos de los entrevistados al ir al cine.

Para desarrollar nuestro anlisis cualitativo establecimos las siguientes variables:

 

1)      Asistencia al cine: en compaa o solo

Las personas generalmente van al cine en compaa, especialmente durante la infancia y la adolescencia. Por lo tanto, consideramos importante analizar la importancia de la experiencia socializadora en el acto de ir al cine o por el contrario, los motivos que llevan al individuo a preferir ir al cine sin compaa.

 

2)      Hbitos en la experiencia de ir al cine

Descubrir los hbitos, rutinas o costumbres que se han creado en torno al acto de ir al cine. En muchos casos la experiencia de ir al cine se ha llegado a considerar un ritual.

 

3)      Percepcin del precio de la entrada del cine

El precio de la entrada del cine se ha ido incrementando gradualmente los ltimos aos. Analizamos la percepcin que tienen los jvenes de este incremento y las medidas que toman al respecto.

 

4)      Consumo de cine en el hogar

Las nuevas tecnologas de la informacin sumadas al nacimiento de Internet han permitido que el cine est al alcance de la gran mayora de forma gratuita. Analizamos los motivos que llevan a los jvenes a consumir cine en sus casas y qu otros motivos les mueven a seguir asistiendo a las salas de cine.

 

5)      La importancia en la seleccin de la pelcula

La oferta cinematogrfica de la que disponen los jvenes en la actualidad gracias a las nuevas tecnologas es infinitamente mayor que la oferta que pueden encontrar en las salas de cine. Es importante por lo tanto analizar de qu forma seleccionan las pelculas que consumen en las salas y qu elementos son los que priorizan.

 

6)      Asistencia a cines con servicios diferenciados.

En la actualidad, en la ciudad de Barcelona est naciendo una tendencia que consiste en la singularizacin de los cines, ofreciendo servicios diferenciados a los habituales de las salas comerciales. Analizamos si los jvenes se decantan por esta tendencia o si, por el contrario, siguen prefiriendo las salas de cine habituales.

 

Resultados

Los resultados que expondremos a continuacin son los datos obtenidos del anlisis de contenido de las entrevistas en profundidad realizadas entre el 1 de enero y el 10 de mayo de 2015. El procedimiento utilizado para obtener la informacin fue:

En primer lugar, realizar las entrevistas en profundidad a la muestra escogida. Las entrevistas fueron grababas en audio y vdeo. En segundo lugar, se procedi a la transcripcin de las mismas. El procedimiento para poder realizar un anlisis y obtener resultados de las respuestas de los entrevistados fue, en tercer lugar, hacer una tabla con bloques temticos ordenados en Causas y Consecuencias. Los bloques estn relacionados con los temas que se tratan en la hiptesis y con el objetivo del estudio. Dentro de cada bloque hemos seleccionado palabras que pertenecen a un mismo tema. Posteriormente, se ha buscado en todas las entrevistas esas palabras para analizar a qu hacen mencin los entrevistados utilizando la herramienta Atlas.ti. Por ltimo, se ha realizado una comparativa de todas las respuestas formulando conclusiones.

Los resultados que se expondrn a continuacin son los obtenidos de las entrevistas de nuestra muestra. La muestra escogida solo es representativa de la ciudad de Barcelona y extrapolable a su rango de edad. El hecho de realizar un anlisis cualitativo nos acerca a la realidad que viven los jvenes hoy en da y los lazos de relacin que establecen con el acto de ir al cine (cinemagoing). A continuacin mostramos la tabla de bloques temticos utilizada para realizar el anlisis.

 


 

TABLA 2: Categoras de causas y consecuencias

 

 

CAUSAS

Experiencia social:

 

Amigos

Pandilla

Grupos

Comunidad

 

Aumento de precio:

 

Subida del IVA

Lujo

Precio

Dinero

 

Mayor acceso a pelculas:

 

Internet

Porttil/Tablet

DVD

Televisin

 

 

 

 

CONSECUENCIAS

El cine como rito:

Ritual

Rutina

Costumbre

Hbito

 

Mayor seleccin de pelculas:

Buscar pelculas no americanas

Buscar crticas

Pedir recomendaciones

 

Experiencia diferenciada:

 

Cine de Autor

Versin original

Alta tecnologa

Cines Alternativos

Fuente: elaboracin propia.

 


La experiencia social de ir al cine.

La experiencia social del cine tiene especial importancia durante la etapa de la niez y de la adolescencia, donde se va desarrollando la personalidad del individuo y se tiene la necesidad de sentirse parte de la sociedad. Nuestra muestra est compuesta por jvenes, por lo tanto es muy importante que analicemos cmo han vivido ellos el factor socializador del cine. Mediante las entrevistas en profundidad, los entrevistados han podido contarnos cmo han vivido desde la etapa de la infancia a la actualidad esa experiencia social del cine.

