EXHIBICIN Y DIVERSIDAD CINEMATOGRFICA EN LA DCADA DE LOS CUARENTA. EL CASO DE SALAMANCA, ESPAA

CINEMATOGRAPHIC SCREENING AND DIVERSITY IN THE 1940S. THE CASE OF SALAMANCA, SPAIN

 

Marta Fuertes

 

Universidad de Salamanca. Instituto de Iberoamrica.

 

Irene Lpez

 

Universidad de Salamanca.

 

Resumen

Este artculo est inspirado en la perspectiva terica de la Nueva Historia del Cine (New Cinema History) y sobre todo en el trabajo coordinado por Lozano en la ciudad de Monterrey Mxico. En esta ocasin el estudio de caso se realiza en la ciudad espaola de Salamanca, con un anlisis de la exhibicin cinematogrfica en la dcada de los cuarenta del siglo XX. La evolucin y las caractersticas de las infraestructuras cinematogrficas as como el estudio de la programacin en dichas salas segn criterios de diversidad dan cuenta de la importancia econmica y cultural que en el desarrollo de una sociedad tiene esta industria cultural. La investigacin se asienta en un trabajo documental en los archivos de la ciudad y en los diarios locales durante los diez aos analizados con una muestra de 120 peridicos consultados. El incremento del nmero de salas segn avanza el periodo de estudio tiene como consecuencia un incremento del volumen de pelculas proyectadas, triplicndose del inicio al final del periodo. A pesar de los bloqueos internacionales, se confirma el predominio de los filmes estadounidenses (60% de las proyecciones), as como la tenue presencia de coproducciones. La actualidad de las pelculas se ha determinado baja al no llegar a la mitad las estrenadas en su ao de produccin.

 

Palabras clave: Nueva Historia del Cine Salas de cine - Programacin cinematogrfica Diversidad cultural Salamanca, Espaa.

 

Abstract

This article is inspired by the theoretical perspective on the New Cinema History and especially by the coordinated work of Lozano in the city of Monterrey in Mexico. In this instance the case study is undertaken in the Spanish city of Salamanca through an analysis of the cinematographic sector in the fourth decade of the 20th century. The evolution and characteristics of cinematographic infrastructure, as well as the study of listings in said venues according to diversity criteria show the economic and cultural importance that this industry has in shaping of an entire society. The research is based on a documentary work in the archives of the city and local newspapers analyzed using a sample of 120 newspapers. The increase in the number of cinema venues in the study period shows a threefold increase in the volume of screened films. The dominance of American films is evident (60% of all screenings), as well as the tenuous presence of co-productions. Recency of the films was determined as low, as only half of the films were screened within a year of their release.


Exhibicin y diversidad cinematogrfica en la dcada de los cuarenta. El caso de Salamanca, Espaa

Este artculo se realiza bajo la perspectiva terica de la Nueva Historia del Cine (New Cinema History) y sobre todo est inspirado en el trabajo coordinado por Lozano en la ciudad de Monterrey, Mxico (Lozano, Biltereyst, Frankenberg, Meers, & Hinojosa, 2012) en el que se hace hincapi en la importancia de analizar la explotacin econmica de las salas de cine, las lneas histricas en el desarrollo de la exhibicin cinematogrfica y el origen y gnero de la oferta de pelculas as como los patrones de su exhibicin. En esta ocasin el estudio de caso se realiza en la ciudad espaola de Salamanca, con un anlisis de la exhibicin cinematogrfica en la dcada de los cuarenta del siglo XX (1940-1949). En primer lugar, se analizan las infraestructuras cinematogrficas de la ciudad para despus pasar al estudio de la programacin de dichas salas utilizando criterios de diversidad de formato y de nacionalidad de producciones, directores e intrpretes.

Este estudio est englobado dentro de otro mayor, auspiciado por el Grupo de Investigacin Interdisciplinar en Industrias Creativas, Culturales y de la Comunicacin (GRIC) de la Universidad de Salamanca, al final del cual se tendr un anlisis completo de la ciudad de Salamanca, desde los inicios del cinematgrafo hasta nuestros das.

Este trabajo llena un vaco histrico debido a que no existen apenas estudios sobre el sector cinematogrfico en la ciudad de Salamanca. Solo dos autores, el periodista Ignacio Francia (2008) ha realizado un anlisis de los cines de la ciudad, y el investigador Juan Antonio Prez Milln (2013) realiza un recorrido por el NO-DO mostrando las veces que la ciudad ha aparecido en este noticiario obligatorio en su exhibicin en la poca de la dictadura franquista.

La investigacin elige como inicio de su recorrido la dcada de los cuarenta al ser un momento marcado por un cambio poltico radical para el pas. Una vez finalizada la Guerra Civil Espaola (1936-1939) y con Europa a las puertas de la Segunda Guerra Mundial, Espaa entra en una dictadura de la que no conseguir salir hasta la muerte del dictador Franco en 1975. El contexto poltico y las reformas de polticas pblicas cinematogrficas, todas ellas coordinadas como medidas censoras y de supervivencia del rgimen por encima incluso de las razones ideolgicas (Monterde, 1995) , determinan el modelo cinematogrfico actual del pas y por ello se dedica un apartado al anlisis de los aspectos ms importantes que posibilitan entender la exhibicin de la dcada de los cuarenta y el discurrir de la industria cinematogrfica espaola hasta nuestros das.

Contexto histrico

El periodo histrico de este estudio (1940-1949) es una etapa marcada por el fin de la Guerra Civil Espaola (julio 1936-abril 1939), por lo que Espaa se encontraba destrozada por la guerra y por tanto incapaz de emprender la necesaria reconstruccin (Comellas, 2014: 505).

Tras proclamarse vencedor el bando nacionalista el 1 de abril de 1939, con el general Francisco Franco a la cabeza, se instaur un rgimen de carcter autoritario concentrando todo el poder bajo su persona e instaurando una dictadura que durara hasta su muerte el 20 de noviembre de 1975. En un principio, la dictadura se apoya en los Hombres del Movimiento todos ellos de Falange, para ir depositando cada vez mayor peso en los Hombres la Iglesia catlica. La extrema situacin del pas marcada por las detenciones y fusilamientos de los opositores al rgimen y un duro racionamiento de alimentos se vio acentuada por el estallido de la Segunda Guerra Mundial tan solo cinco meses despus de finalizar la Guerra Civil Espaola. La neutralidad y despus no beligerancia de Espaa la aboca al aislamiento internacional, decretado en las Conferencias de San Francisco y Potsdam (junio y julio de 1945) y reafirmado en abril de 1946 por las Naciones Unidas (Comellas, 2014), bloqueos que en la prctica fueron papel mojado, al menos si se analizan los datos de las relaciones cinematogrficas como se ver ms abajo.

En los aos de la Guerra Civil, la ciudad de Salamanca se convirti en provisional capital de Espaa mientras Madrid era republicana y en lugar de residencia del caudillo durante ms de un ao (De Sena, 2001: 379).

En esta situacin, en la que la instauracin de un estado totalitario requiere del control de todos los aspectos de la sociedad, tambin se ejerci el dominio de los medios de comunicacin y, por tanto, del cine. Para ello, el rgimen utiliz una doble vertiente: la represin y/o control y la proteccin (Fuertes, 2002; Monterde, 1995).