La rutina que ms nos repiten los entrevistados se define en: quedar con otras personas, decidir la pelcula, comprar las entradas, disfrutar de las horas que dura el film y, finalmente, comentarlo y analizarlo con las personas con las que se ha asistido a la sala. Los 20 entrevistados afirman que les gusta compartir el cine con otras personas, que disfrutan yendo en compaa. Algunas de las respuestas que demuestran la importancia de los amigos en la rutina de ir al cine son las siguientes.

 

A la pregunta Con qu asocia de su juventud su experiencia de ir al cine?

*Una actividad para hacer con los amigos, todos juntos, y divertirnos. (NS, mujer 21 aos)

*Con la libertad de salir con tu amigas, sin tus padres, te sientes mayor, hacer vida social. (LB, mujer, 21 aos)

*Pues lo relaciono al grupo de amigas que es el que sigo teniendo actualmente, y que comenzamos quedando yendo al cine. (BH, mujer, 20 aos)

 

A la pregunta Qu diferencias encuentra entre el ir al cine en su infancia e ir al cine actualmente?

*Cuando era pequea el cine era el medio, el fin era estar con mis amigos y pasar el rato, y en la adolescencia el fin era poder salir sola (con amigas), sin mi madre. (EB, mujer, 24 aos)

 

A la pregunta Qu tipo de pelculas te gustaban?

*Las tpicas pelculas chorras americanas, de fiestas donde todos se emborrachan, de carreras Cualquiera me gustaba porque lo importante era que iba con los amigos. (GJ, hombre, 23 aos)

 

A la pregunta Las pelculas que te descargabas, las veas con amigos en casa, sola, o de qu forma?

*No las vea sola. Jams me ha gustado ir al cine sola y cuando veo a una persona sola en el cine pienso que es porque no tiene con quien ir y eso me parece muy triste. Y ahora, a veces en el cine aparecen pelculas que a mi me gustara ir a ver y pienso voy a ir sola, pero no, sola no, aunque tampoco quiero arrastrar a nadie a ver una pelcula que quiz no le interesa, pero si tengo que ir sola acabo no yendo. (EG, mujer, 21 aos)

 

A medida que crecemos y maduramos, se comienza a dar mayor importancia al cine como un acto cultural y por lo tanto, aunque muchos siguen yendo acompaados, no es algo esencial.

 

A la pregunta Con qu asocia de su edad adulta su experiencia de ir al cine? una entrevistada responda:

*Con pasar un buen rato, disfrutar de una pelcula, pensar me ha gustado el guin, me han gustado los actores, la fotografa Todo ms analtico.[] Es algo agradable, divertido, pero tambin es una actividad cultural, intelectual, ya comentas aspectos de la pelcula a parte de si te ha gustado o no, el por quLo asocio con algo bueno, no es ningn suplicio. (BG, mujer, 21 aos)

 

Y a la pregunta Qu diferencias encuentra entre el ir al cine en su infancia e ir al cine actualmente? otros entrevistados contestaban:

*Antes, la pelcula era lo de menos lo que me haca ilusin era ir la cine con mis amigas, comprar palomitas y luego quedarnos hablando. Ahora voy por la pelcula. (LB, mujer, 21 aos)

*Antes era ms puntual, el cine era una ocasin para hacer algo diferente. Y ahorapor ejemplo, me gusta mucho hacer fotos y el cine me inspira, me vienen ideas a la cabeza. Es diferente la manera. Es ms cultural. (MM, mujer, 22)

 

Si analizamos las respuestas de los entrevistados, el 100% de la muestra consideraba que la compaa de los padres o los amigos era imprescindible para ir a las salas de cine durante la etapa de la infancia. Dentro del periodo de la adolescencia, este porcentaje se reduce ligeramente, ya que, uno de los entrevistados afirma haber ido solo, sin compaa, en alguna ocasin al cine durante esta etapa. El panorama durante la juventud es diferente. Como hemos comentado anteriormente, muchos comienzan a darle importancia al cine por la pelcula que se va a consumir y no tanto por la experiencia social que les aporta.

 

El cine convertido en un ritual.

Las rutinas que tenemos para ir al cine son muy diversas. Para las personas puede tener mayor o menor importancia y podra ser ms habitual para unos y ms excepcional para otros. Sin embargo, ir a una sala de cine no es algo tan cotidiano como sentarse a ver un programa de televisin. Ir al cine implica escoger da y horario, trasladarse hasta una sala, escoger una pelcula, comprar la entrada Las personas tienen diferentes rutinas y costumbres alrededor del cine y conocerlos nos puede ayudar a comprender mejor la percepcin que tienen los espectadores del cine en la ciudad de Barcelona. Adems, conocer estos hbitos son una parte fundamental de la nueva historia del cine.