El mecanismo de control ms evidente fue el de la censura directa. En noviembre de 1936 se crea en Salamanca una Oficina de Prensa y Propagando dirigida por el militar Milln Astray, quien un ao ms tarde inaugura en la ciudad Radio Nacional de Espaa (Fuertes, 2002; Monterde, 1995). La Oficina acabar convirtindose en la Junta Superior de Censura Cinematogrfica que llegar a controlar todos los aspectos de la produccin y la exhibicin cinematogrfica. Est formada por representantes del Ejrcito, del departamento de Prensa y Propaganda y del Ministerio de Educacin Nacional pero, sobre todo, por miembros de la iglesia catlica, que ostentan un gran poder (Monterde, 1995). Al estilo de otras dictaduras, como aos ms tarde la argentina que basa su modelo censor en el franquista (de las Carreras, 2015: 210), la Iglesia toma las riendas de lo que debe y no debe ser visto por la sociedad espaola.

Otra de las piezas fundamentales de control fue la creacin del Noticiario Cinematogrfico Espaol No-Do (Noticiario y Documentales Cinematogrficos) que a partir de 1943 (Gazeta, 22 de diciembre de 1942) establece la produccin exclusiva de todo tipo de noticiarios as como la exhibicin obligatoria en todos los locales cinematogrficos de Espaa y sus posesiones durante las sesiones de los mismos, por lo que toda persona que acuda a una sala de cine era educada en los principios del rgimen franquista (Monterde, 1995).

Elementos claves que afectan a la exhibicin: obligatoriedad de doblaje, licencias de doblaje y cuota de pantalla.

Otra de las grandes formas de control cinematogrfico que utiliza la dictadura es el doblaje, un control para la produccin que no poda controlar sobre guin ni sobre permiso de rodaje, por tanto, un arma censora ms.

A travs de la Orden del Ministerio de Industria y Comercio de 23 de abril de 1941 se establece la obligatoriedad de doblaje. Aunque el doblaje se vena practicando desde antes de la Guerra Civil debido al poco xito de las dobles versiones, no es hasta esta norma que se regula de forma oficial (Rodrguez Mateos, 2008; Snchez-Biosca & Tranche, 1993). El 31 de diciembre de 1946 se deroga el doblaje obligatorio pero ya es un hbito de larga permanencia muy til a los fines mercantilistas de las grandes distribuidoras. Dice Fernando Vizcano Casas, cronista franquista: El doblaje obligatorio fue, probablemente, el golpe mortal, asestado a la produccin cinematogrfica espaola, que perda de esta forma su mejor arma para enfrentarse a la imposible competencia del cine de importacin (1976: 86). Esta fue una de las decisiones que ms debate abri en las lneas franquistas, pues los afines a Falange (los hombres del Movimiento) estaban muy cercanos e implicados en el negocio de la produccin, y no en el de la distribucin o exhibicin, sectores a los que claramente esta medida beneficiaba.

La misma orden de 1942 instaura las licencias de doblaje, una medida sui gneris espaola que consisti en el pago de un canon para alcanzar el derecho a doblar las pelculas importadas en idioma extranjero. Se concedan entre tres y cinco licencias por cada pelcula espaola producida, derecho que los productores vendan a los distribuidores, quedando de este modo ligadas produccin e importacin (Monterde, 1995). Esta medida, unida al sistema de fomento que estaba en manos del Sindicato Nacional del Espectculo, por el cual el productor poda llegar a perder dinero si estrenaba la pelcula dado que en este caso tena que devolver la ayuda, consigui que el cine espaol se produjera de espaldas al pblico. Gran parte de la produccin se haca solo para ser canjeada por las licencias de doblaje para pelculas extranjeras (Fuertes 2002: 46).

La ltima medida que se destaca de la poca afecta directamente a las salas de cine y es la cuota de pantalla. Desde 1941 se hace obligatoria la proyeccin de una semana de pelcula nacional por cada seis semanas de pelcula extranjera. En 1944 las semanas se reducen a cinco lo que supuso una reaccin negativa por parte de los propietarios de las salas que no mantenan en cartelera la produccin espaola ms de la semana que se impona como obligatoria.

A partir de 1943, cuando la Segunda Guerra Mundial va discurriendo a favor de las potencias aliadas, el poder dentro de la dictadura pasa de los hombres del Movimiento a los del nacionalcatolicismo; se puede entender como el inicio del lavado de cara de la dictadura franquista que finalmente se consigue en 1950 cuando Naciones Unidas le abre sus puertas. En el terreno cinematogrfico un efecto directo fue que de las 28 pelculas autorizadas de nacionalidad estadounidense en 1942 se pasa a 61 en 1943 y a 120 en 1944.

La poltica cinematogrfica expuesta revela que al inicio de la dictadura franquista todo se conjuga para que la cinematografa espaola se geste endeble, dada su total dependencia de las medidas represoras y censoras, as como por su directa vinculacin con la importacin de filmes, mayoritariamente estadounidenses, y todo ello unido a la estrecha visin de futuro que el sector de la produccin desarrolla sobre este importante sector cultural.

Marco terico para un estudio de la exhibicin de pelculas cinematogrficas

Las salas de cine son una de las ventanas de explotacin de las producciones cinematogrficas; aunque en la actualidad no son la ms rentable, el paso de una pelcula por la sala oscura sigue revistiendo de prestigio a la produccin que consigue estrenarse en ellas. En el periodo que analiza este artculo dcada de los cuarenta - las salas eran la nica puerta de acceso de la sociedad a las pelculas y a sus actores y actrices favoritos. Segn Jacoste (1996), el sector de la exhibicin cumple dos funciones, mucho ms pertinentes para el periodo de anlisis que en la actualidad: posibilitar al pblico el consumo de una pelcula en un local adecuado, e interpretar los gustos y deseos del pblico al ser el primer agente de la cadena de valor que est en contacto directo con l. Dados estos dos cometidos, este texto investiga la evolucin de las infraestructuras cinematogrficas salmantinas, una capital de provincia espaola, en la dcada de los cuarenta, as como las pelculas que los responsables de dichos locales decidieron hacer llegar a la poblacin.

Esta investigacin se asienta en la perspectiva terica de la Nueva Historia del Cine (New Cinema History) que cobra fuerza a partir de 1990. Est inspirado en el proyecto Screen culture between ideology, economics and experience. A study on the social role of film exhibition and film consumption in Flanders (1895-2004) in interaction with modernity and urbanisation, dirigido por el investigador Philippe Meers, dentro del grupo de investigacin Visual and Digital Cultures Research Center (ViDi) de la Universidad de Amberes, Blgica, entre 2005 y 2008. El trabajo de Maltby, Biltereyst & Meers (2011), junto con el estudio coordinado por Lozano (Lozano et al., 2012) durante los aos 2010 y 2011 en la ciudad de Monterrey, Mxico, son los que han ayudado a construir una metodologa adaptada a la ciudad de Salamanca.

Los estudios sobre exhibicin y programacin cinematogrfica cobran fuerza con trabajos pioneros como los de Allen (Allen, 1979, 1990, 2006) y Gomery (1992). Ms adelante, otros investigadores retoman la perspectiva con estudios sobre programacin en ciudades. Meers, Biltereyst & Van de Vijver (2010) en Flandes. Un estudio sobre los cines centavo o lugares fijos para la exhibicin en Londres entre 1906 y 1914 (Burrows, 2004). El trabajo de Bilteryst (2007) analiza la influencia de la iglesia catlica romana en el cine belga entre 1926 y 1940, expresando como esta iglesia influy en la exhibicin cinematogrfica en la poca de entreguerras mediante distintos procedimientos como la censura y la creacin de una Junta Catlica de Control de Pelculas (CFCB); estos movimientos catlicos llegaron a ejercer una gran presin en la cinematografa, creando listas negras de pelculas. Para el caso espaol tambin es un referente por la gran influencia que la iglesia catlica tuvo en el rgimen franquista, manejando amplios aspectos de la sociedad, incluso el cine, y formando parte de la Junta de Orientacin Cinematogrfica (Fuertes, 2002; Monterde, 1995). Van Oort (2005) se centra en el cine de un distrito minero de Holanda en el periodo de entreguerras, y Richards (2003) en la recuperacin de la memoria histrica mediante entrevistas en profundidad, como es el caso del estudio realizado en Bridgend, Gales del Sur, para enmarcar la exhibicin cinematogrfica del periodo comprendido entre 1930 y 1960.