 

En las entrevistas realizadas a nuestra muestra, vemos que muchos de los sujetos utilizan palabras como rutina, costumbre, o ritual. Algunos ejemplos son los siguientes:

 

A la pregunta Cmo describira una tpica ida al cine cuando era nia? una de las entrevistadas contestaba:

*Yo lo viva como si fuera algo muy especial. Era la actividad del da, que estabas pensando todo el da en ella, como si fuera un ritual. La pelcula, las palomitas...me haca mucha ilusin ir al cine de pequea. (LB, mujer, 21 aos)

 

A la pregunta Quines eran sus actores favoritos cuando era nia?

*El que haca de Harry Potter. Yo crec con Harry Potter, tena 9 aos cuando se estren. Ah tambin haba rutina cada navidad, porque coincida tambin con el cumpleaos de mi hermana. Cada navidad bamos al cine el mismo da, en el cumple de mi hermana, y cada navidad desde que se estren Harry Potter coincida que se estrenaba tambin El Seor de los Anillos. As que durante aos fuimos al cine y mi madre y yo bamos a ver Harry Potter y mi padre y mi hermana se iban a ver El seor de los Anillos. Luego nos encontrbamos y nos contbamos las dos pelis. (GG, mujer, 22 aos)

 

A la pregunta Quin elega las pelculas cuando eras nia?

*Cuando iba con mi familia, mis padres y mi hermano, tenamos la costumbre de hacer votaciones. En papelitos de forma annima, cada uno pona el nombre de la pelcula que quera ver. La ms votada era la que veamos. Era una manera divertida de elegir pelculas. (AS, mujer, 25 aos)

 

A la pregunta Qu diferencias encuentra entre el ir al cine en su infancia e ir al cine actualmente?

*Cuando era pequea iba al cine muchsimo me gustara o me interesara la pelcula o no. Iba porque era como una rutina, ir cuando no sabamos que hacer, y la entrada estaba mucho ms barata y te lo podas permitir. (BH, mujer, 21 aos)

 

Como podemos ver por las preguntas a las que se hace referencia y las respuestas de los entrevistados, las rutinas en relacin al cine tiene especial importancia durante las etapas de la infancia y la adolescencia.

Sin embargo, durante la etapa de la juventud, el acto de ir al cine se vuelve algo ms cotidiano, pierde la magia que se le ve en la infancia y se vuelve algo ms espontneo, menos planificado y rutinario.

 

A la pregunta Cmo describira una tpica ida al cine en su edad adulta? una entrevistada responda:

*Ya no quedas como plan de ir al cine, no lo planificas con mucha antelacin como en la adolescencia. Ahora estas tomando algo en un bar y surge, ay, vamos a mirar una peli y miras las que hay, el horario y vas. (GG, mujer, 22 aos)

 

Y a la pregunta Qu diferencias encuentra entre el ir al cine en su infancia e ir al cine actualmente? otros de los entrevistados respondan:

*Antes era todo mucho ms alegre, ibas al cine y te lo pasabas muy bien. Ahora no es tan espectacular, porque lo tienes todo ms a mano. Antes ibas con 8 personas y ahora es difcil encontrar gente que quiera ir al cine, es raro que vayan 3. (GJ, hombre, 23 aos)

*Yo creo que ha perdido la magia de ir a la sala. De estar en la sala con las palomitas. Esa magia que puedes tener cuando eres nio. Ahora se ha vuelto ms cotidiano. (JJ, mujer, 26 aos)

*Antes era ms puntual, el cine era una ocasin para hacer algo diferente. Y ahorapor ejemplo, me gusta mucho hacer fotos y el cine me inspira, me vienen ideas a la cabeza. Es diferente la manera. Es ms cultural. Me gusta meter cosas que considero especiales en el mi da a da y convertirlas en algo cotidiano. (MM, mujer, 22 aos)

*Me sigue gustando mucho, lo sigo viviendo con ilusin porque no es algo que hagas cada da. Aun as no es como cuando eres pequeo que es el evento de la semana. Ahora lo disfruto, pero lo vivo como algo ms normal, ms cotidiano. (LB, mujer, 21 aos)

Aunque nuestro estudio ha sido especficamente cualitativo, nos ha parecido significativo ilustrarlo cuantitativamente con los datos que de las entrevistas en profundidad hemos extrado en relacin a las preguntas que realizbamos a la muestra. Esta ilustracin no ha variado en absoluto nuestro anlisis o conclusiones, pero permite visualizar grficamente la experiencia sociocultural de ir al cine de nuestra muestra:

 


 

 


Grfica 1: Resultados de cmo van al cine Grfica 2: Resultados de cmo consideran el cine

Fuente: elaboracin propia Fuente: elaboracin propia

 


El cine, un nuevo lujo.