Las industrias culturales (IC), y la cinematografa como una de las IC ms importantes, se constituyeron como sectores de creciente peso econmico y creciente influencia cultural y poltica desde su nacimiento (Bustamante, 2003). Por tanto, un concepto clave de anlisis que subyace a todo el estudio es el de industria cultural, idea compleja y en constante evolucin. Desde que en los cuarenta Horkheimer y Adorno (1972) criticaron los efectos de la industrializacin en la cultura a raz del gran desarrollo de la cinematografa, pasando por los setenta, cuando la nocin de industrias culturales rompe con la idea de la cultura y la economa como campos separados (Fuertes & Mastrini, 2014: 12), la literatura sobre la construccin del trmino ha sido abundante. El concepto ha pasado por definiciones variadas, entre las que se destacan (Bouquillion, Mige, & Mouglin, 2010; Bustamante, 2011; Bustamante & Zallo, 1988; Garnham, 1983; Mosco, 1996; Zallo, 1988)

La cinematografa es un terreno donde la industria inicia su concentracin y expansin mundial an antes de que otros sectores ni siquiera se lo plantearan. Afirma Guback (1974) que mientras los grupos financieros se debatan en constituirse como multinacionales, las compaas cinematogrficas ya lo eran de facto incluso antes de que fueran absorbidas por esos grupos. Germn Rey (2009) destaca que desde principios del siglo XX la cinematografa se ha convertido en una industria cada vez ms rica. Para Guback (1980) el cine es una industria cultural, un negocio en el cual la pelcula es la mercanca. Esta industria est formada por tres procesos: produccin, distribucin y exhibicin. Este estudio trabaja con los filmes cuando llegan a la tercera parte de la cadena de valor, la exhibicin, nica estructura disponible a travs de la cual se poda acceder a los contenidos simblicos audiovisuales. Es un periodo en el que la propiedad de las infraestructuras era clave en todos los sentidos. Desde que se ha asumido que el exhibidor acta como un intermediario, no solo en el contexto local, nacional e internacional, sino tambin en la insercin del cine en la vida cultural y social de la regin (Van Oort, 2005: 148), los estudios como el que se presenta han proliferado. Se podra hablar de banqueros simblicos (Herscovici, 1994) en las tres partes de la cadena de valor, pero el exhibidor es el que no solo hace de intermediario para guiar al pblico sino que ejerce de constructor de las normas de gusto que influyen sobre la creacin cultural.

La competencia que las salas de cine tenan en el periodo de anlisis entre la poblacin salmantina era muy escasa: prensa para la poblacin alfabetizada y radio para todo el mundo; la televisin no llegar a la ciudad hasta finales de 1959. Por otro lado, las salas de cine se supieron adaptar a todos los sectores de la poblacin, primero por ser un espectculo econmico, y despus por su ductilidad respecto a la evolucin de las tecnologas en lo referente al sonido. En la poca del cine mudo y del interttulo, al establecer representaciones en el escenario que ayudaban a comprenderlos y leerlos. Posteriormente, con la llegada del sonoro, y en el caso concreto de Espaa, con la obligatoriedad de doblaje, momento en el que los actores de todas las nacionalidades pasaron a dominar el idioma espaol a la perfeccin, como se ha explicado en el contexto histrico.

El ltimo elemento a destacar es el concepto de diversidad cultural. La UNESCO (2001) la entiende como La originalidad y la pluralidad de las identidades que caracterizan los grupos y las sociedades que componen la humanidad. [] constituye el patrimonio comn de la humanidad y debe ser reconocida y consolidada en beneficio de las generaciones presentes y futuras. En el anlisis de la programacin de la dcada de los cuarenta se buscar la diversidad en formatos y en nacionalidad, tanto de producciones como de directores e intrpretes. Analizar el consumo cinematogrfico y comprobar si lograr un enriquecimiento de la cultura y de la sociedad.

Marco metodolgico para el estudio de la exhibicin en Salamanca

El objetivo de esta investigacin es realizar un estudio sobre la exhibicin cinematogrfica en la ciudad de Salamanca, comunidad autnoma de Castilla y Len, Espaa, y en el marco temporal de la dcada de los cuarenta (1940-1949)[1].

El primer objetivo especfico es conocer la situacin de las infraestructuras cinematogrficas de la ciudad, ya sean salas de cine, teatros, terrazas u otros, y relacionarlos con la vida de la ciudad; se analizan sus caractersticas y su evolucin desde su apertura hasta su cierre.

En segundo lugar, se estudia cmo se encontraba organizada la exhibicin y programacin de pelculas en la ciudad. Los indicadores seleccionados para componer esta matriz son: nombre de la sala de cine, ttulo de la pelcula, tipo de sesin, formato, ao de produccin para detectar la actualidad de las pelculas programadas-, y duracin. En lo que respecta a la duracin, se elabora una clasificacin propia para catalogar correctamente la produccin de la poca estudiada. De este modo, son cortometrajes (CM) aquellas pelculas cuya duracin es ≤30 minutos; son mediometrajes (MM) aquellas cuya duracin est entre 30 y sea ≤60 minutos; y son LM aquellas que superen los 60 minutos. A su vez, dentro del largometraje, y debido al cambio en la duracin detectado en la muestra desde la poca tratada hasta la actualidad, se han establecido dos categoras: largometraje de corta duracin (LMC), >60 y <90 minutos, y largometraje de larga duracin (LML), ≥90 minutos. Asimismo, se han encontrado seriales (SE), produccin compuesta por uno y hasta 15 captulos que se exhiban en lo que la prensa de la poca llam jornadas, donde podan entrar hasta todos los captulos del serial, dependiendo de su duracin. De estas se ha recabado la duracin completa de la serie y los episodios que tenan.

El tercer objetivo especfico es realizar un anlisis de la diversidad de la programacin de las pelculas exhibidas segn la variable de nacionalidad de los filmes, aportando datos de las pelculas espaolas y extranjeras, los tipos de coproducciones y los pases participantes, as como de la nacionalidad de los directores e intrpretes.

En este estudio no se encuentra la calificacin por edades porque esta medida no se aplica hasta febrero de 1950 (Gubern, 1981).

La matriz de anlisis se ha realizado a travs del vaciado de las carteleras de dos diarios locales, El Adelanto y La Gaceta. El Adelanto se puede consultar en papel en los fondos de la Biblioteca Central de la Universidad de Salamanca desde 1922 y hasta 1991, y La Gaceta est digitaliza desde 1920 hasta 1980, con consulta a travs de la intranet de dicha Biblioteca.

La muestra elegida para tal fin fueron las carteleras del peridico El Adelanto del tercer sbado de cada mes, desde 1940 hasta 1949, ambos inclusive, lo que ofrece una muestra de 120 peridicos consultados. Para contrastar estos datos, se revisaron las carteleras del peridico La Gaceta del tercer sbado del mes de enero, desde 1940 hasta 1949, ambos inclusive, comprobndose que la informacin aparecida en ambos era la misma.

En este estudio queda definida la sala de exhibicin como todo aquel local o recinto de exhibicin cinematogrfica abierto al pblico mediante precio o contraprestacin fijado por el derecho de asistencia a la proyeccin de pelculas determinadas, bien sea dicho local permanente o de temporada, y cualesquiera que sean su ubicacin y titularidad. El concepto de monosala es el nico que afecta al periodo de investigacin, siendo aquel local de exhibicin que tiene una sola sala o pantalla (Jefatura del Estado, 2007).

Ya que con los datos de las carteleras no se completaba la informacin de todas las variables elegidas para el anlisis se investigaron dichos datos en otros medios, como la revisin de los anuncios de El Adelanto de cada sbado estudiado, as como el de las crticas de cine que en l se encontraron. Tambin se complet la informacin con varias bases de datos de pelculas, como la de Pelculas Calificadas del Instituto de la Cinematografa y las Artes Audiovisuales (ICAA), la International Movie Data Base (IMDB), y FilmAffinity.

Este estudio sobre la estructura de la exhibicin de la ciudad de Salamanca y la memoria histrica de la ciudad se complet con entrevistas en profundidad a algunos expertos de la cinematografa de la ciudad. Concretamente se realizaron tres entrevistas: (1) Juan Antonio Prez Milln, coordinador de la Filmoteca de Castilla y Len, desde su creacin en 1991 hasta su jubilacin en 2013 (realizada el 21 de abril de 2015); (2) Ignacio Francia, periodista y experto en historia y cine de Salamanca (realizada el 5 de mayo de 2015); (3) y a ngel Barrueco, empresario de salas cinematogrficas en Zamora. Sus familiares fueron dueos del Teatro Gran Va de Salamanca (realizada el 12 de mayo de 2015).

Estudio de las infraestructuras cinematogrficas salmantinas en los cuarenta

La primera proyeccin de cine en la ciudad de Salamanca tuvo lugar el 11 de septiembre de 1896, en el caf El Siglo, que hoy es un famoso pub conocido como Cum Laude, situado al lado de la Plaza Mayor, enclave social de referencia (Francia, 2008). A partir de este momento, la ciudad inicia su andadura cinematogrfica, y aqu se recogen los resultados de la dcada de los cuarenta.

Las infraestructuras cinematogrficas de la dcada son ocho: Teatro Liceo, Gran Teatro Bretn, Teatro Moderno, Teatro Coliseum, Cinema Taramona, Teatro Gran Va, Cinema Salamanca, y Teatro Educacin y Descanso. Todas menos el Teatro Liceo han sido cerradas. En el ao 1940 haba cinco de las ocho salas abiertas; teniendo que todas ellas eran monosalas se obtiene un promedio de 14.375 habitantes/pantalla, muy alto si lo comparamos con los existentes en la actualidad que no sobrepasan los 6.000 (GRIC, 2014)[2]. En estas salas segn la muestra se proyectaron un total de 659 ttulos, sin contar reposiciones; estos ttulos se han proyectado un total de 771 veces.

Teatro Liceo.

El teatro Liceo naci de la mano de la Sociedad Liceo Artstico y Literario en septiembre de 1862. En 1897 comienza a programar pelculas con una entrada general de un real. En 1931 se consolida como sala de cine ampliando su aforo de 250 o 280 butacas. En 1997 pasa a manos del Ayuntamiento de Salamanca y en 2002 es totalmente remodelado y se dedica especialmente a las actividad de la Fundacin Salamanca Ciudad de Cultura y a proyecciones organizadas por la Filmoteca de Castilla y Len.

Gran Teatro Bretn.

El Gran Teatro Bretn nace en 1889, en el lugar en el que haba estado un corral de comedias que data del siglo XVI, cerca del Hospital General y la Facultad de Medicina. El teatro contaba con 1.280 localidades y acogi las primeras funciones de cine sonoro en 1924. A partir de 1929, se caracteriz por programar operatas cantadas, pelculas musicales en las que el artista va cantando la letra del libreto. El ltimo programa incluy Habl con ella de Pedro Almodvar, en 2003, cuando colg el cartel de cerrado por vacaciones ya eternas (Francia, 2008).

Teatro Moderno.

El Teatro Moderno se ubicaba en la Cuesta del Carmen y abri sus puertas en 1909 con 515 localidades y en 1939 fue ampliado con una planta; comenz con proyecciones de cine mudo en las que Len Terrero interpretaba la msica a piano (Sanchn, 1997). Segn Francia (2008: 476), este teatro mereci el calificativo popular de la bombonera de don Cayo, por su coqueta decoracin obra del propietario Cayo Alvarado. Adems de cine acogi otros actos como mtines polticos u obras teatrales, pero en el periodo de estudio solo se utiliz para la proyeccin de pelculas (Francia, 2008). En 1956 fue adquirido por Elpidio Snchez Marcos que lo utiliz para cine de reestrenos, y 10 aos despus fue derribado para construir bloques de pisos (Francia, 2008; Sanchn, 1997).

Teatro Coliseum.

En septiembre de 1933 la sociedad Empresa de Espectculos puso en marcha el cine Coliseum, en la Plaza Mayor de Salamanca, con un total de 1.446 butacas y utilizado tanto para pelculas como para obras teatrales. Un incendio en 1970, durante las ferias de la ciudad, lo arras y tard tres aos en volver a abrir sus puertas con un aforo de mil butacas. Cerr definitivamente en 1983 (Francia, 2008). De este teatro se ha encontrado una licencia de apertura en el Archivo Municipal de Salamanca, fechada el 2 de septiembre de 1933 y firmada por don Gonzalo Alonso Manzanera, como director de Espectculos Salamanca S.A.

Cinema Taramona.

Un poco ms pequeo, con 680 butacas, est el Cinema Taramona, conocido as por el apellido de su propietario, pero tambin conocido como Cinema Garrido. Abri sus puertas en el ao 1933, en la calle Snchez-Ruano, que hoy situaramos en la Avenida Federico Anaya. Durante los setenta modific su actividad para funcionar como sala especial y finalmente cerr sus puertas en octubre de 1982 (Francia, 2008).

Teatro Gran Va.

El Teatro Gran Va se abre el 6 de septiembre de 1946 con 1.400 butacas. Ubicado en la carretera de Ledesma, desarroll su actividad durante cuarenta aos, hasta septiembre de 1986, que se convirti en viviendas de lujo.

Teatro Educacin y Descanso.

El Teatro Educacin y Descanso, perteneciente a la obra sindical del mismo nombre, era un espacio donde tambin se proyectaban pelculas desde julio de 1941. En abril de 1946 nace un cine-club con este mismo nombre, pero solo cont con seis sesiones en ese ao (Francia, 2008). Concluimos que termina desapareciendo en noviembre de 1947 al no aparecer ms sus sesiones en las carteleras[3].

Cinema Salamanca.

Cinema Salamanca es la ltima sala en aparecer en la dcada de estudio; nace el 3 de marzo de 1945 con 879 butacas. Fundada por Elpidio Snchez Marcos, entre la Calle Sol y la Plaza de San Boal, era una de las mejor equipadas de la ciudad. Se inaugura con el estreno de El fantasma de doa Julita, una produccin de Cifesa dirigida por Rafael Gil, al que asisti no solo el director, sino tambin los actores Antonio Casal y Juan Espantalen, el gobernador militar, y el alcalde de la ciudad −que por aquel entonces era Manuel Torres Lpez−, entre otros (Francia, 2008; Sanchn, 1997). Esta sala colaboraba con el programa de radio Pantalla, llegando a retrasmitir alguna pelcula. Una de las actividades de mayor relevancia que desarroll fue acoger las proyecciones del cine-club universitario en sus comienzos a partir de 1953-. En 1987 se ampli a cuatro mini-salas, pasndose a denominar Multicines Salamanca. Y en 2006 fue derribado para la construccin de edificios (Francia, 2008).