En el contexto histrico del cine en Barcelona hemos analizado la forma en que lleg el cine a la ciudad. Las primeras salas eran barracones donde se hacan proyecciones orientadas a las clases populares como un entretenimiento muy econmico, evolucionan a los Palacios de Cine y crecen en los denominados Cines de Barrio, donde van a encontrar su pblico ms extendido. Si las salas de cine se aceptaban como ndice de riqueza y de entretenimiento ms difundido, haba que separar una Espaa triste las zonas con pocos cines-, de otra quiz no alegre, pero en la que sus clases populares podan disfrutar de un ocio modestoy constante. (Montero y Paz, 2012: 82).

Pero de las barracas y del ocio para las clases ms populares hemos vivido una inversin en el rol que predomina en la experiencia social de ir al cine, ya que esta no es la percepcin que tiene la audiencia entrevistada.

Uno de los temas ms recurrentes de las entrevistas ha sido el precio de la entrada de cine. En las tres etapas que tratamos preguntamos a los entrevistados si recuerdan el precio de la entrada de cine, y ya en esas respuestas podemos ver como la evolucin ha sido claramente ascendente. Sin embargo, los entrevistados hablan de este tema tambin en otras preguntas. En el contexto histrico del cine en Barcelona hemos analizado la subida de precios de los ltimos aos desde el punto de vista cuantitativo, pero con las entrevistas en profundidad podemos analizar de qu forma afecta a la sociedad este incremento.

Son muchos los entrevistados preocupados por el aumento del precio en las entradas a las salas de cine, y eso se demuestra en que en ms de una pregunta, la respuesta ha estado relacionada con este asunto.

 

A la pregunta Cmo crees que ha cambiado la industria del cine? algunos contestaban:

*Yo creo que la gente va mucho menos al cine en Barcelona porque casi todos tenemos acceso a las pelculas por internet, y la gente no ve la necesidad de pagar 8 cuando puede ver la pelcula en casa y gastar ese dinero en otra cosa. Se est perdiendo mucho pblico, las salas casi nunca est llenas, pero es que si la gente no tiene dineroTampoco ayuda que suban los precios de las salas. An as sigue habiendo gente que va al cine, que disfruta de ir al cine, y que no le importa pagar ese dinero. Es cuestin de preferencias y de tener la posibilidad y el dinero para gastarlo en eso. (BG, mujer, 21 aos)

*[] Las salas de proyeccin han impulsado una estrategia empresarial equivocada a raz de los precios prohibitivos. No entiendo que les salga a cuenta tener salas medio vacas cuando la gente paga 9, cuando ponindolas a 3 tienen el doble de gente en las salas o ms, as que no entiendo el modelo de negocio. Los das de oferta se les llena, y la gente hace reservas. No entiendo cmo no se les pasa por la cabeza bajar de 9 a 5. (EL, hombre, 28 aos)

*Siento que se est infravalorando el cine, porque est tan caro que la gente prefiere buscarse la vida y ver las pelculas en otro sitio que pagar por ir al cine. Ha cambiado en cuanto a que la calidad es mejor, los cines han ido a mejor, pero la gente va menos a no ser que sean das de ofertas. En esos das se ve que la gente quiere ir al cine, si les pones facilidades irn, porque les encanta. Si baja el precio ves que la gente se motiva y va mucho ms. (GJ, hombre, 23 aos)

*Yo creo que se ha reducido la gente que va al cine. Bsicamente porque el precio de la entrada ha subido. Antes el cine era una actividad del fin de semana y ahora es casi un lujo que la gente no est dispuesta a permitirse. (NS, mujer, 21 aos)

*Ahora hay muchas menos salas de barrio porque son ms rentables los multicines. En cuanto al precio de las entradas, los ltimos aos, que se ha hecho la fiesta del cine, se ha demostrado que si se baja el precio es mucho mejor porque durante esos das se triplica e incluso ms, la gente que va a al cine. Yo creo que los precios son excesivos. Ir al cine debera ser mucho ms normal, no tener la sensacin de que casi he ahorrado para poder comprarme la entrada para ir al cine. (LB, mujer, 21 aos)

 

Adems, en la actualidad existen otros medios alternativos para consumir audiovisual sin tener que ir a las salas de proyeccin. Una de las tendencias ms extendidas de los ltimos aos es el consumo de filmes a travs de internet ya que brinda la posibilidad de consumir una gran oferta de pelculas que jams encontraras en las salas, ya sea por alquiler o de forma gratuita.

*El cine ha cambiado mucho debido al alto IVA cultural y a los cambios tecnolgicos como las descargas por Internet. Ahora es muy sencillo descargarte pelculas por Internet o verlas por streaming. Adems hay una gran variedad; pelculas de todo el mundo, antiguas, actuales, de autor (AS, mujer, 25 aos)

*[]Internet te abre las puertas a un sinfn de pelculas. (GG, mujer, 22 aos)

*[]Si las pelculas que me descargo estuvieran en el cine ira. (JJ, mujer, 26 aos)

*El cine siempre ha sido importante, pero el hecho de ir al cine ya no tanto. Eso de quedar para ir al cine ya no se hace tanto como era antes, al menos para m. Si quiero ver una pelcula la veo en mi casa sola. Sobretodo por el precio. A m las pelculas me siguen gustando, pero ir al cine y gastarme tanto dinero para ver una pelcula de dos horas y volver a casaTenemos tan fcil la piratera, y coger el ordenador y verlo en tu casa, que para qu ir hasta all?. Ahora quieren abrir el Lauren que estaba cerca de mi casa con pelculas en versin original. A ese si ira, porque sera algo diferente. (BH, mujer, 21 aos)

 

De los 20 entrevistados, 18 (el 90%) afirman que con frecuencia consume cine en casa. Tan slo una de esas 18 personas suele descargar las pelculas o verlas en DVD, los otros 17 afirman que lo ms habitual es verla por streaming.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grfica 3: Resultados de consumo cinematogrfico


Fuente: elaboracin propia

 


Una seleccin rigurosa.

Los jvenes de la muestra seleccionan de forma ms exhaustiva las pelculas que van a consumir en el cine. Esto se debe principalmente a dos factores que hemos expuesto anteriormente. El primero es la prioridad experiencial del individuo. Como hemos visto anteriormente, la mayora de los jvenes entrevistados da prioridad a la pelcula que va a consumir, ya que considera que ir al cine es una actividad cultural por encima de la experiencia social. El segundo factor es el precio. Los jvenes seleccionan muy bien las pelculas que desean consumir en el cine porque consideran excesivo el precio de la entrada y saben que podran ver cualquiera de esas pelculas de una u otra forma. Por lo tanto, escogen de antemano, saben que lo que les aporte compensar la inversin realizada.

Los siguientes testimonios de los entrevistados reflejan de qu forma seleccionan ellos las pelculas que desean ver y qu motivos tienen para elegir tan cuidadosamente:

 

A la pregunta Qu diferencias encuentra entre el ir al cine en su infancia e ir al cine actualmente?

*Cuando era pequea iba al cine muchsimo me gustara o me interesara la pelcula o no. Iba porque era como una rutina, ir cuando no sabamos que hacer, y la entrada estaba mucho ms barata y te lo podas permitir. Ahora la entrada esta mucho ms cara y lo analizas mucho ms. Solo vas de vez en cuando, en ocasiones especiales y porque sabes que la pelcula te gustar. (NB, mujer, 22 aos)

*Pues que antes ibas al cine ms a menudo sin importarte quiz el ttulo de la pelcula y ahora personalmente, los ttulos que voy a ver los selecciono muchsimo ms. Cuando era ms pequea le deca a mi madre mam, est esta pelcula, llvame a verla y me llevaba; durante la juventud haca lo que decida el grupo, as que durante la infancia y juventud me daba igual la pelcula que fuera, y ahora los ttulos los selecciono muy meticulosamente. (EG, mujer, 21 aos)

*Ahora cada vez que voy al cine lo valoro mucho ms. Antes iba mucho ms a menudo. Adems, antes era cualquier pelcula vala y ahora al ir menos, intento seleccionar mejor los films. Me gustara ir mucho ms al cine pero debido a su alto precio, me miro ms pelculas en casa. Eso s, cuando voy al cine lo valoro mucho ms, me gusta comprar la entrada con antelacin y esperar rato en la sala a que empiece la pelcula. (AS, mujer, 25 aos)

Antes seguramente iba a ver cualquier pelcula que hicieran aquel fin de semana y ahora s muy bien las pelculas que escojo. Normalmente no voy a ver una pelcula sin saber de qu trata y haber ledo si las criticas son buenas o malas. (NS, mujer, 21 aos)

 

Y a la pregunta Quin elega las pelculas?