Ilustracin 1. Placa en memoria del Cinema Salamanca.

Fotografa: Irene Lpez Vidal. Placa situada en la Plaza de San Boal.


Resultados

El nmero de ttulos proyectados en las salas de Salamanca (1940-1949) es de 659, que contando las reposiciones arroja un total general de 771 proyecciones; por tanto el porcentaje de ttulos nuevos sobre el total es del 85,5%. Partiendo de que el resto de los sbados pudo haber el mismo nmero de proyecciones se tiene que los salmantinos disfrutaron de 2.313 pases, que tomando el porcentaje de ttulos nuevos de la muestra, ofrece 1.978 pelculas distintas a lo largo de los sbados de la dcada.

En cuanto la evolucin de proyecciones a lo largo de los aos se hallan datos bastante significativos. El nmero de pelculas proyectadas fue evolucionando desde 1940, con 37 pelculas, hasta llegar a las 116 pelculas proyectadas en 1949. El dato se va incrementando segn pasan los aos, exhibindose cada vez ms pelculas, encontrando un pico en el ao 1947 con 132 pelculas proyectadas (Grfico 1).


Grfico 1. Pelculas exhibidas en la dcada de los cuarenta en Salamanca.


Fuente: El Adelanto y La Gaceta. Elaboracin propia.


El aumento en el nmero de salas justifica este dato, ya que en 1941 se encuentran las proyecciones del Teatro Educacin y Descanso, y en 1945 abre sus puertas el Cinema Salamanca. El pico del ao 1947 guarda relacin con la aparicin del Teatro Gran Va, y el descenso en los aos posteriores se debe a la desaparicin del Teatro Educacin y Descanso.

Cuando abri sus puertas el Cinema Salamanca en 1945 se consolid como el cine con ms proyecciones; a partir de 1946 exhibi 25 filmes de los 95 estudiados. Hasta entonces, todos los cines exhiban ms o menos el mismo nmero de pelculas, exceptuando el Liceo y Teatro Educacin con un nmero menor. El Cinema Taramona es el que cuenta con ms pelculas exhibidas a lo largo de la dcada (21%), seguido del Teatro Moderno (16%) y del Cinema Salamanca (15%). Grfico 2.


 

 

 

 

 

 

 

Grfico 2. Pelculas exhibidas segn sala en la dcada de los cuarenta en Salamanca

Fuente: El Adelanto y La Gaceta. Elaboracin propia.


Actualidad de las pelculas exhibidas

Para obtener los resultados de este apartado se compara el ao en que se produjo la pelcula con el ao de su llegada a las salas salmantinas en la dcada de los cuarenta. Se considera estreno la pelcula que llega a la sala salmantina el ao de su produccin y dos aos posteriores, con el resultado de que en ningn ao de la dcada los estrenos alcanzan la mitad de las proyecciones. Los datos ms altos estn en 1940, cuando las pelculas estrenadas suponen un 43,2%; en 1942, el 31,4%; y en 1949, llegan al 32,5%. Por lo tanto, el cine accesible a la sociedad salmantina de los cuarenta no era de gran actualidad.

Entre 1940 y 1943 (ambos inclusive) se exhiban ms pelculas producidas en la dcada de los treinta (81% en 1940; 75% en 1941; 68,6% en 1942 y 60,9% en 1943). Sin embargo, esto cambia a partir de 1944, cuando se empiezan a exhibir ms pelculas producidas en la dcada de los cuarenta (53,6% en 1944; 64,3% en 1945; 72,6% en 1946; 79,6% en 1947; 83,8% en 1948; 85,3% en 1949). En cuanto a las producidas en la dcada de los veinte solo se encuentran dos casos aislados: una en 1941, El hijo del Caid (George Fitzmaurice, 1926); y otra en 1946, Los cuatro jinetes del apocalipsis (RexIngram, 1921). Grfico 3.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grfico 3. Pelculas producidas en los aos treinta y cuarenta y exhibidas en la dcada de los cuarenta en Salamanca.


Fuente: ICAA, FilmAffinity, IMDB. Elaboracin propia


Formato y duracin de las producciones

Todas las pelculas de la muestra son de 35mm. En lo que respecta a la duracin y tomando la clasificacin propia elaborada, la mayora de las pelculas exhibidas (54%) son largometrajes de larga duracin. Le siguen, con un 39%, los largometrajes de corta duracin, siendo este dato significativo por lo atpico de esta duracin hoy en da. Los cortometrajes, mediometrajes y seriales no son representativos en el conjunto de la dcada (MM 1%; CM 2% y SE 3%), incluso hay aos en los que no se programan. Grfico 4.

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grfico 4. Formato de las pelculas exhibidas en Salamanca segn su duracin.


Fuente: ICAA, IMDB, FilmAffinity. Elaboracin propia.


La pauta de programacin segn duracin a lo largo de la dcada ofrece un incremento de los LML, pasando del 32,4% del total de pelculas exhibidas en 1940, al 68,1% en 1949. Por su parte, los LMC son la mitad al inicio de la dcada (51,4%) mientras que al final suponen una cuarta parte (25%).

Segn avanza la dcada, el formato CM casi desaparece de la cartelera, mientras que el MM se mantiene constante. Cabe destacar que los seriales empiezan a tener un mayor peso a partir de 1945, algo relevante aunque su nmero sea bajo en comparacin con los largometrajes exhibidos (de los 22 seriales, 4 estn en 1945; 3 en 1946; 7 en 1947; 2 en 1948; 4 en 1949).

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grfico 5. Evolucin de pelculas exhibidas en Salamanca segn su duracin.


Fuente: ICAA, IMDB, FilmAffinity. Elaboracin propia.


Pauta de las sesiones

Los horarios de programacin de las pelculas de la muestra son muy variados por lo que la pauta general de los cuarenta dista mucho de la actual donde las horas de las sesiones se mantienen con rigidez. Para claridad en el anlisis, se han establecido tres rangos de sesiones segn hora de comienzo de las proyecciones: 1 sesin, ≥15:00 horas y <18:00 horas; 2 sesin, ≥18:00 horas y <21:00 horas; y 3 sesin, ≥21:00 horas y ≤00:00 horas.

Adems de esta clasificacin, se encuentran otros dos tipos de sesiones:

-          Sesin simultanea, entendida esta cuando se exhiban la misma pelcula en dos cines, el mismo da y con horarios similares.

-          Sesin continua, caracterizada por la exhibicin de una o varias pelculas desde la apertura del cine (siendo esta casi siempre primera sesin) hasta el cierre del cine siendo todas las sesiones accesibles con la misma entrada.

En cuanto a la primera clasificacin, los horarios de las sesiones estaban muy repartidos: primera (30,4%), segunda (37,35%), y tercera (32,52%). Ninguno de los cines de la poca destaca por programar en un horario o en otro, siendo el Cinema Taramona el que ms primeras sesiones utilizaba con un 30,53% del total.

En segundo lugar se encuentran 40 sesiones simultneas de las 771 proyecciones totales, de las que ocho son continuas al mismo tiempo una exhibida en el Teatro Bretn, y las otras siete en el Taramona-. En cuanto al total de continuas es de 161 sobre el total.

El Bretn y Taramona son las dos salas que ms utilizaron las sesiones simultaneas (45% cada uno). Adems, Cinema Salamanca y Teatro Educacin y Descanso tambin hicieron uso de esta modalidad de programacin. Normalmente, las pelculas exhibidas por el Bretn eran simultneas con las del Taramona; mientras que las del Cinema Salamanca eran simultneas con las del Teatro Educacin y Descanso. Esto se debe a que tanto Bretn como Taramona segn datos recabados de anuncios del diario El Adelanto pertenecan a la empresa Espectculos Taramona S.A. Sin embargo, no se ha encontrado relacin entre el Cinema Salamanca y el Teatro Educacin y Descanso.

Las salas en las que predominaban las sesiones continuas eran el Moderno (42,8%) y de nuevo el Taramona (28,3%). Cabe destacar, que todos los cines han utilizado alguna vez esta modalidad.

Diversidad segn la nacionalidad de las pelculas exhibidas.

El trmino de nacionalidad ha sido un tema de debate a lo largo de los aos, entendindose en cada momento histrico de forma diferente. A raz de la celebracin del I Congreso Espaol de Cinematografa (1928) se publica la Real Orden de 26 de febrero de 1929, de la que emana la primera definicin de nacionalidad de pelcula espaola, imponiendo que el cien por cien del capital y del personal de la produccin deben ser de nacionalidad espaola con la excepcin del 25% de los actores que podan ser extranjeros con el fin de aumentar la comercialidad de la misma (Fuertes, 2002: 32).

Para determinar la nacionalidad de las producciones as como las coproducciones exhibidas se ha utilizado la Base de Datos de Pelculas Calificadas del ICAA.

La mayor parte son de nacionalidad extranjera, representando un 84% del total, frente al 16% de las espaolas. De las extranjeras, la mayora son de origen estadounidense, el 59% sobre un total de 771 pelculas, seguidas, aunque a mucha distancia, de las pelculas inglesas y las mexicanas, con un 6% respectivamente. La cinematografa que llegaba de Amrica Latina era principalmente mexicana y despus argentina, contrario a lo que ocurre en la actualidad, donde la presencia de filmes argentinos es mayor. Cabe destacar que aunque Suecia, Pases Bajos y Suiza supongan un 0%, Suecia tiene dos pelculas proyectadas en la dcada, mientras que los otros dos pases, solo una (Grfico 6).


Grfico 6. Nacionalidad de pelculas exhibidas en Salamanca en los cuarenta.

Fuente: ICAA, IMDB, FilmAffinity. Elaboracin propia


Se toma el concepto del ICAA de coproduccin internacional: aquellas pelculas realizadas en coproduccin con empresas extranjeras [] de mbito bilateral o multilateral. Por otro lado, se clasifican segn el nmero de participantes, en tres grupos: bipartitas, dos pases; tripartitas, tres pases; y multipartitas, cuatro o ms pases.

Del total de pelculas exhibidas el 14% son produccin ntegramente espaola, y un 2% son coproducciones de Espaa con otros pases (10 filmes), uno de ellos exhibido dos veces (La ltima falla), lo que supone un 9,2% del total de pelculas con nacionalidad espaola. Espaa coproduce con Italia, Alemania y Francia y siempre en modalidad bipartita (


 

Tabla ).

De las 648 pelculas extranjeras de la muestra solo dos son coproducciones entre pases extranjeros, 0,3% del total de pelculas con nacionalidad extranjera: una entre Pases Bajos y Reino Unido, La ruta del Este (Pat Jackson, 1944); y otra entre Suecia y Noruega, El proscrito (George Schneevoigt, 1935).


 

Tabla 1. Coproducciones internacionales de Espaa exhibidas en las pantallas salmantinas en los cuarenta.

Ttulo

Ao produccin

Pas coproductor

Director

Nacionalidad del director

Mariquilla Terremoto

1938

Alemania

Benito Perojo

Espaa

Romancero Marroqu

1939

Alemania

Carlos Velo

Espaa

La cancin de Aixa

1939

Alemania

Florin Rey

Espaa

Santa Rogelia

1939

Italia

Roberto de Ribn

Edgar Neville

Argentina

Espaa

El inspector Vargas

1940

Italia

Flix Aguilera

Espaa

Sin novedad en el Alczar

1940

Italia

Augusto Genina

Italia

Lluvia de millones

1940

Italia

Max Neufeld

Austria

El nacimiento de Salom

1940

Italia

Jean Choux

Suiza

La ltima falla

1940

Italia

Benito Perojo

Espaa

Danza del fuego

1942

Francia

Andr Hugon

Jorge Salviche

Francia

Espaa

Fuente: El Adelanto, ICAA, IMDB y FilmAffinity. Elaboracin propia.


Diversidad segn la nacionalidad de los directores[4]

Aunque en las pelcula de la muestra se han encontrado casos de hasta cuatro directores, se determinar el director principal como el primero para la nacionalidad. El 85% de los filmes han sido dirigidos por una nica persona, y el restante 16% han sido dirigidos por dos (13,4%), por tres (1,4%) y hasta por cuatro (0,3%). Un total de 354 directores han pasado por las salas salmantinas en la dcada, de los cuales se analizan los que han estrenado siete pelculas en la dcada contando repeticiones, reestrenos y sesiones simultneas-. El resultado arroja 19 directores (Tabla 2) de los cuales cinco son de nacionalidad espaola, y de los restantes 14 extranjeros, 10 son de nacionalidad estadounidense. Aunque dada la dcada de anlisis puede no resultar demasiado significativo, se ha querido destacar que todos los directores son de gnero masculino, ni en las producciones espaolas ni en las extranjeras aparece mujer alguna a cargo de la direccin.


Tabla 1. Nacionalidad de los directores de las pelculas exhibidas en Salamanca.

Director

Nacionalidad

N de ttulos

N total de proyecciones

Michael Curtiz

EE.UU. de familia hngara

9

13

Florin Rey

Espaa

9

12

Henry Koster

Alemania, carrera EE.UU.

5

11

Benito Perojo

Espaa

9

10

Ignacio F. Iquino

Espaa

8

9

Jos Luis Senz de Heredia

Espaa

7

9

Alfred Hitchcook

R.U.

6

9

Geroge B. Seitz

EE.UU.

6

8

Henry Hathaway

EE.UU.

6

8

Henry King

EE.UU.

6

8

John English

R.U.

6

8

Sam Wood

EE.UU.

7

7

Edward H. Griffith

EE.UU.

6

7

George Cukor

EE.UU.

6

7

Rafael Gil

Espaa

6

7

TayGarnett

EE.UU.

6

7

Arthur Lubin

EE.UU.

5

7

Clarence Brown

EE.UU.

5

7

Roy William Neill

Irlanda

5

7

Fuente: El Adelanto, La Gaceta, ICAA, IMDB y FilmAffinity. Elaboracin propia


Diversidad segn la nacionalidad de intrpretes.

Para este anlisis se ha realizado una seleccin de intrpretes por produccin, escogiendo a los dos protagonistas principales de cada una y haciendo el corte en los actores que han participado hasta en ocho pelculas contando reposiciones, reestrenos y sesiones simultneas- de cara a obtener el listado de los ms populares[5]. Se ha contrastado esta informacin con los datos que ofrecen los diarios ya que era muy frecuente anunciar la pelcula seguida de las estrellas que participaban en la misma.