*Entre todas. Con la persona con la que voy, miramos las pelculas que hay, buscando de que va, las crticas en Filmaffinity y decidimos. (EB, mujer, 25 aos)

 

En los ltimos aos debido a la crisis, entre otros factores, los cines ms pequeos, o los que estn localizados en barrios alejados de las reas comerciales, han vivido situaciones econmicas complicadas y les ha resultado difcil competir con las grandes salas. Muchos de estos cines han cerrado, como hemos visto anteriormente en el contexto histrico del cine en Barcelona. Sin embargo, otros han optado por la tendencia de buscarse una personalidad propia. Esta personalidad propia les permite diferenciarse de los cines ms grandes y aportar un nuevo servicio a aquellos espectadores a los que no les guste el cine comercial. Los servicios que normalmente ofrecen estos cines son las pelculas en versin original, cine de autor, ciclos de cines temticos, reposiciones de pelculas antiguas y precios ms baratos.

 

A la pregunta Qu cosas crees que son indispensables en un cine? algunos entrevistados contestaban:

*Pues yo me dirijo siempre a salas pequeas, porque tienen cine de autor y en versin original. A las comerciales a penas voy ya. Me esfuerzo por buscar pelculas en versin original. Tambin voy mucho a cines con reposiciones, o a cines que hacen ciclos donde te dan un boleto que por 10 pelculas cuesta menos o cosas as. Hay muchas propuestas en Barcelona que merecen la pena. (EB, mujer, 25 años)

*A parte de que sea pequeo, me gustan mucho las salas que son en versin original, que muy pocos cines lo ofrecen. Me gusta que sea una experiencia ms ntima. Se debera bajar el precio y promover las salas pequeas de barrio, no slo las de centro comercial porque no s, ir a una gran sala me hace sentir ms consumista que si voy a una pequea. Tambin el tipo de pelculas que proyectan, que suelen ser diferentes, las multicines deberan ofrecer tambin la versin original. (LB, mujer, 21 aos)

 

Y la pregunta Le gusta algn cine en particular? otros contestaban:

*Ahora el Texas porque es asequible. Est demostrando que las salas de proyeccin no tienen que ofrecer necesariamente la ltima novedad, el inters que genera a la gente el cine no es porque sea la ltima novedad y ms hoy en da que la gente no va tanto al cine. La poltica de proyectar pelculas que se estrenaron hace un ao y a precios populares se esta demostrando que funciona. Es una oportunidad para descubrir productos audiovisuales que de otra forma no habra podido descubrir en otras salas de proyeccin. Adems estn en versin original subtitulada. (EL, hombre, 28 aos)

*Ahora a los que ms suelo ir es a los Renoir Floridablanca. Pero a veces, dependiendo de la peli, voy a los Bala de Sants o a los Verdi que hacen versin original, o cosas as. (MM, mujer, 22 aos)

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grfica 4: Resultados de preferencia de salas cinematogrficas

Fuente: elaboracin propia

 


Conclusiones

El anlisis de las entrevistas demuestra la importancia de los amigos en la experiencia de ir al cine, especialmente en la etapa de la adolescencia. El cine cobra importancia por la compaa y no tanto por la pelcula que se desea ver. A medida que crecemos y maduramos, se comienza a dar mayor importancia al cine como un acto cultural y por lo tanto, aunque muchos siguen yendo acompaados, no es algo esencial.

Si analizamos las respuestas de los entrevistados, el 100% de la muestra considera que la compaa de los padres o los amigos es imprescindible para ir a las salas de cine durante la etapa de la infancia. Dentro del periodo de la adolescencia, este porcentaje se reduce ligeramente, ya que, uno de los entrevistados afirma haber ido sin compaa en alguna ocasin al cine durante esta etapa. El panorama durante la juventud es diferente. Como hemos comentado anteriormente, muchos comienzan a darle importancia al cine por la pelcula que se va a consumir y no tanto por la experiencia social que les aporta.

En conclusin, el factor social que tiene la experiencia de ir a las salas de cine es indiscutible, ya que en cualquiera de las etapas estudiadas, la mayora de los entrevistados afirma ir acompaado. Sin embargo, podemos percibir una evolucin en cuanto a la importancia que tiene para los entrevistados la compaa en el consumo cinematogrfico. Se demuestra que la experiencia socializadora es una prioridad en las etapas de la infancia y la adolescencia; mientras que, durante la juventud, la prioridad es la experiencia que aporta consumir el film y la compaa queda en un segundo plano experiencial.

Las rutinas en relacin al cine tienen especial importancia durante las etapas de la infancia y la adolescencia. Sin embargo, durante la etapa de la juventud, el acto de ir al cine se vuelve algo ms cotidiano, pierde la magia que se le ve en la infancia y se vuelve algo ms espontneo, menos planificado y rutinario. Por lo tanto, los rituales y rutinas que se configuran en relacin al acto de ir al cine a partir de la infancia tienen especial relevancia para los espectadores. Es una etapa en la que el cine es sorprendente, es considerado una actividad especial y fuera de la cotidianidad del da a da. Sin embargo, a partir de la juventud, ir al cine se va convirtiendo en un plan ms espontneo y menos planificado que puedes realizar cualquier da de la semana.

A pesar de que es difcil encontrar datos cuantitativos que demuestren que la asistencia a las salas de cine ha disminuido y que la causa son los precios y los avances tecnolgicos que permiten consumir cine en los hogares, es esa la percepcin que tienen los entrevistados. La totalidad de los 20 entrevistados considera que el precio actual de las salas de cine es excesivo y que es uno de los motivos que a ellos les hace replantearse si ir a las salas de cine o no. El 100% de la muestra afirma que si los precios fueran ms bajos seguramente iran con mayor frecuencia a las salas de cine.

Adems, en la actualidad existen multitud de medios alternativos para consumir pelculas sin tener que ir a las salas de proyeccin. Una de las tendencias ms extendidas de los ltimos aos es el consumo de cine a travs de internet ya que brinda la posibilidad de consumir una gran oferta de pelculas que jams encontraras en las salas y de forma gratuita. En la actualidad, es inviable comparar el cine con Internet. Los precios de las salas de cine no son competitivos en relacin a la oferta por alquiler o inclusive gratuita que ofrece Internet. El cine est tendiendo en la actualidad a ofrecer servicios especficos y diferenciadores como son las pelculas de autor que rara vez se pueden encontrar en la red, ciclos de cine temticos o filmes en versin original.

En conclusin, los jvenes seleccionan ahora mucho ms las pelculas que desean consumir en el cine. Se informan a travs de internet o se basan en recomendaciones de personas que han visto las pelculas anteriormente. Rara vez dejan al azar la eleccin de la pelcula. El motivo por el que la seleccin es tan rigurosa, como hemos dicho anteriormente y como se ve demostrado en los testimonios, se debe principalmente a la importancia que los jvenes le dan al factor experiencial de la pelcula, al elevado precio de la entrada de las salas de cine en la actualidad, y a la gran oferta que brinda Internet.

Como podemos ver, para nuestros entrevistados la experiencia de ir al cine va ms all de consumir una pelcula. Los principales motivos que les llevan a seguir yendo a las salas de cine a pesar de tener una amplia oferta en la red, son la calidad y la vivencia experiencial que les aporta. Hemos analizado anteriormente la exigencia que los entrevistados muestran a la hora de ir al cine y escoger una pelcula debido al factor precio, entre otros, pero una vez decidida esta opcin, sacan todo el partido posible a la experiencia que les aporta consumir una pelcula en una sala de cine.

Vemos que el hbito de ir a cines donde la experiencia es diferenciada es una tendencia que va en aumento, a pesar de que no est completamente extendida. Este tipo de cines ofrece un servicio que satisface a todas aquellas personas que a pesar de que les gusta consumir los filmes en las salas, consideran que los precios y el tipo de pelculas que ponen en los multisalas ms comerciales no merecen la inversin.

 


 

Referencias

 

Allen, R. C. (1990). From exhibition to reception, reflections on the audience in film history. Screen, 31(4), 347-356.

Allen, R. C. (2006). Relocating American film history. Cultural Studies, 20(1), 44-88.

Bechelloni, G. & Buonanno, M. (1997): Television Fiction and identities. Florencia: Ipermedium.

Diez Puertas, E. (2003). Historia social del cine en Espaa. Vol. 134. Madrid: Editorial Fundamentos.

Fedele, M. & Muoz, N. G. (2010). El consumo adolescente de la ficcin seriada. Vivat Academia, (111), 48-65.

Figueras, M (2007). Manuales de la esfera privada. La identidad a travs de las revistas juveniles femeninas. CLIJ, 202, 26-30.

Figueras, M (2012). Juventud y discurso meditico. El tratamiento periodstico de las personas jvenes en Catalua. Revista Mediterrnea de Comunicacin. (3), 1, 29-33.

Garca Fernndez, E.C. (2002). El cine espaol entre 1986 y 1939. Madrid: Ariel.

Garitaonandia, C.; Jurasti, P.; Pastor, F. & Oleaga. J.A. (1998): Las relaciones de los niños y de los jóvenes con las viejas y nuevas tecnologías de la información, Zer, 4, 131-161.

Gomery, D. (1992). Shared pleasures: A history of movie presentation in the United States. Madison, Wis: University of Wisconsin Press.

Gmez Vargas, H. (2004). Todas las mañanas del mundo. Transformaciones en la cultura local y en medios de comunicacin. La experiencia de las mujeres en el cine en la ciudad de Len, Guanajuato (1955-1975). Tesis de Doctorado. Mxico: Universidad de Colima.

Gonzlez Lpez, P. (1987). Els anys daurats del cinema clssic a Barcelona (1906-1923). Barcelona: Ediciones 62.