La Tabla 3 recoge los 13 intrpretes que arroja el corte, de los cuales solo dos son de nacionalidad espaola Alfredo Mayo y Miguel Ligero-, frente a los 11 de nacionalidad extranjera, de los cuales seis son estadounidenses, y parte de las pelculas de xito del resto no estadounidense, son marca Hollywood. Destaca la presencia del conocidsimo actor mexicano Jorge Negrete. A diferencia del listado de directores, este cuenta con la presencia de dos mujeres; an con todo, nmero considerado muy bajo para el star system de la poca.


Tabla 3. Nacionalidad de los intrpretes de las pelculas estrenadas en Salamanca.

Intrprete

Nacionalidad

N de ttulos

N total de proyecciones

Charles Boyer

Francia

10

16

John Wayne

EE.UU.

14

15

Tyrone Power

EE.UU.

10

13

Joan Bennett

EE.UU

10

12

Gary Cooper

EE.UU.

9

12

Cary Grant

R.U.

8

11

Alfredo Mayo

Espaa

9

10

Fred MacMurray

EE.UU.

9

10

Loretta Young

EE.UU.

8

10

Miguel Ligero

Espaa

8

10

Basil Rathbone

R.U., nacido en Sudfrica

8

9

Jorge Negrete

Mxico

8

9

Claudette Colbert

Francia y EE.UU.

8

8

Fuente: El Adelanto, La Gaceta, ICAA, IMDB y FilmAffinity. Elaboracin propia.


Conclusiones

A lo largo de la dcada de los cuarenta, las infraestructuras cinematogrficas de la ciudad de Salamanca se duplican, pasando de cuatro teatros y un cine en 1940, a ocho salas a partir de 1946.

Este aumento del nmero de salas cinematogrficas tiene como consecuencia un incremento de las sesiones programadas y, por tanto, una mayor oferta cinematogrfica en la ciudad. Del inicio al final de la dcada el nmero de producciones en cartel se triplica, pasando de 37 a 116. Pero no se debe olvidar que esta ampliacin de la oferta no supuso una llegada masiva de estrenos a la ciudad al no contar, ningn ao del estudio, ni siquiera con la mitad de sus proyecciones de esta categora.

Una pauta de programacin interesante se encuentran en los dos tipos de sesiones caractersticas de la poca, la alta presencia de sesiones continuas (21% del total de lo exhibido) y de sesiones simultneas, con el 5%. El horario de inicio de las sesiones es extremadamente variado, siendo este un aspecto complicado en la organizacin de los tiempos de la sociedad salmantina de la poca.

Otro modelo de programacin hallado tiene relacin con la duracin de las pelculas, siendo esta muy variada. Aunque la mayora (54%) son largometrajes de larga duracin, se encuentra una alta presencia de largometrajes de corta duracin (39%), estos ltimos poco comunes en la actualidad, ya que su duracin no alcanzaba los 90 minutos. Tambin cabe destacar la presencia de series, emitidas en la poca por jornadas, algo totalmente erradicado de las carteleras desde la llegada de la televisin. La dcada de estudio ve como se consolida la duracin de las producciones que finalmente queda como estndar en esta industria.

La diversidad de la cartelera salmantina de la dcada de los cuarenta se valora baja, tanto en nacionalidad de las pelculas como en origen de los directores e intrpretes, en todos los casos con una fuerte presencia de lo norteamericano, patrn que se sigue manteniendo en la actualidad. Los filmes estadounidenses son los que cuentan con mayor presencia (59% del total de las pelculas exhibidas), quedando los espaoles con una representacin del 16%. Las coproducciones juegan un papel muy pequeo en la cartelera salmantina de los cuarenta, siendo en su mayora coproducciones hispano-italianas seis de las diez-, hecho que guarda relacin con las alianzas internacionales de la Dictadura. En este sentido, la programacin actual se aleja mucho de los usos de la poca actual dado que en estos momentos hay una fuerte presencia de coproducciones y stas son mayoritariamente con pases de Amrica Latina (Fuertes & Marenghi, 2016).

Los aos de produccin de las coproducciones explican el origen de las alianzas al ser este el momento en que la Dictadura an no ha comenzado su proyecto de mejora de imagen poltica internacional. El vaco posterior de cooperacin cinematogrfica no debe leerse como inexistencia de tales proyectos, sino que muchos de ellos, aunque rodados en la dcada de los cuarenta, no llegaron a las carteleras espaolas hasta mucho ms tarde, y otros que si fueron estrenados en la dcada de anlisis, no tuvieron la suerte de llegar a la cartelera salmantina. Por ejemplo, con EE.UU. se encuentran hasta tres coproducciones 1943, 1944 y 1948- de las cuales, slo la de 1943, Tarzn el temerario, se estren en el periodo de estudio pero sin llegar a las salas salmantinas. Por otro lado, la escasa cooperacin cinematogrfica va unida a la dificultad de relaciones internacionales provocada por la Segunda Guerra Mundial, y que a su final Espaa fue declarada por Naciones Unidas un peligro para la paz mundial, sancin no levantada hasta 1950. Destacar que los datos cinematogrficos ofrecidos muestran que las relaciones internacionales nunca se rompieron, es ms, a partir de 1943, momento en el que comienza a cobrar peso el nacionalcatolicismo dentro del rgimen, se incrementa el nmero de producciones estadounidenses en las pantallas espaolas de las 28 pelculas autorizadas de nacionalidad estadounidense en 1942 se pasa a 61 en 1943 y a 120 en 1944-.

Los directores son tambin mayoritariamente estadounidenses, 10 de los 19 analizados de la muestra, seguidos de los cinco espaoles. En cuanto a intrpretes se refiere tambin predominan los estadounidenses, pero en este caso los espaoles se encuentran muy desplazados, seis estadounidenses y dos espaoles de los 13 que representa la muestra.

La baja presencia de produccin nacional queda explicada por el modo en que las distintas polticas cinematogrficas fueron perfilando el sector, sometido a la ms estricta de las censuras desde todos los puntos de vista posibles. Adems de la censura directa y del dao de la prdida de la lengua provocado por el doblaje, se encuentra la censura indirecta que selecciona las producciones que van a ser merecedoras de dinero pblico. A esto se uni una errnea poltica de devolucin de fondos pues en el momento que la pelcula era estrenada la produccin deba devolver el dinero de la ayuda, por lo que si el filme no alcanzaba xito de taquilla, el productor llegaba a perder dinero, lo que desincentiv uno de los fines primordiales de una pelcula: su estreno para ser vista y aclamada por un pblico. Sumar a todo ello el aliciente del rentable mercado de licencias de doblaje. Un sector repleto de produccin censurada en sus contenidos y producida de espaldas al pblico pudo ms que el establecimiento de una cuota de pantalla, que por otro lado se valora escasa.


Referencias

Allen, R. C. (1979). Motion-Picture Exhibition in Manhattan 1906-1912: Beyond the Nickelodeon. Cinema Journal, 18(2), 2-15.

Allen, R. C. (1990). From Exhibition to Reception, Reflections on the Audience in Film History. Screen, 31(4), 347-356.

Allen, R. C. (2006). Relocating American Film History. Cultural Studies, 20(1), 44-88.

Bilteryst, D. (2007). The Roman Catholic Church and Film Exhibition in Belgium, 1926-1940. Historical Journal of Film, 27(2), 193214.

Bouquillion, P.; Mige, B. & Mouglin, P. (2010). La situacin de la industria creativa. Un debate significativo en Francia. Revista Telos. Cuadernos de Comunicacin e Innovacin, Diciembre.