Huertas A. & Frana M.E. (2001). El espectador adolescente. Una aproximación a cómo contribuye la televisión en la construcción del yo. Zer, 11, 331-332.

Jancovich, M., Faire, L., & Stubbings, S. (2003). The place of the audience: Cultural geographies of film consumption. Londres: British Film Institute.

Kuhn, A. (2002). An everyday magic: Cinema and cultural memory. Londres: I. B. Tauris.

Labanyi, J. (2005). The mediation of everyday life: an oral history of cinema-going in 1940s and 1950s Spain. Studies in Hispanic Cinemas, 2 (2), 105-108.

Letamendi, J. & Seguin, J.C. (2004) Los orgenes del cine en Catalua. Barcelona: Generalitat de Catalunya & Filmoteca Vasca.

Letamendi, J. & Seguin, J.C. (2008) La llegada del cinematgrafo a Espaa (1896-1897): Metodologa y esbozo. Secuencias, 28, 13-26.

Lozano, J. C., Biltereyst, D., Frankenberg, L., Meers, P., & Hinojosa, L. (2013). Exhibicin y programacin cinematogrfica en Monterrey, Mxico de 1922 a 1962: un estudio de caso desde la perspectiva de la Nueva historia del cine. Global Media Journal Mxico, 9(18), 73-94.

Luzn, V., Figueras, M., & Jimenez, M. (2009). La imagen de los/as adolescentes en el prime time televisivo. Transmisin, consumo y recepcin. Barcelona: Universidad Autnoma de Barcelona. Disponible en Internet (25.01.2016): http://www.inmujer.es/documentacion/Documentos/DE0036.pdf

Luzon, V., Meers, P., Lozano, J. C., & Biltereyst, D. (2014). La memoria histrica del cine en Barcelona: una mirada al pasado a travs de la experiencia de consumo de los espectadores. Miscelnea sobre el entorno audiovisual en 2014, Madrid: Fragua. 619-640.

Maltby, R. (2006). On the prospect of writing cinema history from below. Tijdschrift voor Mediageschiedenis, 9(2), 74-96.

Martn Barbero, J. (2002). Jvenes: comunicacin e identidad. Pensar Iberoamrica. Revista De Cultura, 0, 1-9. Disponible en internet (22. 05.2016):

http://www.oei.es/pensariberoamerica/ric00a03.htm

Martnez, R. (2002). Cultura juvenil i gnere. Barcelona: Generalitat de Catalunya, Secretaria General de Joventut, Collecci Estudis 8.

Meers, P., Luzon, V., Lozano, J. C., & Biltereyst, D., Cabeza, E. (2014). Metodologas de investigacin para la "nueva historia del cine". Miscelnea sobre el entorno audiovisual en 2014, Madrid: Fragua. 711-723.

Montero, J. & Paz, M.A. (2012). Lo que el viento no se llev: el cine en la memoria de los espaoles (1931-1982). Barcelona: Rialp.

Pontón, F. (1994): El diseño de la programación infantil y juvenil en televisión. Radiotelevisión Valenciana (comp.): Televisión. Niños y jóvenes, 113-120. Valencia: RTVV.

Richards, H. (2003). Memory reclamation of cinema going in Bridgend, South Wales, 1930-1960. Historical Journal of Film, Radio and Television, 23(4), 341-355.

Rosas Mantecn, A. (1998). El cine y sus pblicos en Mxico: un balance bibliogrfico. Versin, 8, 227-247.

Paz, M.A. (2003). The Spanish Remember: Movie Attendance during the Franco Dictatorship 1943-1975. Historical Journal of Film, Radio and Television, 23(4), 357-374.

Taylor, H. (1989) Scarletts Women: Gone With The Wind and its Female Audience. Londres: Virago.

Thompson, J.B. (1998): Los medios y la modernidad. Barcelona: Paidós.

Winner, R. & Dominck (1996). La investigacin cientfica de los medios de comunicacin. Barcelona: Bosch.

 

Prensa diaria en formato electrnico:

Cuatro salas de un multicine barcelones venden por primera vez entradas mediante ordenador. (1987, diciembre). Consultado el 25 de febrero de 2016 de http://www.lavanguardia.com/hemeroteca/

La subida del IVA costara 43 millones de espectadores. (1995, julio). Consultado el 25 de febrero de 2016 de http://www.lavanguardia.com/hemeroteca/

Los cines cerrados. (2012, agosto) Consultado el 25 de febrero de 2016 de http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/barcelona-ciudad-los-cines-cerrados3275528

 

Otras fuentes

 

http://www.facua.org/

http://www.ipcblog.es/la-evolucion-del-precio-del-cine-desde-1930/