Burrows, J. (2004). Penny Pleasures II: Incidency, Anarchy and Junk Film in Londons Nickelodeons, 1906-1914. Film History, 16, 172-197.

Bustamante, E. (2003). Las industrias culturales, entre dos siglos. En E. Bustamante (Ed.), Hacia un nuevo sistema mundial de comunicacin. Las industrias culturales en la era digital (Vol. 25, pp. 19-38). Barcelona: Gedisa.

Bustamante, E. (Ed.). (2011). Las industrias creativas. Amenazas sobre la cultura digital. Barcelona: Editorial Gedisa.

Bustamante, E. & Zallo, E. (Eds.). (1988). Las industrias culturales en Espaa. Madrid: Akal.

Comellas, J. L. (2014). Historia de Espaa contemporanea. Madrid: Ediciones RIALP.

De las Carreras, M. E. (2015). A Case of Entente Cordiale between State and Church. Catholics and Film Control in Argentina (1954-1984). En D. Biltereyst & D. Treveri Gennari (Eds.), Moralizing Cinema. Film, Catholicism and Power (pp. 203-220). New York & London: Routledge.

De Sena, E. (2001). Guerra, censura y urbanismo: recuerdos de un peridista. Historia de Salamanca. Siglo veinte (pp. 325294). Salamanca: Centro de Estudios Salmantinos.

Ferraz, M. (1997). Reglamentacin, constitucin y desarrollo de la obra sindical falangista Eduacin y Descanso. Tebeto: Anuario del Archivo Histrico Insular de Fuerteventura, 10, 217238.

Francia, I. (2008). Salamanca de cine. Salamanca: Caja Duero.

Fuertes, M. (2002). La coproduccin cinematogrfica entre Espaa y Argentina 1990-2000. (Sobresaliente Cum Laude Tesis doctoral indita), Universidad de Salamanca, Salamanca.

Fuertes, M. & Marenghi, P. (2016, en prensa). Cooperacin y cultura: veinte aos de coproduccin cinematogrfica entre Espaa e Iberoamrica 1995/2014. Alcance, Revista Cubana de Informacin y Comunicacin (ARCIC), Vol. 5(10).

Fuertes, M. & Mastrini, G. (Eds.). (2014). Industria cinematogrfica latinoamericana: polticas pblicas y su impacto en un mercado digital (Vol. Aperturas). Buenos Aires, Argentina: La Cruja Ediciones y AECID.

Garnham, N. (1983). La cultura como mercanca. En G. Richeri (Ed.), La televisin entre servicio pblico y negocio. Barcelona: Gustavo Gili.

Gomery, D. (1992). Shared Pleasures: A History of Movie Presentation in the United States. Madison, Wisconsin: University of Wisconsin Press.

GRIC. (2014). Las industrias culturales y creativas en Castilla y Len (CLICC 2013). Documento restringido. Salamanca: Universidad de Salamanca.

Guback, T. H. (1974). Film as International Business. Journal of Communication, 24(1), 90-101.

Guback, T. H. (1980). La industria internacional del cine (B. Lpez, Trans. Vol. I y II). Madrid: Editorial Fundamentos.

Gubern, R. (1981). La censura. Funcin poltica y ordenamiento jurdico bajo el franquismo. 1936-1975 (Vol. 166). Barcelona: Ediciones Pennsula. Historia. Ciencia. Sociedad.

Herscovici, A. (1994). Economie de la culture et de la communication. Paris: L`Harmattan.

Horkheimer, M. & Adorno, T. W. (1972). Dialctica del iluminismo. Buenos Aires: Editorial Sur.

Jacoste Quesada, J. G. (1996). El productor cinematogrfico. Madrid: Editorial Sntesis.

Jefatura de Estado. (2007). Ley 55/2007, de 28 de diciembre, del Cine, BOE nm. 312, de 29 de diciembre de 2007.

Lozano, J. C.; Biltereyst, D.; Frankenberg, L.; Meers, P. & Hinojosa, L. (2012). Exhibicin y programacin cinematogrfica en Monterrey, Mxico de 1922 a 1962: un estudio de caso desde la perspectiva de la "Nueva Historia del Cine". Global Media Journal Mxico, 9(18), 73-94.

Maltby, R.; Biltereyst, D. & Meers, P. (2011). Explorations in New Cinema History: Approaches and Case Studies. Malden, MA: Wiley-Blackwell.

Meers, P.; Biltereyst, D. & Van de Vijver, L. (2010). Metropolitan Vs Rural Cinema Going In Flanders, 1925-1975. Screen, 51(3), 272-280.

Monterde, J. E. (1995). El cine de la autarqua (1939-1950). En J. Talens (Ed.), Historia del cine espaol (Vol. 40, pp. 181-238). Madrid: Ctedra. Signo e Imagen.

Mosco, V. (1996). The political economy of communication. Londres: SAGE Publications.

Prez Milln, J. A. (2013). Salamanca en el NO-DO. La memoria audiovisual de una provincia. Salamanca: Centro de Estudios Salmantinos.

Rey, G. (2009). Industrias culturales, creatividad y desarrollo. Madrid: AECID.

Richards, H. (2003). Memory Reclamation of Cinema Going in Bridgend, South Wales, 1930-1960. Historical Journal of Film, 23(4), 341355.

Rodrguez Mateos, A. (2008). Un franquimo de cine. La imgen poltica del Rgimen en el noticiario NO-DO (1943-1959). Madrid: Ediciones RIALP.

Snchez-Biosca, V. & Tranche, R. R. (1993). NO-DO: el tiempo y la memoria. Madrid: Filmoteca Espaola.

Sanchn, J. (1997). Los Snchez-Marcos. 50 aos de cine en Salamanca. Salamanca: Kadmos.

UNESCO. (2001). A Survey on National Cinematography. Consultado en http://www.unesco.org/culture/industries/cinema/html_eng/survey.shtml

Van Oort, T. (2005). That Pleasant Feeling of Peaceful Coziness: Cinema Exhibition in a Dutch Mining District During the Inter-War Period. Film History, 17, 148159.

Vizcano, F. (1976). Historia y ancdota del cine espaol. Madrid: Adra.

Zallo, R. (1988). Economa de la comunicacin y la cultura. Madrid: Akal/Comunicacin.



[1] En este estudio no se encuentran datos de asistencia a salas debido a la inexistencia de un archivo que recogiera esta informacin. En Espaa, este dato comienza a registrarse con la norma sobre control de taquilla de 19 de agosto de 1964.

[2] En 2016 el nmero de pantallas sigue siendo el mismo que en 2013, y el nmero de habitantes muy similar, ha descendido en 3.000 personas.

[3] Dentro de la Delegacin Nacional de Sindicato, surgi la obra sindical constituida el 14 de diciembre de 1939, y se mantuvo hasta la desaparicin de los sindicatos verticales, mediante el reconocimiento de la libertad sindical de los trabajadores con la Ley 19/1977, de 1 de abril, sobre regulacin del derecho de asociacin sindical. Cualquier grupo de trabajadores superior a 50 miembros estaba amparado por la ley para constituirse en Obra Sindical Educacin y Descanso (Ferraz, 1997: 225). Las obras desarrollaban actividades deportivas, artsticas, culturales, viajes, excursiones, la lectura en las bibliotecas, la celebracin de misa de carcter diario, o la proyeccin de pelculas (Ferraz, 1997).

[4] Para los datos de los directores se ha utilizado IMDB.

[5] Para los datos de los intrpretes se ha utilizado IMDB, ICAA, y Filmaffinity.